Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

miércoles, 31 de agosto de 2016

Agujeros espaciales

Agujeros negros
Los agujeros negros son cuerpos celestes en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tan fuerte que ni siquiera la radiación electromagnética (La luz) puede escapar de su proximidad cayendo inexorablemente en el agujero.

La gravedad de un agujero negro, o “curvatura del espacio-tiempo”, provoca una  singularidad  envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto estaba ya previsto por las ecuaciones del campo de Einstein. El horizonte de sucesos separa la región del agujero negro del resto del universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo los fotones. Dicha curvatura es estudiada por la relatividad general, la que predijo la existencia de los agujeros negros y la que fue su primer indicio.

Agujero negro

Se llama “horizonte de sucesos” ya que el único suceso que puede ocurrir una vez pasada la frontera es el de seguir cayendo en el agujero, puesto que no hay velocidad posible suficientemente grande como para escapar de la atracción gravitatoria, ni tan siquiera a la velocidad de la luz se puede escapar (Aproximadamente 300 000 kilómetros por segundo). 

Un campo de estas características puede corresponder a un cuerpo de alta densidad con una masa relativamente pequeña, como la del Sol o inferior, que está condensada en un volumen mucho menor, o a un cuerpo de baja densidad con una masa muy grande, como una colección de millones de estrellas en el centro de una galaxia.

Propiedades
El concepto de agujero negro lo desarrolló el astrónomo alemán Karl Schwarzschild, en 1916, sobre la base de la teoría de la relatividad de Albert Einstein. El radio del horizonte de sucesos de un agujero negro de Schwarzschild solamente depende de la masa del cuerpo: en kilómetros es 2,95 veces la masa del cuerpo en masas solares, es decir, la masa del cuerpo dividida por la masa del Sol. Si un cuerpo está eléctricamente cargado o está girando, los resultados de Schwarzschild se modifican. En la parte exterior del horizonte se forma una "ergosfera", dentro de la cual la materia se ve obligada a girar con el agujero negro. En principio, la energía solo puede ser emitida por la ergosfera.

Proceso de Penrose
Se puede entrar en la ergosfera a una velocidad determinada y salir a una velocidad mayor, gracias a que se gana "energía cinética". Esta ganancia de energía se arrancaría al propio agujero negro, puesto que un agujero negro podría perder casi el 30% de su energía debido a este proceso. Este fenómeno explicaría, por ejemplo, el desprendimiento de llamaradas de rayos gamma desde el interior de los agujeros negros y también la expulsión de partículas de alta energía por parte de los cuásares (cuerpos celestes, se trata de los astros más alejados en el universo).

Según la relatividad general, la gravitación modifica con intensidad el espacio y el tiempo en las proximidades de un agujero negro. Cuando un observador se acerca al horizonte de sucesos desde el exterior, el tiempo se retrasa con relación al de los observadores a distancia, deteniéndose por completo en el horizonte, sin embargo, se sostiene que para la materia que está acercándose al horizonte de sucesos el tiempo transcurre de manera habitual cayendo inexorablemente al agujero negro.

La gravedad de un agujero negro puede atraer el gas que se encuentra a su alrededor, que se arremolina y calienta a temperaturas de hasta 12 millones de grados Celsius, esto es, una temperatura 2000 veces mayor que la superficie del Sol.

¿Cómo se forma un agujero negro?
Los agujeros negros proceden de un proceso de colapso gravitatorio que fue ampliamente estudiado a mediados de siglo XX por diversos científicos, particularmente por Robert Oppenheimer, Roger Penrose y Stephen Hawking, entre otros. Hawking, en su libro Historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros (1988), repasa algunos de los hechos mejor establecidos sobre la formación de agujeros negros.

Este proceso comienza después de la muerte de "un gigante rojo" (una estrella de 30 o más veces la masa del Sol), entendiéndose por muerte la extinción total de su energía. Tras varios miles de millones de años de vida, la fuerza gravitatoria de dicha estrella comienza a ejercer fuerza sobre sí misma, originando una masa concentrada en un pequeño volumen hasta convertirse en una enana blanca. En este punto, dicho proceso puede proseguir hasta el colapso del mencionado astro por la autoatracción gravitatoria y que termina por convertir a esta enana blanca en un agujero negro. Esta acción acaba por reunir una fuerza de atracción tan fuerte que atrapa hasta la luz en este.

En palabras más simples, un agujero negro es el resultado final de la acción de la gravedad extrema llevada hasta el límite posible. Esa misma gravedad, que mantiene a la estrella estable, la empieza a comprimir, hasta tal punto que los átomos comienzan a aplastarse. Los electrones en órbita se acercan cada vez más al núcleo atómico y acaban fusionándose con los protones, formando más neutrones. El resultado final es una estrella de neutrones. En este punto, dependiendo de la masa de la estrella, el plasma de neutrones dispara una reacción en cadena irreversible y la gravedad aumenta muchísimo al disminuirse la distancia que había originalmente entre los átomos.

Tipos de agujeros negros
Existen tres tipos de agujeros negros: el de masa estelar, los microagujeros, también llamados agujeros negros primordiales, y los supermasivos.

·     Agujeros negros de masa estelar. Se forman cuando una estrella de masa 2,5 veces mayor que la del Sol se convierte en supernova e implosiona. Su núcleo se concentra en un volumen muy pequeño que cada vez se va reduciendo más. Este es el tipo de agujeros negros postulados por primera vez dentro de la teoría de la relatividad general.

