Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

domingo, 31 de julio de 2016

Viaje a Fisterra, GALICIA (Parte II)


[PARA LEER LA PRIMERA PARTE, HAZ CLIC AQUÍ.]


Claro que una de las noches especiales por Fisterra, la dedicamos al ritual de la Queimada. Después de organizar con cariño y mucho cuidado los recipientes de barro cocido (el pote tradicional) y de preparar los ingredientes (aguardiente, azúcar, cáscara de naranja y granos de café) leímos el Conxuro mientras revolvíamos el aguardiente y levantábamos las azules llamas.  Al final, alegres y felices, brindamos por el viaje, la amistad y el amor, ya alejados los malos espíritus y las meigas – ¡qué sí las hay!



¡Ah, el Hórreo gallego! No me cansé de sacar fotos a esa preciosidad de uso agrícola, destinada a secar, curar y guardar el maíz y otros cereales. Supe que la primera representación gráfica de un hórreo se remontaba al siglo XIII, presente en las Cantigas de Santa María, atribuidas a Alfonso X, el Sabio. El más largo de Galicia es el de Araño, con 37 metros de longitud. La parte del hórreo que me más me sorprendió fue el tornarratos (piedras circulares encima de los pilares). ¿Sabéis para que sirven? Pues, cuando los ratones suben y llegan a la piedra redonda, al ponerse boca abajo, se desploman al suelo. Genial, ¿verdad?

Pasear por la playa del Sardiñeiro, ¡fue un gozo! Caminar por la orilla del mar, ver la cantidad de algas en la arena y sentir el frescor del agua fue una sensación inolvidable…

Llegar al Cabo Fisterra fue la emoción más fuerte… Antes de subir al Faro, hay una plataforma con paneles de mosaico, donde podemos situarnos en el mapa, sentirnos peregrinos y respirar la inmensidad del Océano.



El Faro de Fisterra es conocido por todos los navegantes del mundo, por su importancia al avisar del peligro de la proximidad de la Costa da Morte. Su luz llega a alcanzar 65 km de longitud y, desde allá, se descubren impresionantes panorámicas.


El Km Cero del Camino de Santiago es el último lugar al que llegan los peregrinos, después de haber recibido la bendición en la Catedral de Santiago y de abrazar al apóstol. Allí, se bañan en la playa de Langosteira, queman sus ropas y asisten a la puesta del sol. Así, purificados y con ropas nuevas, emprenden el Nuevo camino en sus vidas… Como homenaje a esa tradición se erigió la Cruz y la escultura de la Bota del Peregrino.


Aquella tarde de junio, no quemé mis ropas y no pude ver la puesta del sol, ya que espesas nubes lo cubrían, pero sentí la vibración que había en el local y me emocioné como una verdadera peregrina, al sentarme al lado de la "Bota del Peregrino".


Mi añorado primo José, después de un mes, me envió una panorámica del Cabo de Finisterre soleado y una magnífica puesta de sol. ¡Gracias, José!


En homenaje a todos los peregrinos que ya dejaron de serlo; a los que todavía desean alcanzar su purificación; a tu alma peregrina José, que estará disfrutando de todas las puestas de sol desde Fisterra; a nosotros que estamos todavía recorriendo ese camino, narro este viaje entrañable para mí.

¡Salve el 25 de julio, fiesta de Santiago y Día Nacional de Galicia!              

Teodora R. Monzú Freire

sábado, 30 de julio de 2016

Musiclicando 28: O Cadelo Lunático "Malos tempos"

Hoy musiclicando hace un homenaje a Galicia, la Comunidad Autónoma española formada por las provincias de La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra, con 314 municipios y cuya capital administrativa es Santiago de Compostela. Dueña de una diversidad musical muy grande, en Galicia hay bandas muy conocidas como: Los Piratas, Fía na Roca, A Roda y, por supuesto, Luar na Lubre. Galicia nos enseña mucho más de lo que podríamos imaginar.

