Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

domingo, 3 de julio de 2016

El lenguaje corporal en la vida diaria y sus influencias


El lenguaje corporal, en adelante L.C., está presente en la vida cotidiana de todo el mundo de forma intuitiva e involuntaria. Por lo tanto, es correcto afirmar que el habla no es la única forma de comunicación. De acuerdo con algunos estudios, el L.C. mejora la capacidad de comunicación y cambia el propio comportamiento. Se sabe que, desde los primordios, esta forma de comunicación se llevaba a cabo por medio de dibujos tallados en las piedras y también gracias a gestos, una vez que la oralidad no era tan corriente.

Lenguaje antiguo tallado en piedra

Hoy por hoy, el lenguaje ha progresado mucho, ya sea en la oralidad, en la escritura o en la gestualidad, por lo que, en concreto, el L.C. ha ganado un gran espacio en la vida de mucha gente. Este tipo de lenguaje puede influir tanto de forma positiva como negativa en el día a día de todos, dependiendo de cómo se reaccione a la hora de hablar, ya que el cuerpo puede expresar algo contrario. Es cierto que los movimientos corporales, como son los gestos o las expresiones faciales, suelen hablar por sí solos, ya que son los reflejos exteriores del estado emocional del individuo. Sin embargo, para muchas personas es una manera de explotar y dominar a otras, tratando de "leer" sus secretos y pensamientos.


En este sentido, se pueden comprobar diversas contradicciones entre el discurso hablado y lo que fue o es transmitido por el cuerpo. Conforme lo expuesto, existe la forma negativa de comunicarse utilizando el L.C con el objeto de engañar a los demás y hacer trampas, como es el caso de los políticos, que llegan a estudiar para aprender las técnicas de dicha comunicación, con miras a explotar sus discursos fingiendo creer en cosas en las que verdaderamente no creen, puesto que saben que en la actualidad la política es una cuestión de apariencia, razón por la que la mayoría busca asesores para ayudarles a crear una figura de hombre honesto, sincero y responsable cuando, en realidad, no lo son; incluso muchos tienen fama de estafadores profesionales.


En contrapartida, se puede aseverar que el L.C. no es solo negatividad, sino que más bien tiene su lado positivo. De esta suerte, es posible emplear dicho lenguaje para sacar provecho propio. En este contexto, se puede hacer referencia al mundo de los negocios, un ejemplo muy habitual es el hecho de vender algo por teléfono. Si no se ve la cara de su interlocutor, para observar sus reacciones, la probabilidad de perder la venta y recibir un "NO" como respuesta es mucho mayor.

Otro punto positivo es la sonrisa, que es como una enfermedad que contagia a todo el que entra en contacto con ella. Esta puede ser sincera o no, pero suele tener un efecto real: es curativa. Según algunos estudios, la sonrisa puede producir, en la vida de cualquier ser humano, la cura de una enfermedad. Por ejemplo, hay algunos voluntarios repartidos por todo el mundo, que se disfrazan de payasos para visitar y alegrar a los enfermos, en especial a los niños que se encuentran ingresados en los hospitales. Lo más notable, en esta sencilla práctica, es que sonreír a una persona provoca una reacción recíproca, aunque ambas sonrisas sean falsas, muy parecido a como cuando se saca una fotografía.

Aún siguiendo este hilo, se dice que el cuerpo habla, así que el lenguaje hablado reconoce la importancia del L.C. para la comunicación, tipificándola como crucial en la vida del hablante. A continuación se describen algunas expresiones idiomáticas que comprueban su relevancia. 

-Conocer algo o a alguien como la palma de la mano;
-Dar un paso adelante;
-Andar de las manos;
- Hablar por los codos;
-Caradura;
- Estar al alcance de las manos y, como estas, muchas más.

Aquí cabe matizar distintos signos secretos que influyen en la vida rutinaria, como son el cigarrillo, las gafas y, principalmente para las  mujeres, el  maquillaje. El maquillaje y las gafas promueven la imagen de autoconfianza de la mujer, quizá una pizca de satisfacción, además de describirla como inteligente y extremadamente sociable. Lo más curioso es que hasta un niño puede darse cuenta del lenguaje corporal de forma involuntaria.


A modo de ejemplo, un niño de apenas 6 años al ver a su tía, que llevaba puestas sus gafas, le dijo: "Pareces una directora". Se refería a la directora de su colegio porque, para él, las personas que llevan gafas están vinculadas de manera innegable a la dirección de una escuela. Se podrían enumerar en este artículo un sinfín de puntos positivos y negativos de estos signos, pero no es el caso. Por ahora, estos ya son suficientes para aclarar un poco este tema.

Como colofón, si se estudia con ahínco este asunto, que es muy amplio y complejo, es posible llegar a la conclusión de que distintos signos pueden estar asociados de manera directa con la infancia, incluso puede ser algo innato. Cabe señalar que el L.C. forma parte del sujeto, por todo lo que ya se ha planteado hasta aquí. Como se ve, es posible formarse opiniones sobre las personas antes de conocerlas, por lo que a menudo se las juzga, por la apariencia o su manera de ser, a partir de signos no verbales que ya están inculcados en el ser humano.

Mei Santana

2 comentarios:

  1. Las dos viñetas del medio demuestran que las mujeres hablan mucho más que los hombres. Ja, ja, ja. Así lo es! Las figuras son preciosas y hablan por sí mismas, esto también es una forma de lenguaje, la no verbal.

    ResponderEliminar
  2. Sí, creo que tanto mujeres como hombres tenemos inquietudes diferentes, eso no es malo ni bueno, simplemente es así!! A mí me encanta reflexionar sobre estos temas... Gracias Mei, por darnos en qué pensar.

    ResponderEliminar