Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

jueves, 27 de abril de 2017

“Un siglo de Compay Segundo”



Un siglo de existencia de Máximo Francisco Repilado Muñoz, “Compay segundo”, que nació el 18 de noviembre de 1907 en Siboney, Cuba. Este hombre, a lo largo de su vida y su carrera, trabajó como tabaquero en la fábrica de Habanos Montecristo (Cuba), para ayudar a su familia. Asimismo empezó a tocar de oído la guitarra y el tres cubano, por lo que a partir de los dos instrumentos inventó uno nuevo, el armónico, un tipo de guitarra de siete cuerdas.

Compay segundo se dedicó también a estudiar música y se especializó en el clarinete, incluso consiguió ingresar en la Banda municipal de Santiago de Cuba como clarinetista, algo que le aseguraba un sueldo y le permitía en su tiempo libre dedicarse a la música, que era lo que a él más le gustaba. En 1949, junto con un compañero, su amigo Lorenzo Hierrezuelo, guitarrista de Siboney (Cuba), formaron el dúo Los compadres; fue entonces cuando recibió su apodo, ya que Hierrezuelo era conocido como “Compay” (diminutivo de compadre) y hacía la primera voz.

Por consiguiente Máximo, que tocaba el armónico y hacía la segunda voz, pasó a ser conocido como “Compay segundo”. El dúo durante algún tiempo logró muchos éxitos y marcó una época importante en la música cubana, con canciones como “Macusa”, “Mi son oriental”, “Los barrios de Santiago”, “Yo canto en el llano”, “Huellas del pasado”, “Hey caramba” y “Vicenta o Sarandonga”.

No obstante, el triunfo del dúo fue hasta 1955, durante el gobierno de Fulgencio Batista, y por motivos políticos y particulares se separaron. En consecuencia, Compay segundo se vio obligado a volver a trabajar en su oficio de tabaquero. En 1970, Compay retoma su carrera musical tras jubilarse, por lo que llegó a presentarse hasta para turistas en pequeños hoteles de La Habana. Pero en 1989 conoció al musicólogo Danilo Orozco, que se lo llevó a Washington, Estados Unidos.

Danilo, entonces, le presentó a Compay segundo al músico español, Santiago Auserón, algo que cambió totalmente su vida hasta 2003, cuando falleció. Por tener una vida y una carrera muy largas, Compay segundo vio muchos gobiernos empezar y terminar, conoció a numerosos hombres y los vio morir, cantó con mucha alegría y talento insuperable las tradiciones cubanas, amó a las mujeres y su Arte, por lo que dejó frases del tipo: “Como yo nací del amor sigo enamorado”.

En conclusión, 97 años de vida tal vez haya sido mucho tiempo para Compay segundo, sin embargo, para los que aman su Arte fue poco tiempo. Así que para recordar un poco de lo mucho que hizo por la música este gran artista, seleccioné una canción tradicional cubana que se titula “El camisón de Pepa”. ¡Qué la disfrutéis!

Jorge Martins de Almeida

  

“El camisón de Pepa”

 

Pepa tiene un camisón
que baila solo una danza,
le hace chiquita la panza
cuando aprieta el cinturón.
Ya no tiene ni un botón
para apretar la varilla,
tiene roto la rodilla
y en otro sitio peor.
 
El camisón de Pepa tiene historia,
en La Habana ganó el premio mayor
por su singularidad.
No es de tela ni es de seda,
ni es un vestido imperial.
Por la calle le hace un talle
que le gritan al pasar.
 
Pepa tiene un camisón
que baila solo una danza,
le hace chiquita la panza
cuando aprieta el cinturón.
Ya no tiene ni un botón
para apretar la varilla,
tiene roto la rodilla
y en otro sitio peor.
 
El camisón de Pepa tiene historia,
en La Habana ganó el premio mayor
por su singularidad.
No es de tela ni es de seda,
ni es un vestido imperial.
Por la calle le hace un talle
que le gritan al pasar.
 
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
Paseando por la Alameda y por el Malecón.
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
¡Qué bonita, qué bonita!
 
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
 
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
¡Qué bonita, qué bonita!
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
Paseando por la Alameda y por el Malecón.
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
¡Qué bonita se ve!
¡Qué bonita se ve!
¡Qué bonita se ve Pepa con su camisón!
 
 
Fuente consultada: 
www.biografiasyvidas.com/biografia/c/compay.htm

4 comentarios:

  1. ¡Un clásico...! Y vivirá por siempre gracias a su música. ¡Gracias, Jorge!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pizpireta, sin duda, es lo mejor de la música tradicional cubana...Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por el artículo. Quedó muy chulo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Jack, por tu comentario

    ResponderEliminar