·      Los agujeros negros primordiales o microagujeros negros. Se trata de objetos hipotéticos, algo más pequeños que los estelares. Si son lo suficientemente pequeños, pueden llegar a evaporarse en un período bastante corto mediante la emisión de radiación de Hawking. Este tipo de entidades físicas están postulados en algunos enfoques de la gravedad cuántica, pero no pueden ser generados por un proceso convencional de colapso gravitatorio, el cual requeriría masas superiores a la del Sol.

·      Los agujeros negros supermasivos son los que existen en el centro de las galaxias y hacen girar a estas con varios millones de masas solares. Estos se hallarían en el corazón de muchas galaxias y se formarían en el mismo proceso que daría origen a los componentes esféricos de las galaxias.

Historia de los descubrimientos de los agujeros negros
En 1994, el telescopio espacial Hubble proporcionó sólidas pruebas de que existe un agujero negro en el centro de la galaxia M87. La alta aceleración de gases en esta región indicaba que debía haber un objeto o un grupo de objetos de 2,5 a 3500 millones de masas solares.

El físico inglés Stephen Hawking sugirió que muchos agujeros negros podían haberse formado al comienzo del Universo. De ser así, muchos de estos agujeros negros podrían estar demasiado lejos de otra materia para formar discos de acreción detectables, e incluso podrían componer una fracción significativa de la masa total del Universo. En reacción al concepto de singularidad, Hawking declaró que los agujeros negros no se colapsan de esa manera, sino que forman "agujeros de gusano" que se comunican con otros universos diferentes al nuestro.

Un agujero negro de masa lo suficientemente pequeña puede capturar un miembro de un par electrón-positrón cerca del horizonte de sucesos, dejando escapar al otro. Esta partícula sustrae energía del agujero negro, provocando la evaporación de este. Cualquier agujero negro formado en los comienzos del Universo, con una masa menor de unos pocos miles de millones de toneladas, ya se habría evaporado, pero los de mayor masa pueden permanecer.

En enero de 1997, un equipo de astrofísicos estadounidenses presentó nuevos datos sobre los agujeros negros. Sus investigaciones se extendieron a nueve sistemas binarios de estrellas, emisores de rayos X. En cinco de los nueve casos, cuando el material de la estrella de menor masa golpeaba la superficie del otro objeto, este emitía una radiación brillante en su superficie: se trataba de una estrella de neutrones. En las otras cuatro binarias, en las que se creía que había agujeros negros, la radiación emitida por el segundo objeto era mínima: la energía desaparecería a través del horizonte de sucesos. Estos datos constituyeron el conjunto de pruebas más directo (aunque no definitivo) de la existencia de agujeros negros.

En junio de 2004, en una galaxia distante (a 12700 millones de años luz), se descubrió un agujero negro supermasivo en el centro de dicha galaxia. El objeto se denominó "Q0906+6930" y es 16 mil millones de veces más masivo que el Sol y tiene una masa del 3% de la vía Láctea, realmente una cifra impresionante. Técnicamente a este tipo de agujero supermasivo se lo denomina "Blazar".

¿Imposibilidad teórica de los agujeros negros?
Los agujeros negros contienen toda la masa de la estrella en un punto matemático, que es lo que se conoce como singularidad. Einstein nunca aceptó eso, sino que pensaba que la masa debería ocupar una región finita, aunque fuera pequeña, y por eso se opuso a la existencia de agujeros negros, que nadie llamaba así entonces, se conocían como "singularidades de Schwarzschild". El nombre de black hole lo propuso (10 años después de la muerte de Einstein) el físico norteamericano Wheeler.

Dado que los datos experimentales no permiten discernir cuál de las dos teorías (la de relatividad general de Einstein o la relativista de la gravitación de Logunov) es la correcta, pues ambas coinciden para la mayoría de los hechos observacionales bien comprobados, no puede darse por garantizado que los agujeros negros sean una consecuencia necesaria de la gravitación.

En 1995 un equipo de investigadores de la UCLA, dirigido por Andrea Ghez, demostró mediante simulación por ordenadores la posibilidad de la existencia de agujeros negros supermasivos en el núcleo de las galaxias. Tras estos cálculos, mediante el sistema de óptica adaptativa, se verificó que algo deformaba los rayos de luz emitidos desde el centro de nuestra galaxia (la Vía Láctea). Tal deformación se debe a un invisible agujero negro supermasivo que ha sido denominado "Sagittarius A". Entre 2007 y 2008 se iniciaron una serie de experimentos de interferometría a partir de medidas de radiotelescopios, para medir el tamaño del agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, al que se le calcula una masa 4.5 millones de veces mayor que la del Sol y una distancia de 26000 años luz (unos 255000 billones de km con respecto a la Tierra). El agujero negro supermasivo del centro de nuestra galaxia actualmente estaría poco activo, ya que ha consumido gran parte de la materia bariónica que se encuentra en la zona de su inmediato campo gravitatorio y que emite grandes cantidades de radiación.

La formación de microagujeros negros en los aceleradores de partículas ha sido informada, pero no confirmada. Por ahora, no hay candidatos observados para ser agujeros negros primordiales. El 11 de febrero de 2016, la colaboración LIGO anunció la primera observación directa de ondas gravitatorias, generadas por la fusión de dos agujeros negros de masa estelar. Esto supuso, además, la presencia de dos agujeros negros fusionándose.