No obstante, hay algunos cantantes que quizás no sean tan conocidos, incluso en España, pero su talento salta las fronteras y nos llegan de un modo tan fuerte que no nos permiten hablar de canciones de Galicia sin hablar de ellos. Este es el caso del cantante Javier Prado que hace poco ha empezado su trabajo en solitario. Se trata del fundador y vocalista del Moondogs Blues Party. Poco se sabe sobre este gran artista, sin embargo, su trabajo nos enseña más que muchas palabras o sitios web. Según su página de Facebook, su ciudad de origen es La Coruña, su género musical es el blues gallego que a mí me parece un idioma hecho para ese estilo musical.

La canción que lleva el mismo nombre del álbum, se titula “Malos tempos”, un retrato de los días de hoy en el mundo. O Cadelo Lunático, que así se hace llamar, nos invita a reflexionar sobre el ámbito social de un modo sencillo y claro, con un estilo propio e innovador, pues el idioma gallego se ha enfundado los guantes del Blues en una perfecta unión. Seguro que podréis disfrutar de este grandioso artista gallego...
Jack


"Malos tempos"

Xa non teño cartos para poder pagar
as miñas facturas e vanme embargar.
Nos últimos bares non me queren ver máis
e a miña moza vive cos seus pais.

Eu teño o blues… 

O blues dos malos tempos (Bis)

Vou pedir traballo e dinme que non hai
A xente emigra e di que se vai
Non me queda outra, terei que marchar
é que nesta terra non se pode currar

Eu teño o blues… 

o blues dos malos tempos (Bis)
Eu teño o blues… 
o blues dos malos tempos
Malos tempos nena, oh no!

Eu teño o blues… 
o blues dos malos tempos.
Son malos tempos nesta terra, no!

Eu teño o blues… 
o blues dos malos tempos (Bis) 

Eu teño o blues… 

o blues dos malos tempos.
Eu teño o blues…

viernes, 29 de julio de 2016

Viaje a Fisterra, GALICIA (Parte I)



Mi último viaje a Galicia (Norte de España) fue en julio de 2008. Salimos, mis primos y yo, desde León hacia Sardiñeiro de Abaixo, un pueblo de A Coruña, donde  ellos tienen un piso de veraneo.

Después de quilómetros de carretera admirando bucólicos y verdes  paisajes, nos acordamos de los poemas de Rosalía de Castro: “Adiós, montes y prados, iglesias y campanas…”, llegamos a otro sitio espectacular, virgen, rodeado de naturaleza y un mar de azul intenso: la costa de Camariñas. En esos parajes se encuentra el Cementerio de los Ingleses. Cuenta la historia que, en 1890, un barco inglés colisionó con una roca y solo tres de los 175 tripulantes sobrevivieron, así que el cura de la región decidió dar sepultura a los cuerpos de los náufragos en ese local.


Otro paseo fue conocer Muxía, población que forma parte de la comarca de Fisterra. Lo que más me impresionó, además del Santuario de la Virgen de la Barca y las legendarias piedras como la Pedra dos Cadrís, fue el magnífico monolito de 400 toneladas y 11 metros de altura esculpido en granito llamado A Ferida. Esta mole se alzó para recordar la huella de la marea negra ocasionada por el hundimiento de la embarcación petrolera llamada Prestige, en 2002. ¿Quién no se acuerda del gran movimiento de solidaridad que hubo en Galicia, así como en el resto de España, y de los muchos voluntarios extranjeros que fueron a colaborar en las tareas de limpieza que duraron casi dos años?

Antes de probar las delicias gastronómicas de Galicia, nada mejor que entrar en un Bazar de Artesanía da Costa da Morte. ¡Un verdadero paraíso de recuerdos gallegos!

El Restaurante Fin do Camiño, conocido de mis primos y nombrado como el mejor restaurante de Fisterra fue una de las paradas más exquisitas de todo el viaje que realizamos.


