Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

domingo, 17 de julio de 2016

La dulce Cora…

Hace exactamente 289 años, el 25 de julio de 1727, se fundó un pequeño pueblo que fue nombrado Goiás. Su nombre derivaba de la lengua indígena Tupi y significa: "la misma raza", "igual" o "con el mismo origen". A pesar de que ya estaba habitada por los indios Tupi, la nueva ciudad había sido "descubierta" por los pioneros que salieron de São Paulo.

Desde su fundación, Goiás fue importante a los ojos de sus conquistadores por sus minas de oro, metal listo para la extracción. En ese momento, se la consideraba una valiosa colonia de minería de São Paulo a ser explotada. Este, sin embargo, no era el destino que se trazaba para esa pequeña comunidad de "iguales". La riqueza de Goiás no podía ser explorada o explotada ni extraída por el trabajo de campo de miles de esclavos. Los siglos pasados muestran, en contraposición con lo que ha sucedido en el resto del país, que la riqueza de Goiás era mucho más valiosa que el oro. Es poesía. 

Poesía en forma de ciudad, Goiás recibió en diciembre de 2001, de la Unesco, el título de Patrimonio de la Humanidad. El título hace honor a la arquitectura, la cultura y la memoria de la ciudad. Primer centro urbano fundado en el territorio de Goiás, a principios del siglo XVIII, se encuentra entre sus callejuelas, casas y patios coloniales, entre procesiones, iglesias barrocas y santos, entre “alfenins” (una masa blanca de azúcar y aceite de almendras dulces) y pasteles, que se escribe un hermoso capítulo en la Historia de la Literatura brasileña. Es allí que se escribió la historia de unos personajes fabulosos, tales como su más ilustre residente, "Aninha" (Anita).


Guia de Goiás
Tem sua rima
Bem pode ser a mulher terra, a mulher sertaneja, 
sua velha escriba, Cora Coralina
Guia do meu Goiás
Guia de muita gente, para conhecer mais o meu Goiás.
Goiás, seu mapa é uma certeza no centro do Brasil.
Goiás é coração, é o sonido Augusto do berrante 
na frente das manadas, das estradas do sertão.
Goias é água e pão, água para toda sede e pão para toda fome
Goiás é oferta de trabalho, é a terra em gestação.


Aninha era Ana Lins dos Guimarães Peixoto Bretas, nacida en la ciudad de Goiás, el 20 de agosto de 1889, pero se hizo conocida por el seudónimo "Cora Coralina", poeta brasileña y escritora de cuentos que hizo poemas sobre lo simple, obras de arte.

Una mujer sencilla, confitera profesional, que trató de vivir lejos de los grandes centros urbanos y, contraria a las modas literarias,  produjo una rica obra poética sobre lo cotidiano en el interior de Brasil, sobre todo relacionada con los callejones y calles históricas de Goiás.

Hija de Francisco de Paula Lins dos Guimarães Peixoto, presidente del Tribunal de justicia designado por Don Pedro II, y Jacinta Luísa Couto Brandão. Ana nació y creció en los márgenes del río Vermelho (Rojo), en una casa comprada por su familia en el siglo XIX, cuando su abuelo todavía era un niño. Se estima que esta casa fue construida en la segunda mitad del siglo XVIII, uno de los primeros edificios de la antigua Vila Boa de Goiás (antiguo nombre de esta ciudad). 

La vieja casa en el puente del río Vermelho, donde Cora Coralina también vivió los últimos años de su vida, se transformó después de su muerte, en 1985, en el Museo Coralina Cora, uno de los monumentos más importantes de la ciudad y donde están objetos preciosos de la escritora, incluyendo las correspondencias entre Cora y su amigo Carlos Drummond de Andrade. 



La sencillez con la que vivía todos los días de su vida se refleja en sus versos. No tuvo mucha formación, solo hizo la primaria, con la Maestra Silvina, entre los años 1899 y 1901. Cora Coralina ya escribía poemas en 1903 y llegó a publicar en el periódico de poemas femeninos "A Rosa", en 1908.

En 1910, publicó su cuento "Tragedia na Roça" en el Anuario de Historia e Geografía do Estado de Goiás, bajo el seudónimo de Cora Coralina. En 1911, la joven escritora huyó con un abogado divorciado, Cantídio Tolentino Bretas, con quien se casó y tuvo seis hijos.

Con su marido, se trasladó al interior de São Paulo, donde continuó escribiendo. En 1922 fue invitada por Monteiro Lobato a participar en la Semana de Arte Moderna, un evento que cambiaría la Historia del Arte y la Literatura en Brasil, pero no lo hizo porque su marido se lo impidió.

En São Paulo pasó cuarenta y cinco años, al  principio viviendo en las ciudades de Avaré y Jaboticabal y después en la capital, a donde llegó en 1924. Con la muerte de su marido, Cora se vio aún con tres hijos por terminar de criar. No obstante, sin abatirse, se fue a trabajar como pudo. En 1934 consiguió un trabajo como vendedora de libros en São Paulo, pero luego se trasladó a Penápolis, en el interior del Estado, donde llegó a vender chorizos caseros y grasa de cerdo que ella misma preparaba. Se trasladó luego a Andradina y volvió a Goiás solamente en 1956.

Assim eu vejo a vida
A vida tem duas faces: Positiva e negativa
O passado foi duro mas deixou o seu legado
Saber viver é a grande sabedoria
Que eu possa dignificar minha condição de mulher,
Aceitar suas limitações
E me fazer pedra de segurança dos valores que vão desmoronando.
Nasci em tempos rudes
Aceitei contradições lutas e pedras
como lições de vida e delas me sirvo
Aprendi a viver.