¿Qué destino enfrentarías si cayeras en un agujero negro?
Esto podría pasarle a cualquiera. Tal vez estás tratando de encontrar un nuevo planeta habitable para la humanidad, o quizá solo saliste a dar un largo paseo y resbalaste. Sean cuales sean tus circunstancias, en algún momento podemos encontramos frente a la pregunta: "¿Qué sucede cuando alguien cae en un agujero negro?" Probablemente pienses que acabarías aplastado o tal vez hecho añicos, pero la realidad es mucho más extraña que todo eso.

En el instante en el que entraras en el agujero negro, la realidad se dividiría en dos. En una de ellas serías incinerado inmediatamente. Y en la otra te sumergirías en el agujero, totalmente ileso. Y es que los agujeros negros son lugares en los que las leyes de la física que conocemos pierden sentido. Vas a tener que tener un poco de paciencia para entenderlo...

Agujeros de gusano
En Física, un agujero de gusano, también conocido como puente de Einstein-Rosen (y en algunas traducciones españolas como "agujero de lombriz"), es una hipotética característica topológica de un espacio-tiempo, (un túnel que conecta dos puntos del espacio-tiempo, o dos Universos paralelos, un portal de corta duración que dura solo un breve momento y que une dos agujeros negros en diferentes lugares) descrita en las ecuaciones de la relatividad general, que esencialmente consiste en un atajo a través del espacio y del tiempo.

Un modelo de espacio-tiempo 'doblado' ilustra cómo se podría
formar un puente agujero de gusano con, al menos, dos bocas que están
conectadas a una sola garganta o tubo

Un agujero de gusano tiene por lo menos dos extremos conectados a una única garganta, a través de la cual podría desplazarse la materia. Hasta la fecha no se ha hallado ninguna evidencia de que el espacio-tiempo conocido contenga estructuras de este tipo, por lo que en la actualidad es solo una posibilidad teórica en la ciencia, aunque matemáticamente sean posibles.

El primer científico en advertir la existencia de agujeros de gusano fue el austríaco Ludwig Flamm, en 1916. Se les llama así porque se asemejan a un gusano que atraviesa una manzana por dentro para llegar al otro extremo, en vez de recorrerla por fuera. Así, los agujeros de gusano son atajos en el tejido del espacio-tiempo que permiten unir dos puntos muy distantes y llegar más rápidamente que si se atravesara el Universo a la velocidad de la luz.

Según la teoría de la relatividad general de Einstein, los agujeros de gusano pueden existir, ya que tienen una entrada y una salida en puntos distintos del espacio o del tiempo. El túnel que los conecta está en el hiperespacio, que es una dimensión producida por una distorsión del tiempo y la gravedad. Hay dos clases de agujeros de gusano:

·     Los agujeros de gusano del intrauniverso conectan una posición de un universo con otra posición del mismo universo en un tiempo diferente. Un agujero de gusano debería poder conectar posiciones distantes en el universo por plegamientos espacio-temporales, de manera que permitiría viajar entre ellas en un tiempo menor que el que llevaría hacer el viaje a través del espacio normal.

·     Los agujeros de gusano del interuniverso asocian un universo con otro diferente y se denominan “agujeros de gusano de Schwarzschild”. Esto permite especular sobre si tales agujeros de gusano podrían usarse para viajar de un universo a otro paralelo. Otra aplicación de un agujero de gusano podría ser el viaje en el tiempo. En ese caso, sería un atajo para desplazarse de un punto espacio-temporal a otro.

¿Se puede viajar en el tiempo?
Una cosa es que existan los agujeros de gusano y otra muy distinta que puedan utilizarse para viajar en el espacio y el tiempo. La novela Contacto, de Carl Sagan, proponía un viaje a través de un agujero de gusano y esto hizo que muchas personas lo creyeran posible, pero es tan solo ciencia ficción.

Los científicos creen que un agujero de gusano tiene una vida muy corta, se abre y vuelve a cerrarse con rapidez. Toda materia quedaría atrapada en él o, aunque consiguiera salir por el otro extremo, no podría volver. Evidentemente, tampoco se podría elegir adónde llegar. Según la relatividad general, sería posible viajar al futuro, pero no al pasado. Si se pudiera viajar al pasado, se podría alterar la Historia, por ejemplo, haciendo que nunca naciera alguien. Sería algo imposible.

En la actualidad, la teoría de cuerdas admite la existencia de más de tres dimensiones espaciales (hiperespacio), pero esas dimensiones extra estarían compactadas a escalas subatómicas (según la teoría de Kaluza-Klein), por lo que parece muy difícil, cuando no imposible, aprovecharlas para emprender viajes en el espacio y el tiempo. Sin embargo, el notable cosmólogo británico Stephen Hawking ha argumentado que dicho uso no es posible. 

Eric Christian, de la NASA escribió: "Un agujero de gusano no es realmente una forma de retroceder en el tiempo, es un atajo, para que algo que está muy lejos esté mucho más cerca". Aunque la adición de materia exótica en un agujero de gusano podría estabilizarlo, hasta el punto de que pasajeros humanos pudieran viajar de forma segura a través de él, todavía existe la posibilidad de que la adición de materia "normal" fuera suficiente para desestabilizar el portal.

Conclusión
En primer lugar, los agujeros negros existen y hay evidencia de ello, pero los agujeros de gusano no, no se tiene evidencia de ellos, y por ende no existen, son hipotéticos. Los científicos son capaces de detectar y hacer un seguimiento de un agujero negro, lo cual es imposible con los agujeros de gusano.