Indescriptible la sensación de sujetar una langosta viva que peleaba por liberarse. Hasta entonces no había probado los percebes ni el centollo, enorme, un tipo de mariscos con un extraordinario sabor a mar. Como una típica turista de metrópolis, quise guardar las “uñas” de los percebes y el caparazón del centollo como verdaderas joyas.


        
¿Quieres saber cómo acabó mi viaje? No te pierdas la siguiente entrega aquí.

Teodora R. Monzú Freire

jueves, 28 de julio de 2016

El Camino de las Estrellas [2]

[PARA LEER LA PRIMERA PARTE, HAZ CLIC AQUÍ.]

(Resumen del libro de Clara Villanueva y Josefina Fernández)

Cuando llegó a la Catedral de Santiago de Compostela, Amy ya tenía todos los sellos y podía recoger el certificado de su compostelana e irse, pero llevaba aún consigo los trozos y había sentido que tenía que devolverlos a la cripta, aunque la policía se quedase allí custodiándola todo el tiempo.


Ella se encontró con otro amigo y le pidió que distrajese a la policía para que ella pudiese entrar en la cripta y devolver los trozos. Así que, mientras su amigo distraía al policía que vigilaba la puerta, Amy bajo a la cripta, que estaba muy oscura, se fue hacia la vidriera y, de pronto, de aquella oscuridad surgió un hombre diciéndole:
-Señorita Randall, yo estaba esperándola. Entonces Amy se asustó mucho porque él sabía su nombre y ella nunca lo había visto antes.

Él le preguntó por los trozos y rápidamente empezaron a ponerlos en los huecos y cuando finalizaron la vidriera estaba perfecta. En ese momento, se acordó del papel que había recibido, donde ponía que “nunca segundas partes fueron buenas”, y por qué siempre que arreglaban la vidriera, esta amanecía rota; claro, era porque los vidrios con los que la arreglaban siempre no eran los perdidos. 

Amy le preguntó al hombre cómo sabía su nombre y él le respondió que era un antiguo amigo de su familia y que allí terminaba su misión. Sin embargo, para Amy el misterio no terminaba allí, porque ella era de Londres y no conocía a nadie de su familia que hubiera estado allí antes, así que le preguntó nuevamente al hombre misterioso. Entonces, él le dijo que si quería saber la verdad tendría que ir hasta una ciudad que tenía una ermita, que era un santuario muy pequeño, que estaba en la costa de Galicia, en Finisterre, donde los primeros peregrinos iban… Esta ermita quedaba a casi 100 kilómetros de Santiago de Compostela.



Amy quería conocer la verdad, así que viajó hasta allá, pero antes de irse, el hombre misterioso le dijo que cuando llegase a Finisterre buscase al lado de la ermita, puesto que había un árbol muy grande y antiguo y la llave de la ermita estaría dentro del mismo.


Llegó a Finisterre, alquiló un coche y se fue hasta la costa. Cuando llegó a la ermita recogió la llave, que era enorme y antiquísima. Con esta llave en sus manos, se fue hasta la puerta, giró la llave y entró. El lugar era húmedo y oscuro, todo hecho de piedras. 

Amy caminó hacia el altar donde había una piedra muy grande, bajo esa piedra encontró un pergamino que estaba escrito en castellano antiguo y que era muy viejo, pero que aún se podía leer. En su contenido explicaba que un pariente suyo muy lejano había hecho el camino, pero al revés. Se trataba de un londinense pobre, que tenía familia y que para poder comer se dedicaba a hacer pequeños robos. El juez lo condenó a hacer el Camino de Santiago para que le fuesen perdonados sus delitos.

 El hombre se había marchado hasta Santiago de Compostela, pero como no quería hacer el Camino, lo empezó al revés, por Finisterre. Un día, entonces, se fue hasta la ciudad de Santiago, donde se dedicaba a engañar a los peregrinos, porque necesitaba obtener el certificado para llevárselo al juez y así terminar de pagar su pena. 