Al completar cincuenta años, la poeta experimentó una profunda transformación en su interior, la cual definiría más adelante como "la pérdida del miedo". En esta etapa, ya no usaba más su nombre de pila y asumió por completo el seudónimo elegido por sí misma hace ya muchos años. Todavía seguía escribiendo, inspirada en las cosas cotidianas y simples, como el folclore brasileño, e influenciada por los grandes escritores en lengua portuguesa de tiempos pasados (Gregorio de Mattos, Camões y Olavo Bilac), por el codificador del Espiritismo Allan Kardec e incluso por los cuentos infantiles. 

Sin embargo, fue solo después de los 75 años, en 1965, cuando publicó su primer libro, O Poema dos Becos de Goiás e Estórias Mais. En este, Cora cuenta historias que vivió, observó y escuchó. Se trata de narraciones muy personales. 

Sobre su obra se ha dicho ya de ella que: "Cora escribió con sencillez y su ignorancia acerca de las reglas de la gramática ha contribuido a que su producción artística priorizase el mensaje en lugar de la forma. Poseía un gran interés en comprender el mundo en el que se insertaba y, también, en entender el verdadero papel que debía representar. Ana iba en busca de respuestas en su vida diaria, viviendo cada minuto en el complejo ambiente de la ciudad de Goiás, lo que le permitió descubrir cómo la simplicidad puede ser la mejor manera de lograr la mayor riqueza de espíritu". 

También dicen que cuando tuvo su primer libro publicado, Cora Coralina envió algunos ejemplares a varios escritores, entre ellos Carlos Drummond de Andrade, con quien se correspondería durante años. Fue, precisamente a través del poeta Drummond de Andrade, como la poesía de Cora Coralina ganó el reconocimiento nacional y Aninha ya no era solo una confitera del interior de Brasil, puesto que se había convertido en una voz literaria importante.

Once años después del primer libro, en 1976, publicó su segunda obra Meu livro de Cordel. Este, en palabras de la propia Cora, constituyó una obra de amor en 43 poemas: "Por el amor que siento por todas las historias y poemas de Cordel, este libro también lo es, así que quiero una conexión profunda y tenaz con todos los anónimos trovadores del noreste, la gente de mi casta, mis hermanos del rudo noreste, de donde un día mi padre llegó para que yo naciera y tuviera vida". 


Por fin, en 1983 se publicó Vintém de Cobre - Meias Confissões de Aninha. Carlos Drummond de Andrade, en una carta a Cora de ese mismo año, manifiesta su admiración por la obra de la poeta:

"Mi querida amiga Cora Coralina:
Su Vintém Cobre es, para mí, una moneda de oro y oro que no sufre las oscilaciones del mercado. Es la poesía más directa y comunicativa que ya he leído y amado. ¡Qué riqueza de experiencia humana, qué especial sensibilidad y qué lirismo identificado con las fuentes de la vida! Aninha hoy no pertenece a nosotros. Es patrimonio de todos nosotros, que hemos nacido en Brasil y amamos a la poesía (...)”.

El tercer libro fue muy bien recibido por la crítica y el público y así, en 1984, Cora se convirtió en la primera mujer en recibir el Premio Juca Pato, como intelectual, del año de 1983.

Cora murió el 10 de abril de 1985. Vivió 96 años, tuvo seis hijos, quince nietos y 19 bisnietos, fue confitera y miembro efectivo de varias entidades culturales, después de haber recibido el título de Doctora "Honoris Causa" por la Universidad Federal de Goiás. Tras su muerte, fueron publicados sus libros para niños: Os meninos verdes, en 1986, A moeda de ouro que um pato comeu, en 1997, y O tesouro da casa velha da ponte, en 1989. 

El legado que deja la querida Cora es mucho mayor que su contribución a la Literatura brasileña. Su forma de escribir, por lo impregnada que está de amor a la vida, a las experiencias y a los recuerdos, es tan personal y única que nos lleva a un mundo que una vez perteneció solamente a Cora, pero que ella misma nos ha invitado a conocer. 

Tal vez por eso, cualquier lector de Cora se emocione al entrar en Goiás, hay tanto amor que es imposible no ser cautivado. ¿Qué otro sentimiento podría tener una persona que alcanza el reconocimiento literario de la crítica y del público como Cora, pero que siempre se había sentido una confitera mucho más que una escritora?

Aninha e suas pedras
Não te deixes destruir…
Ajuntando novas pedras e construindo novos poemas.
Recria tua vida, sempre, sempre.
Remove pedras e planta roseiras e faz doces. Recomeça.
Faz de tua vida mesquinha um poema.
E viverás no coração dos jovens e na memória das gerações que hão de vir.
Esta fonte é para uso de todos os sedentos.
Toma a tua parte.
Vem a estas páginas e não entraves seu uso aos que têm sede.

Cora haciendo sus dulces...


Mariana B.
Bloguera Biográfica

2 comentarios:

  1. ¡Sensacional poeta! No conocía su vida, tan solo parte de su obra, pero creo que merece mucho la pena acercarse a la misma. LEAMOS A CORA CORALINA... La querida "Aninha" brasileña.

    ResponderEliminar
  2. Mariana, tampoco conocía esta historia, solo sabía que Cora era una escritora. Interesantísimo este trabajo, es inegable su importancia para nuestra literatura. Enhorabuena!

    ResponderEliminar