Un agujero negro se forma de modo natural tras un hecho, tan simple, como la muerte de una estrella en el universo. Por otro lado, un agujero de gusano se formaría como algo anormal en sí, tras una hipotética anomalía en la curvatura del espacio-tiempo o una brusca torcedura en la dimensión superior de la curva de dicho espacio-tiempo. Sin duda, son demasiadas hipótesis y habrá que esperar a años futuros para refutarlas (o no) científicamente, pero la sola posibilidad de que se puedan formar es, ya de por sí, fascinante.

Pepe Cocodrilo
(Adaptado de diversas fuentes)

martes, 30 de agosto de 2016

Las carreras de Vanderlei Cordeiro de Lima

En el mes en el que se celebra la mayor fiesta del deporte en nuestro país, Brasil, nada más justo que esta sección hacer honor a las vidas de los que cambiaron el mundo a través del deporte. Y no hay muchas personas que merezcan este honor.

En un país donde una parte considerable de la población aún vive sin acceso a los servicios básicos de saneamiento y educación, el entrenamiento de atletas de alto rendimiento, a menudo, es especialmente difícil para aquellos que no disfrutan de una situación financiera cómoda. Sin embargo, muchos atletas brasileños que llegan a niveles de excelencia,  a través de mucha lucha, lo han hecho superando no solo los obstáculos del entrenamiento deportivo, sino también los de la propia vida.

Y cuando, después de todas las batallas diarias, el atleta alcanza un nivel de excelencia y da una lección al mundo sobre el significado del espíritu olímpico, sin duda alguna, este ser humano merece ser recordado y honrado por su país.

Este honor, merecido, lo recibió Vanderlei de Lima, el 5 de agosto de 2016 cuando, en representación de los atletas y del pueblo brasileño, encendió el pebetero olímpico para dar luz a los Juegos Olímpicos de Rio 2016 (Brasil).

La historia de vida Vanderlei no tiene nada muy diferente de la de muchos otros atletas brasileños. Vanderlei Cordeiro de Lima nació en la ciudad de Cruzeiro do Oeste, en el Estado de Paraná, el 4 de julio de 1969, en una familia de agricultores humildes. Sus padres eran inmigrantes que huyeron de la sequía del noreste.

Bautizado por su padre solamente el 11 de agosto del mismo año, más de un mes después de su nacimiento, se crió en la ciudad de Tapira, en el mismo Estado, adonde la familia se trasladó en 1973, y su sueño deportivo desde que era un niño era convertirse en jugador de fútbol, actuando como lateral derecho. En la infancia y adolescencia - cuando obtuvo el apodo de "Bodega" entre sus amigos - ayudaba a la familia trabajando en la cosecha de caña de azúcar en la región. Asistió a la Escuela primaria en el Grupo de la Escuela de San José, de donde regresaba a casa corriendo y comiendo frutas de los huertos de los barrios, y a la Escuela secundaria en la Escuela Estatal de Castelo Branco donde, a los 11 años, solo por el placer de correr –algo que había descubierto de manera espontánea– corría varias veces alrededor del campo de deportes durante el recreo. 

Cabe destacar que fue en esta escuela donde ganó su primer par de tenis para las corridas, dado por el director Francisco Perecin, para que Vanderlei representara a la escuela en una prueba del campeonato interescolar. A los 14 años comenzó realmente en el atletismo, mediante el fomento de un profesor de educación física del lugar, ganando así su primera corrida en una carrera en el Estado.

A partir de principios de los 90, se hizo cargo de él el entrenador Ricardo D'Angelo, que lo acompañaría en su carrera, comenzando el maratón por accidente. En 1994, participó en el maratón de Reims, en Francia, contratado como "conejo" para ejecutar solo la mitad de la carrera, dando el ritmo de los que luchaban en verdad. Como se sentía bien en la marca de 21 km, no abandonó la carrera, siguió corriendo hasta el final y, acabó ganando con un tiempo de 2:06:11’’.


Vanderlei y D'Angelo

En cuanto a dedicarse a la prueba de 42 km, a principios de 1996 ganó el maratón de Tokio con una marca de 2:08:38, record en América del Sur, el que le clasificó para disputar los Juegos Olímpicos de Atlanta, 1996. En esta prueba, tuvo problemas con sus tenis y terminó en el puesto 47° con un tiempo de 2:21:01. Al año siguiente, tuvo su primer contacto con la ciudad de Atenas, al competir en el Campeonato Mundial de Atletismo, celebrado en esta ciudad, donde terminó en el puesto 23°.

Pan de Winipeg, 1999
En 1998, seguiría su exitosa carrera internacional, alcanzando el segundo lugar en Tokio (2:08:31, rompiendo su propio récord sudamericano) y quinto en el maratón de Nueva York con un tiempo de 2:10:42. El año 1999 vio a Vanderlei ganar su primer título en un campeonato internacional importante cuando ganó la medalla de oro de maratón en los Juegos Panamericanos de 1999 en Winnipeg, Canadá. Al final de ese mismo año, una vez establecido como el mejor corredor de maratón de América del Sur con un tercer lugar en el prestigioso Maratón de Fukuoka, en Japón, con otra marca bajo la 2:09 - 2:08:41 – fue cuando perdió ante el futuro campeón olímpico en Sydney 2000, el etíope Gezahegne Abera.

Con estas marcas y logros, Vanderlei ganó el derecho a competir en la carrera de Sydney. En sus segundos Juegos Olímpicos, sin embargo, una vez más no obtuvo un buen resultado, en esta ocasión debido a una inflamación en un pie y una lesión mal curada durante un entrenamiento previo en México le hizo parar y caminar tres veces durante la carrera, por lo que cruzó la línea de meta a trote, llegando en el puesto 75º.