Allí se quedó durante un tiempo, mientras cometía pequeños robos para comer. Cierto día entro en la Catedral y bajó hasta la cripta, donde estaba la vidriera, y justo al mediodía, que era el horario de la misa, el sol daba de lleno en ella y se iluminaba todo el recinto con una luz muy linda y brillante.

Entonces, él tuvo la genial idea de robarla, venderla y así hacerse muy rico gracias a la reliquia de Santiago. Total, que empezó a desmontarla, pero se cansó y se adormeció allí mismo, en la cripta. Al día siguiente, fue sorprendido por otro hombre que vivía en la Catedral y, asustado, dejó caer la vidriera al suelo, rompiéndose en mil pedazos; sin embargo, recogió todo lo que pudo, que en ese caso fueron nueve trozos de vidrio, que eran los mismos que Amy fue encontrando por el Camino. 

En su huida, el hombre empezó a completar el Camino al revés y fue vendiendo e intercambiando los trozos por comida y lugares para dormir, mientras hacia el camino de vuelta a Francia, para después volver a Londres, donde había dejado a su mujer e hijos. Pero en su travesía se puso muy enfermo y fue cuando se arrepintió de lo que había hecho, profanar la cripta del Santo. 

Cuando estaba caído en el medio del camino, medio muerto, un monje lo recogió. Entonces él tuvo la idea de dejar por escrito lo que había hecho, para que un día alguien de corazón puro que llevara su sangre pudiera hacer el camino, recoger los trozos que él había empeñado y devolverlos al lugar de donde nunca deberían haber salido, la cripta del Apóstol Santiago. 


Voladoira

miércoles, 27 de julio de 2016

Galicia: Altiva y bella (2)


[PARA LEER LA PRIMERA PARTE, HAZ CLIC AQUÍ.]

Literatura

Las primeras manifestaciones literarias datan de la Edad Media. El uso literario del galaico-portugués no se limitó al oeste de la Península, sino que fue también ampliamente cultivado en los reinos de Castilla y de León. Tras esta etapa medieval, tuvo lugar un período de tres siglos conocidos como Os Séculos Escuros o Siglos Oscuros, en los que se produjo un abandono casi total del gallego como lengua literaria por una férrea prohibición del mismo.

Rosalía de Castro
Con la llegada del denominado Rexurdimento (Resurgimiento), desde comienzos del siglo XIX, hay una recuperación de la conciencia nacional y la Literatura en gallego volvió a cultivarse surgiendo nombres fundamentales como: Rosalía de Castro, Eduardo Pondal, Curros Enríquez o Manuel Murguía. Ya en el siglo XX, tienen especial importancia grupos de intelectuales gallegos como la “Xeración Nós” y "As Irmandades da Fala", en los que se encuentran escritores como Vicente Risco, Ramón Cabanillas o Castelao, entre otros. Autores de fama en el ámbito de la Literatura gallega contemporánea son: Xosé Luís Méndez Ferrín, Manuel Rivas, Suso de Toro y Carlos Casares.

Ramón María del
Valle-Inclán
En cuanto a la literatura realizada por autores gallegos en lengua castellana, uno de los autores clave de la literatura española del siglo XX es el gallego Ramón María del Valle-Inclán. Este dramaturgo, poeta y novelista formó parte de la corriente literaria denominada Modernismo, en España. Por otra parte, Camilo José Cela fue miembro de la Real Academia Española durante 45 años y fue galardonado, entre otros, con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1987, el Premio Nobel de Literatura, en 1989, y el Premio Cervantes, en 1995. Por sus méritos literarios, en 1996 el Rey emérito, Juan Carlos I, le otorgó el Marquesado de Iría Flavia, creado ex profeso. Entre sus grandes obras destacan La familia de Pascual Duarte y La colmena, ambas llevadas a la gran pantalla.

