Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes


QUEREMOS SABER TU OPINIÓN. ENCUESTA CORREVEIDILEANA 2018


domingo, 20 de mayo de 2018

Serie MERLÍ: “Las mentiras que decimos” (Temporada 1 - Episodio 2)

Fuente: cameo.es

         En el segundo episodio de Merlí, la meta del profesor es enseñar a sus alumnos quién fue Platón. Él propone que sus alumnos escriban un poema para presentarlo en un concurso de la escuela y, una vez más, se gana su atención.

        Sin embargo, lo que más me chocó fue una trama paralela, en la que una chica le miente a su novio, diciéndole que está embarazada para que él no termine su noviazgo. Sin duda, esta es una mentira muy grande e importante, pero me quedé pensando: ¿Con qué frecuencia mentimos? ¿Por qué lo hacemos? ¿Hay mentiras que son “buenas”, por una buena razón?

      La verdad es que todos mentimos, mucho o poco, por cosas pequeñas o grandes, a quien no conocemos o a nosotros mismos. Hay días en los que mentimos al contestar al primer, “¿Qué tal?”. Pero incluso si no estamos bien, tal vez no haga falta decírselo a todos, entonces contestamos “Bien”, de manera automática. 

Fuente: sitio oficial de Netflix

         A mí me parece que este es el tipo de mentira que no hace mal a nadie, pero hay otros que no son tan inocentes. Mentiras que van desde “Me atrasé para llegar al trabajo porque fui al médico” hasta “No tengo a mi nombre ni un centavo que no haya conseguido con mi trabajo”, todas tienen una consecuencia, que repercute en nuestras vidas o en la vida de otras personas. 

Así que, inocentes o no, la verdad es que todos mienten (poco o mucho). La serie Merlí está llena de mentiras de sus personajes, aunque conocemos tan solo algunas en este episodio. Obviamente, una mentira como decir que se está embarazada, cuando no se está, es algo grave, pero hay cosas más simples también. Algo que me gusta mucho es que Merlí es una serie que se parece mucho a la realidad, por varias situaciones. 

La peripatética brasileña