Durante el nuevo ciclo olímpico de cuatro años, tuvo dos grandes logros: ganó el Maratón Internacional de São Paulo, en 2002, cuando hizo la mejor marca para el maratón en Brasil, 2:11:19, y conquistó la segunda medalla panamericana de oro, con la victoria en la carrera de los Juegos Panamericanos Santo Domingo de América, en 2003, bajo un gran calor y humedad, donde fue física y mentalmente llevado hasta el extremo.

Después de iniciar el año 2004 con una victoria en el Maratón de Hamburgo, en Alemania, realizó su preparación para sus terceros Juegos Olímpicos, junto a su entrenador de toda la vida, Ricardo D'Angelo. El entrenamiento fue en la altitud de la ciudad colombiana de Paipa, conocida por sus aguas termales y que después se convertiría en un paraíso para el entrenamiento de corredores de distancia.

En Atenas, incapaz de estar con Vanderlei en el inicio y en los preparativos finales, por no pertenecer al cuerpo técnico llevado a los Juegos Olímpicos, D'Angelo le escribió una carta, que fue leída por Vanderlei en la Villa Olímpica antes de dirigirse a la salida, y cuyo contenido se conocío despues:

"Recuerda el fuerte ascenso en el kilómetro 30. Si te sientes bien, arriésgate, ya que si no te arriesgas, nunca ganarás. Mi confianza en ti es inmensa, por lo que vamos a luchar por la meta que soñamos durante tanto tiempo. Pase lo que pase, al final, recuerda que tú siempre tendrás mi amistad y mi confianza, y también recuerda que admiro la persona maravillosa que eres. Así que, buena suerte y vamos a tomarnos una cerveza juntos después de la carrera".

Vanderlei cuenta que mantuvo gran parte de su pensamiento en las palabras de esta carta mientras corría, sobre todo, cuando se dio cuenta de que se sentía muy bien durante el difícil ascenso del kilómetro 30 y que el gran favorito, Paul Tergat de Kenia, corría con dificultades.

Vanderlei lideraba la carrera del maratón a la altura del kilómetro 35, manteniendo una diferencia de alrededor de 25-30 segundos -aproximadamente 150 m.– por delante de los otros corredores y la medalla de oro parecía ganada, cuando, poco más de siete kilómetros antes de la línea de meta, fue atrapado por un manifestante religioso, que había logrado burlar la seguridad. Ayudado por un espectador griego, Polyvios Kossivas, se zafó del agresor, se reincorporó a la carrera, aún a la cabeza, manteniendo la mitad de la ventaja que tenía.

Sin embargo, lo inesperado y el susto de la agresión sufrida mermaron la concentración del atleta, que no pudo mantener el mismo ritmo con el que corría, y fue superado en los últimos kilómetros por el italiano Baldini y el estadounidense Meb Keflezighi, aunque garantizó la medalla bronce, a tan solo 15 segundos de ventaja sobre el cuarto lugar.

Vanderlei, sin embargo, aceptó su destino con deportividad y continuó hasta el final, entrando en el estadio olímpico bajo la ovación de la audiencia, haciendo su gesto conocido como el "avioncito" (con los brazos abiertos), mientras cruzó sonriente la línea de meta.

Durante la clausura de los Juegos Olímpicos, se anunció que por este hecho, su deportividad por continuar en la carrera a pesar de ser atacado y la humildad demostrada después de la prueba, Vanderlei fue galardonado con la Medalla Pierre de Coubertin, concedida por el COI (Comité Olímpico Internacional) para los atletas que valoran la competición olímpica más que la victoria. Además está considerado como un alto honor otorgado por la organización.

El galardón se presentó en Rio de Janeiro, el 7 de diciembre de 2004, en una ceremonia oficial en su honor y con la presencia de su benefactor griego, Polyvios Kossivas. Hasta hoy, tan solo 5 atletas han recibido este premio y Vanderlei es el único latinoamericano que recibió este máximo honor olímpico.

Vanderlei continuó compitiendo después de los Juegos Olímpicos de Atenas, pero su actuación, ya entonces con 35 años de edad, no fue la misma. Participó en el maratón del Campeonato Mundial de Atletismo de 2005, en Helsinki, pero no pudo completar la carrera. En Amsterdam, 2006, y Tokio, 2007, logró mantenerse solo entre los seis primeros. Ocurrió el mismo abandono que en el Mundial de 2005 y dos años después, en los Juegos Panamericanos de 2007 en Río de Janeiro, cuando abandonó la carrera por problemas musculares.

En las pistas brasileñas, también haciendo su “avioncito”, cerró Vanderlei su carrera profesional en el maratón de San Silvestre, 2008, que fue una auténtica fiesta con la gente durante todo el camino. El corredor cruzó la línea de meta en el puesto 102º, con un tiempo de 52min 12seg, pero el resultado poco importaba. Lo que valía la pena era la celebración con el público. A los 39 años, siendo el único medallista olímpico brasileño en el maratón, estaba conmovido. "Estoy muy feliz. Fue hermoso salir por la puerta principal, siendo aplaudido por lo que hice. Me sentí un gran campeón, con toda la gente aplaudiendo y pidiéndome que no parara. ¡Qué bien que tantas personas participaron en esta celebración! Ni en los Juegos Olímpicos me aplaudieron tanto. Nunca olvidaré el día de hoy", declaró Vanderlei, confesando que aguantó el llanto dos veces durante la carrera. "Y he conseguido controlarme para no llorar hasta el final de la carrera, ya que era el momento para estar feliz, para disfrutar de la fiesta de despedida".