Emilia Pardo Bazán
Otra figura notable de la Literatura española, procedente de Galicia, fue la escritora Emilia Pardo Bazán. Esta novelista, periodista, ensayista y crítica literaria española se hizo conocida por ser la introductora del Naturalismo en España. Su obra más (re)conocida es Los pazos de Ulloa, ambientada precisamente en tierras gallegas. Otro de los grandes nombres de la Literatura española es Concepción Arenal, una importante escritora realista vinculada al pionero movimiento feminista de finales del siglo XIX.





El Arte
Iglesia monacal de Santa Comba de Bande (Ourense)
Detalle del interior de Santa Comba de Bande
De los tiempos romanos se conservan importantes monumentos de valor reconocido internacionalmente y ya mencionados, como la Muralla de Lugo o la Catedral de Santiago. No obstante, la Edad Media, con la presencia de suevos y visigodos, también dejó ejemplos de arquitectura eclesiástica entre los que destacan las iglesias de Celanova y Santa Comba de Bande, junto a monasterios como el de San Julián de Samos.


Jardines del Monasterio de San Julián de Samos


Sin embargo, entre los siglos XI y XIII será cuando se inicie un enorme auge constructivo en Galicia, en estilo románico, que da lugar a las cinco catedrales gallegas, incluida la catedral de Santiago, uno de los principales monumentos en la Europa de la época y meta final de la ruta de peregrinación que la puso en contacto con la cultura europea. Cabe destacar, en el ámbito escultórico, la figura del Maestro Mateo, autor en el siglo XII del Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago, una obra cumbre compuesta por más de 200 figuras y que representa el Juicio final.


Detalle del Pórtico de la Gloria, en la Catedral de Santiago de Compostela

Basílica de Santa María la Mayor, Pontevedra
A comienzos de la Era moderna, el Renacimiento dejó edificios como la Basílica de Santa María la Mayor, en Pontevedra capital; el Colegio del Cardenal (Monforte de Lemos) y el Hostal de los Reyes Católicos (Santiago de Compostela), así como la pintura manierista. Posteriormente, el Barroco traerá un nuevo período de esplendor al arte gallego durante los siglos XVII y XVIII. En pintura se destaca, entre otros,  Antonio de Puga.



"Quijote" de Urbano Lugrís

Ya en los siglos XIX y XX, movimientos como el eclecticismo, el regionalismo y el modernismo tuvieron expresión en la arquitectura urbana gallega, destacando la figura del arquitecto porriñés Antonio Palacios. En el ámbito de la pintura cabe destacar artistas como Pérez Villaamil, Serafín Avendaño, Luís Seoane, Maruja Mallo, Eugenio Granell, Manuel Colmeiro, Laxeiro, Urbano Lugrís y Arturo Souto. En cuanto al género escultórico, sobresalen los trabajos de Asorey, Francisco Leiro y Leopoldo Nóvoa.





Música

Galicia posee una amplia tradición musical. Su riqueza musical reside en la variedad de ritmos musicales, así como de instrumentos. Los que se emplean en la música gallega son fundamentalmente los de viento y percusión. 



De entre todos ellos, destaca la gaita gallega como el más extendido y conocido, aunque últimamente se está prestando especial atención a la recuperación de aquellos instrumentos que fueron cayendo en el olvido, sobre todo, los diferentes tipos de flautas gallegas y la zanfona (o zanfoña). En cuanto a la percusión, tiene una gran variedad, pudiendo citarse el tamboril, el bombo y la pandereta, entre otros. En cuanto a ritmos musicales destacan las muñeiras y los alalás.


Si de grandes artistas musicales gallegos se habla, esta lista es enorme... Destacar, hoy en día, grupos clásicos de música celta como Luar na Lubre (vídeo) o Berrogüetto; así como músicos como Carlos Núñez, que compuso la banda sonora de la oscarizada película Mar adentro, o Cristina Pato (vídeo). 



Religión

Entre los años 2010-2012, según un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas de España, se han entrevistado en Galicia 4 111 personas. (Este número hace referencia solo a las personas que han contestado a la entrevista). De las cuales, 3 420 se han declarado católicos, 29 creyentes de otra religión, 433 no afiliados a una religión y 229 ateos. De esos 4 111, 1 756 son practicantes. En porcentaje, la afiliación religiosa en Galicia es la siguiente: 83,2% católicos, 0,7% de otra religión, 10,5% no afiliados, 5,6% ateos y un 42,7% practicantes.

Economía

Conservas
La mayor parte de la economía de Galicia ha dependido de la agricultura y la pesca, aunque en la actualidad hay más trabajadores en el sector terciario: 582 000 personas, de un total de 1 072 000 (según datos de 2002). Dentro del sector secundario, caben destacar la construcción naval en Vigo y Ferrol, la industria automovilística en Vigo y la textil en A Coruña, así como la industria relacionada con la manipulación del granito en Porriño. El área de Vigo sobresale además en el sector agroalimentario (sobre todo en la industria relacionada con el mar: conservera, pescado congelado y precocinados) destacando empresas multinacionales.

Construcción naval, Astilleros Armon, en Vigo

Galicia también cuenta con dos importantes entidades financieras: Novagalicia Banco, y el más importante, el Banco Pastor, que además es el segundo más antiguo de España. El turismo en Galicia, de desarrollo más tardío que en otras zonas de la Península Ibérica, representa hoy en día una importante fuente de ingresos, con la peculiaridad y es que se concentra en la costa. El turismo supone el 12% del Producto Interior Bruto (PIB) gallego y emplea entre un 12-13% de los trabajadores.

Energía

La generación neta en 2005 alcanzó los 25 097 GWh, de los cuales 17 216 se obtuvieron de actividades de generación de régimen ordinario, mientras que 8 644 provenían de actividades de generación de régimen especial. Esta cantidad supuso el 9,33% del total español. En ese mismo año, la demanda en la comunidad gallega ascendió a 18 622 GWh. Las principales fuentes de generación son los combustibles sólidos procesados, transformados principalmente en las centrales térmicas de Meirama y Puentes. Esta última es la mayor central térmica de España con una potencia de 1.468 Mw distribuida en cuatro grupos.

Aerogeneradores, Parque eólico de Carnota

El crecimiento de la potencia instalada en régimen especial, en 2005, con respecto al año anterior fue del 10,2%. Dentro de este grupo, las energías renovables están en una etapa de gran crecimiento, destacando la energía eólica, que supuso en 2005 el 83,1% del total de la potencia instalada de energías renovables, y que en el año 2009 colocaba a la Comunidad en el tercer puesto nacional, con 3 137 MW de potencia instalados. En los próximos años se espera una expansión de la energía solar termoeléctrica, así como de otras energías renovables.

Un día para Galicia

El “Día Nacional de Galicia, Día de Galicia o Día da Patria Galega” se celebra todos los años el 25 de julio, día de la festividad del Apóstol Santiago. El Día Nacional de Galicia se convirtió, según decreto de la Junta de Galicia del 1 de enero de 1979 publicado en el Diario Oficial de Galicia, en la fiesta oficial de esta Comunidad Autónoma.

Bosques del Eume / Fragas do Eume (Pontedeume, Galicia)

Los orígenes de esta celebración se remontan a 1919, año en el que se celebró en Santiago de Compostela la Asemblea de las "Irmandades da Fala", que acuerda celebrar el "Día Nacional de Galicia" el 25 de julio del año siguiente. Durante los primeros años se realizaban celebraciones festivas con música, bailes, etc. 

Años más tarde, coincidiendo con la Dictadura de Primo de Rivera, se impidió la celebración en público de este día, creando así el desánimo de los ciudadanos. Sin embargo, en 1930, con la retirada del dictador vuelve la alegría por el Día de Galicia y los ciudadanos pueden volver a celebrar en público esta fiesta.