A pesar de ser su carrera de despedida, a Vanderlei le parecía un "hasta pronto". "No es un adiós, es un hasta luego. El atletismo es mi vida y no sería capaz de salir de este entorno. Lo más importante es la historia que construí en este deporte. Fue una historia de superación, viví muchos momentos que me han marcado. Siempre he sido un atleta privilegiado, al trabajar con personas que creyeron en lo que hago, como mis patrocinadores. Hoy en día, el atletismo es un deporte nacional y estoy feliz por haber hecho mi pequeña contribución".


Vanderlei - São Silvestre, 2008 (Brasil)

Oficialmente puso fin a su carrera de maratonista después de participarar en el Maratón de París, en abril de 2009. Incluso tras terminar su carrera, recibió muchos honores, en Brasil y en el mundo entero y, por su ejemplo y por su contribución al deporte brasileño, fue invitado para acceder al pebetero olímpico en la apertura de los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

Si la historia de Vanderlei puede inspirar a los nuevos atletas jóvenes brasileños, el legado que deja es mucho más valioso que cualquier medalla de oro.

Mariana B.
Bloguera Biográfica

lunes, 29 de agosto de 2016

Vuelve EL CALABOZO DEL ALBOROZO con "Desahogos de un buen marido"

El matrimonio es un tema recurrente en los textos humorísticos. Seguramente esto es debido al inestable equilibrio que caracteriza esta relación tan especial. Hombres y mujeres protagonizan al mismo tiempo los papeles de cómplices y enemigos, una fuente inagotable de situaciones cómicas. El siguiente texto, de autoría del consagrado escritor brasileño Luis Fernando Verissimo, retrata con maestría esta intrincada interacción entre los universos masculino y femenino.



"Mi esposa y yo tenemos el secreto para hacer que un matrimonio sea duradero: dos veces por semana vamos a un gran restaurante con buena comida, buena bebida y buena compañía. Ella va los martes y yo los jueves.

También dormimos en camas separadas. La suya está en Fortaleza y la mía en São Paulo. Llevo a mi mujer a todas partes, pero ella siempre encuentra el camino de regreso. Le pregunté dónde quería ir para nuestro aniversario de boda. "¡A algún lugar al que no haya ido hace mucho tiempo!" dijo ella. Así que le sugerí la cocina.

Siempre caminamos cogidos de la mano. Si la suelto se va de compras. Ella tiene una licuadora eléctrica, una tostadora eléctrica y una máquina eléctrica de hacer pan. Entonces me dijo: "Tenemos demasiados aparatos, pero no tenemos sitio para sentarnos". Por lo tanto, le compré una silla eléctrica. 

Recuerden, el matrimonio es la principal causa de divorcio. Estadísticamente, el 100% de los divorcios se inició con el matrimonio. Me casé con la "Sra. Razón". Solamente no sabía que su nombre de pila era "Siempre tengo". 

En el principio Dios creó el mundo y descansó. Entonces creó al hombre y descansó. Entonces creó a la mujer. Desde entonces, ni Dios, ni el hombre, ni el mundo jamás han vuelto a descansar. 

"Cuando nuestra cortadora de césped se rompió, mi esposa siempre me estaba dando a entender que yo debería arreglarla. Pero siempre terminaba teniendo algo más que hacer antes: camiones, coche, pesca, siempre algo más importante para mí. Finalmente ella pensó en una forma inteligente para convencerme. Un día, cuando llegué a casa, la encontré sentada en la hierba alta, ocupada podándola con unas tijeritas de costura. La miré en silencio durante un rato, me emocionó bastante y luego me fui a casa. En pocos minutos volví con un cepillo de dientes y se lo di. “Cuando hayas terminado de cortar el césped”, le dije, "también puedes barrer la acera". Después de eso no recuerdo nada más. Los médicos dicen que voy a volver a caminar, pero cojearé el resto de mi vida".

El matrimonio es una relación entre dos personas en el que uno siempre tiene la razón y el otro es el marido...".

Pepe Cocodrilo
(Versión del texto original)

domingo, 28 de agosto de 2016

"Un enigma llamado Cardenio". Entrevista con el escritor argentino CARLOS GAMERRO (II Parte)

Si todavía no has leído la primera parte, ¡no te la pierdas! Aún estás a tiempo...



P: ¿Crees que es posible identificar, en las obras colectivas, esos momentos en los que parece haber dos o tres escritores?

CG: Bueno yo traduje el que fue mi primer acercamiento a la sociedad de Shakespeare y Fletcher, que fue a través de la segunda obra que escriben juntos, Enrique VIII. No hay un consenso general de que hayan colaborado en ella, pero parece la hipótesis muy probable. Después de La Tempestad, escriben Cardenio, Enrique VIII y una obra que se titula Los dos nobles valientes que esa, sí, todos concuerdan que es de Fletcher y Shakespeare. Y hay diferencias, hay saltos de calidad porque Shakespeare era mejor, ¡qué duda! Y también el tipo de versificación, la manera de plantear las escenas. Era todo un desafío en la traducción decir que trato de mantener la diferencia o no en mi novela. 


Me divertí bastante, me gustaba la idea del origen de la novela, que fue pensado cómo leyó Shakespeare el Quijote, qué habrá hecho a partir del Quijote. Imaginar el encuentro no personal, quizás que es lo que menos importa, pero sí en el arte, de estos dos grandes autores. Pero, claro, escribir una novela sobre un hombre que escribe una obra de teatro, la creación siendo algo bastante solitario, no era tan fácil. Cuando descubrí que había dos autores, y que entonces todo lo relacionado con la obra deben haberlo conversado -yo mismo escribí una época para el cine y escribía siempre con otra persona- y es un proceso muy divertido, muy dinámico y, sobre todo, muy dramático, quizá algo que puede llevarse a la novela, al teatro y al cine.


Así que, bueno, en la novela exacerbo un poco las diferencias. Ya de entrada, Fletcher está contentísimo con la historia de Cardenio, se la cuenta a Shakespeare y este le dice: “No, eso es una porquería” (risas). Entonces Fletcher lo tiene que convencer, y como Fletcher está desolado porque Beaumont se fue de la casa y lo dejó solo con la chica, Joan, y parece que Joan, en realidad, estaba más interesada en Fletcher que en Beaumont, tiene toda una serie de problemas que se le abren a la vez: problemas domésticos y también problemas económicos porque, a diferencia de Shakespeare que era accionista de la compañía y ganaba muy buen dinero, la mayoría de los otros autores vendían sus obras y, al igual que hoy, el dinero que podía entrar por la venta de una obra no era mucho.

Como Beaumont tenía ínfula de ser caballero, yo creo que cuando se va a perseguir a su heredera, yo imagino un poco la situación como en El Mercader de Venecia, Bassanio se va a cortejar a Porcia con el dinero de Antonio. Y acá imagino que Beaumont se va a cortejar a su heredera con el dinero que había ahorrado junto con Fletcher y, después, resulta que la heredera no era tan rica. Parece un episodio sacado de Cervantes, de El casamiento engañoso.

Carlos Gamerro, minutos antes de su conferencia...

P: Se sabe que Cardenio fue representado al menos dos veces en 1613 por los King’s Men, la prestigiosa compañía teatral de Shakespeare. Entonces, se produce la pérdida del manuscrito original. Una de las versiones la tenía, el erudito obispo Warburton entre sus manuscritos, pero esta acabó siendo utilizada por un cocinero suyo para encender el fuego. Por otro lado, un periódico inglés de 1770 afirmaba que el manuscrito original se conservaba en el Museo del Teatro de Covent Garden, si bien se perdió en el incendio de 1808. ¿Cómo cree que el manuscrito se perdió realmente?

CG: Tenemos que tener en cuenta, en primer lugar, que muchísimas obras de la época se perdieron. De hecho, si los actores de la Compañía de King’s Men no hubieran decidido reunir las obras de Shakespeare en el folio, prácticamente la mitad de las obras de Shakespeare se hubieran perdido también. Para muchas de ellas solo la edición del folio es la única versión. Las obras de teatro no eran consideradas Literatura. El primer autor que decide publicar sus obras de teatro completas es Ben Jonson, contemporáneo de Shakespeare, y sus amigos se burlan de él. ¿Obras de teatro? Complete Works… 

Hoy nos parece un escándalo, pero si alguien dijera: “¿Y por qué no publicamos los guiones de cine y los guiones televisivos?” Y dirían: “bueno porque eso no hace falta publicarlo”, o sea, era la misma actitud que tenían en la época para el teatro. No hay, que yo recuerde, noticias de que se haya impreso el texto de Cardenio. Porque eran impresiones, las que se hacían, piratas, no cuidadas. Shakespeare, aparentemente, no se preocupaba en supervisarlas. 

Presentación de Gamerro en el Instituto Cervantes, mayo de 2016

P: Lo que se conoce de Cardenio está basado en las obras La segunda tragedia de la doncella y Doble engaño, esta última publicada en 1727 por Lewis Teobald. ¿Cree que tienen legitimidad? ¿Espejan de algún modo el contenido del Cardenio original?

CG: Lo más cerca que tenemos a un manuscrito de Cardenio de Shakespeare y Fletcher es la obra que estrenó Lewis Teobald, que era un especialista en Shakespeare, que ha contribuido a fijar el texto de las obras de Shakespeare. Y él estrena, a finales de 1720 en Covent Garden, una obra que se suele traducir como Doble engaño. Él afirmaba que la obra estaba basada en el Cardenio de Shakespeare y Fletcher que tenía en su propiedad. Al parecer, también se quemó su biblioteca, era algo frecuente. La biblioteca de Ben Jonson también se quemó estando este en vida y escribió un poema sobre el tema. 

Así que eso es lo que llegó a nosotros, esta obra modificada, alterada. Hay que tener en cuenta que era un poco costumbre, en el siglo XVIII las obras de Shakespeare se representaban reescritas. Durante 150 años King Lear (El rey Lear) se representó con final feliz porque el público consideraba que era muy terrible el final que le había dado Shakespeare. Entonces, algunos decidieron no creer a Teobald y decían que había inventado su obra, la escribió él, porque esa porquería no puede ser de Shakespeare, es bastante mala (risas). 

William Shakespeare

Cuando en 2011 la Royal Shakespeare Company estrenaron Cardenio, para muchos fue como “¡Ah! Apareció Cardenio finalmente”. ¡No! Ellos la titularon Shakespeare’s lost play reimagined (La obra perdida de Shakespeare recreada o reimaginada). Lo que hicieron fue tomar la obra de Teobald, Doble engaño, mantener las partes que, más o menos, estaban bien, mantener los personajes y la trama, y los momentos que eran demasiado malos los “emparcharon” con la historia original de Cervantes, tomando el texto de la traducción al inglés que es la que habrían leído Shakespeare y Fletcher y sus contemporáneos. La primera parte del Quijote se publica en inglés, en 1612, traducida por un irlandés llamado Thomas Shelton que, seguramente, vivía en España. Así que es todo una fascinante historia, alguien podría escribir una novela policial (risas).