Durante la dictadura franquista, las Sociedades gallegas en la emigración continúan esta convocatoria y, en Galicia, el galleguismo se concentra alrededor de la tradicional misa por Rosalía de Castro, en la iglesia de Santo Domingo de Bonaval. Además, durante esta época el día se institucionaliza como fiesta oficial en toda España, bajo el nombre de Día del Patrón de España, con un marcado carácter religioso, aunque, tras la Transición, algunas Comunidades Autónomas suelen mover este festivo a otros días del año.

En los años 60, con la aparición del Partido Socialista Galego (PSdeG) y la Unión do Povo Galego (UPG), se vuelven a realizar actos clandestinos para conmemorar el "Día de Galicia". Durante la década de los 70 los actos terminaban con fuertes enfrentamientos con la policía franquista y tras la entrada en la democracia se siguieron prohibiendo las manifestaciones de la AN-PG (Asemblea Nacional-Popular Galega) y BN-PG, orígenes del actual Bloque Nacionalista Galego (BNG). 

Hasta mediados de los años 80 no se permitió la manifestación del "Día de Galicia" con normalidad democrática, siendo hoy uno de los actos multitudinarios que tienen lugar el 25 de julio en la capital gallega, Santiago, al margen de las celebraciones oficiales. En la actualidad, los diferentes sectores nacionalistas de Galicia continúan convocando manifestaciones para ese día, bajo la denominación de "Día de Galicia" o "A nación galega". 

El 25 de julio se celebra también el acto institucional de la Ofrenda al Apóstol, con una ceremonia religiosa y una recepción con presencia de las Autoridades de toda Galicia. Con la llegada de la democracia, comenzó a denominarse como el “Día de la Patria Gallega” desde el año 1973. Se aprobó el Proyecto de Estatuto de Autonomía de Galicia por la Junta preautonómica el 25 de junio de 1979.

Las siguientes palabras, compiladas de un editorial del periódico A Voz de Galicia, retratan a la perfección el alma y la manera de ser de este pueblo tan altivo:Los gallegos, digan lo que digan por ahí, somos festeros, muy festeros. Nos hemos inventado ya cuatro mil fiestas para rezar, para comer, para beber o para revivir la historia. Mayormente nos soltamos la melena a partir del “San Xoan”, con el solsticio. Y a partir de ahí no hay quien nos pare. Por eso, cada 25 de Julio, celebramos el Día de Galicia. En él se entremezclan la historia, la fe y los sentimientos”.


Por mi parte, solamente puedo añadir que la altivez gallega es justa, muy justa, es justísima.
Pepe Cocodrilo
(Adaptado de diversas fuentes)




martes, 26 de julio de 2016

"El Camino de las Estrellas" [1]

(Resumen del libro de Clara Villanueva y Josefina Fernández)

Reza la leyenda que Santiago era uno de los doce apóstoles de Jesús y vino, desde Jerusalén hasta España, para hablar acerca de la religión y de Jesús. En el año 44, cuando volvió a Jerusalén, fue decapitado y sus discípulos trasladaron su cuerpo para España a una región de Santiago, que esta cerca de Galicia. El tiempo pasó y un día, durante el siglo IX, el obispo siguió una estrella y fue guiado hasta los huesos de Santiago, los recogió y se los llevó para donde hoy es la Catedral de Santiago de Compostela.

Antiguamente también existía un camino que los religiosos hacían, hasta una ciudad que está en la costa de Galicia y que se llama Finisterre (o Fisterra), donde se dice que también es posible ver las estrellas de la Vía Láctea, en lugares muy oscuros. 


El tema del libro acerca del que voy a escribir narra la historia de Amy Randall, una joven periodista de Londres. Lo que pasa, es que su jefe la envía a España a hacer el Camino de Santiago para después hacer un reportaje sobre el mismo. 

Para eso, claro, ella tendría que hacer el camino como los peregrinos lo hacen, es decir, a pie. Además, para hacer el camino y ganar “la compostelana” hay que ir con una cartulina con varias páginas y en cada ciudad, por donde el peregrino pasa, le van poniendo un sello y cuando termina el camino, en Santiago de Compostela, le darán un certificado que comprueba que lo ha hecho.

El Camino de Santiago tiene varias rutas y Amy eligió el Camino Francés, así que lo empezó en Roncesvalles (Navarra), que fue precisamente la primera ciudad en la que se quedó, paró en un albergue y después se fue a conocer el pueblo.

Tras hacer un recorrido por esta pequeña localidad, estando fuera de la Iglesia pisó algo que pensó que era un papel, pero cuando lo recogió se dio cuenta de que era un pergamino muy antiguo, lo abrió y dentro tenía un trozo de vidrio. Lo primero que pensó fue en tirarlo, sin embargo por alguna razón se lo guardó aunque se quedó pensando que debería tirarlo, pero permanecía con el trozo. 

Al día siguiente caminó hasta la primera ciudad de la ruta y cuando llegó fue a conocer la ciudad donde había un puente llamado Puente de la Reina (Navarra). Allí algo llamó su atención debajo del puente y, cuando miró con más atención, vio que había otro trozo de vidrio que, por un impulso, recogió.


Cuando volvió al albergue se dio cuenta de que eran muy parecidos los pedazos y de que se encajaban a la perfección. Y así fue pasando por cada ciudad y cosas igual de extrañas le iban sucediendo, hasta pensó que su jefe había enviado a alguien de la revista para que la siguiera.


Amy siguió el viaje y en cada ciudad por la que pasaba había un misterio y algo le llamaba la atención, siempre algo imprevisible sucedía y, al final, se quedaba con un trozo más de vidrio. Cuando llegó a la última ciudad, antes de Santiago de Compostela, quería compartir con alguien las cosas que le habían sucedido por el camino, quería contarlo porque se dio cuenta de que todos los trozos que había recogido se encajaban y esto le dio mucho miedo.

En un minúsculo pueblecito gallego llamado Cebreiro, cuando se encontró con unos amigos que había hecho por el camino, por un momento pensó en hablar con ellos acerca de los trozos, pero tuvo mucho miedo porque no sabía qué era lo que significaba todo aquello, así que acabó no haciendo nada. 

Estaba comiendo en un restaurante cuando algo llamó su atención en el noticiario que estaba pasando por la televisión. La policía estaba hablando sobre los trozos de vidrio que se habían encontrado en la cripta de la Catedral de Santiago de Compostela, entonces fue cuando se dio cuenta de que eran los mismos que había ido recogiendo por el camino. 

La policía estaba explicando que arreglaban la vidriera con los trozos que faltaban y al día siguiente aparecían rotos nuevamente, esto era muy curioso porque en una de las ciudades por la que ella pasó alguien le había dado un papel que tenía escrito: “Nunca segundas partes fueron buenas”. Inmediatamente Amy pensó que esto podría tener alguna relación con los trozos de vidrio que ella tenía. 

Más tarde, se encontró con un amigo y cuando empezó a hablar con él acerca del tema, un camarero se aproximó y le dio la cuenta que aún no había pedido. En la cuenta estaba escrito que no podía hablar acerca de los trozos de vidrio con nadie, cuando giró la cabeza para hablar con el camarero este, simplemente, había desaparecido. Cuando ya estaba saliendo del restaurante le preguntó a otro camarero, que resultó que era el dueño del restaurante, sobre el otro camarero y él le contesto que solamente su mujer y él trabajaban allí. 

Amy acabó quedándose callada y no le dijo nada a este amigo. Volvió sola para el albergue, casi no pudo dormir y salió muy temprano hacía su destino final: Santiago de Compostela. 
Voladoira

[PARA LEER LA SEGUNDA PARTE, HAZ CLIC AQUÍ.]