Yo decidí hacer otra cosa, preferí ir a la época, imaginar, ya que la obra no aparece y lo que llega no estamos seguros cuanto creerle, me pongo a imaginar a Shakespeare y Fletcher pasando por distintas versiones. Prácticamente, mi novela en cada capítulo hay una nueva versión del Cardenio hasta que llegan a la que se estrena.

P: Carlos, parece que Cervantes ha influido bastante en Gamerro el escritor, ¿pero cómo ha influido Cervantes a Gamerro, el hombre? 

CG: (Risas…). Bueno, siempre digo que las influencias más profundas son las que uno no las nota, uno no es consciente, ¿no? Y que, a veces, escribir ficciones es un intento de desentrañar esas influencias. Creo que tanto la vida de Cervantes, como su obra cumbre -que es sin duda el Quijote-, enseñan a no tomarse a uno mismo demasiado en serio y a enfrentar las adversidades con un poco de humor y bastante ironía. Creo que uno de los rasgos más notables del Quijote es que las aventuras de don Quijote son mayormente, digamos, ridículas y terminan desastrosamente y nos reímos de él. Pero la diferencia de lo que sucede en otros casos, donde la risa o reírse de alguien implica disminuirlo, cuanto más reímos de don Quijote, más lo queremos y más lo admiramos.

Yo detecto un espíritu parecido, por ejemplo, y escribí un ensayo sobre eso en mi último libro de ensayos Facundo o Martin Fierro o en el Che Guevara también, quizá en los textos menos conocidos como en El Diario del Congo o Pasajes de la Guerra Revolucionaria Congo, parece salido de don Quijote. Todo le sale mal y todos sus sueños sobre cómo pasar la Revolución y enseñarle a la gente a hacer la Revolución se hacen pedazos. Y en un momento es un texto cómico, yo creo que ahí aparece el espíritu de Cervantes. Digo esto porque cuando parte hacia África, escribe una carta a sus padres y dice bueno, una vez más voy a montar sobre Rocinante y salir a la aventura. Y bueno fue una aventura quijotesca, en el sentido cervantino, no en el sentido de luchar contra los grandes males, sino en el sentido de que todo es una especie de farsa, termina en una especie de farsa patética y, aun así, nuestra admiración por este héroe fracasado crece en lugar de disminuir. 

P: ¿Solo eso o hay más cosas, por ejemplo, que cree que Cervantes le ha influido? ¿En el sentido del humor?

CG: Sí, bueno, ahí vos me preguntaste como persona. En mi Literatura, sí. Mi sentido del humor no sé si viene de Cervantes, pero (risas) comparto, digamos, el gusto; para mí las novelas que hacen reír, y reír fuerte, las aprecio mucho. Por lo menos, los lectores me han dicho que las mías tienen ese efecto. Así como lectores que me dicen: estaba en un restaurante, estaba en el ómnibus y me reía solo, tanto que una persona vino a preguntarme qué estaba leyendo porque quería leer el mismo libro, si tan gracioso era. Y bueno eso, sin duda, Cervantes es un gran maestro, ¿no?

P: Bueno, entonces para terminar, en el curso de C2 del que nosotros formamos parte, tenemos un blog que usamos como herramienta de aprendizaje. ¿Qué le diría usted a nuestros lectores sobre la importancia de la lectura y el conocimiento de Cervantes y Shakespeare, en este año tan importante en el que se celebra la muerte de ambos? ¿Qué mensaje dejaría usted?

CG: Bien, siempre recuerdo una frase de Oscar Wild que se aplica a Shakespeare, pero creo que se podría aplicar a los dos autores. Oscar Wild dijo la vida imita a Shakespeare tan bien como puede. Yo creo que en ambos casos hay una idea muy fuerte que es que las obras literarias, las obras de ficción, las telenovelas, el teatro hoy en día, por supuesto, tenemos que agregar el cine, no son meras copias o reflejos de la vida, de la realidad, sino que crean realidades nuevas.

Voy a dar un ejemplo, el amor no es un sentimiento espontáneo que siempre la humanidad ha sentido de la misma manera. Shakespeare, en Romeo y Julieta, crea un modelo de amor que después siguen las novelas románticas, las novelas en el sentido que se usan la palabra aquí en Brasil, nosotros decimos telenovelas, la canción de amor; desde chicos esos textos nos enseñan a amar, muchas veces después cuando vamos a la realidad descubrimos que el amor no es así, y esa experiencia de aprender de la realidad de los libros y después de querer llevar lo que aprendimos en los libros a la realidad, y chocar con ella y frustrarnos, es lo que define a don Quijote. Él es un lector heroico, siempre digo yo, porque quiere que la vida sea como en los libros y nunca, hasta el final de la segunda parte, nunca se rinde en este intento de hacer coincidir. Creo que lo mismo el teatro, era el gran modelo de comportamiento. La gente iba al teatro no solo a entretenerse, iba a entender la política de su tiempo, a aprender historia y también a aprender a sentir, a ver el mundo.

El equipo del Blog Correveidile finalizando la entrevista con Carlos Gamerro

Entonces, yo creo que es importante a conocer a Shakespeare y Cervantes porque, de alguna manera, estamos hechos de ellos. Yo, a veces, un poco como exageración, pero no tanto, digo no es tanto que Shakespeare y Cervantes sean universales, sino que el universo es shakespeariano y cervantino. 

Entrevista realizada por 
Pepe Cocodrilo & La Duquesa