Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

domingo, 26 de marzo de 2017

Maestro de la Arquitectura, Niemeyer

Nacido en Rio de Janeiro (Brasil), el 15 de diciembre de 1907, Oscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho era un típico joven carioca: bohemio y sin muchas preocupaciones acerca de su futuro. Hijo de un funcionario del gobierno, nunca enfrentó dificultades. Terminó la escuela secundaria con tan solo 21 años, en 1928. Ese mismo año se casó con Annita Baldo, hija de inmigrantes italianos. 

En 1929, se incorporó a la Escuela Nacional de Bellas Artes de Rio de Janeiro, donde se graduaría como ingeniero arquitecto en 1934. Se inició en la profesión como pasante, en la oficina de Lúcio Costa y Carlos Leão, durante su tercer año en la universidad. En 1936, fue asignado para trabajar con el arquitecto suizo Le Corbusier, que participaba en el proyecto del Ministerio de Educación de Rio de Janeiro, el actual Palacio Gustavo Capanema. El maestro suizo terminaría siendo una gran influencia en su arquitectura. 

La Obra do Berço, en Rio de Janeiro, fue el primer proyecto individual que fue construido por Niemeyer en 1937. 

Pampulha
En 1940, Niemeyer tuvo la oportunidad de conocer al entonces alcalde de Belo Horizonte (Brasil), Juscelino Kubitschek. Invitado por el político, realizó su primer gran trabajo individual: el conjunto de Pampulha, una serie de edificios en Pampulha, un barrio planificado en el norte de Belo Horizonte. Este trabajo consiste en un Casino, la Casa de Baile, el Club y la Iglesia de San Francisco de Asís o la Iglesia de Pampulha. En especial, la Iglesia de San Francisco de Asís recibió numerosos elogios por parte de la crítica, tanto local como extranjera, y logró que la atención internacional se centrase en Niemeyer.

Durante los años 1940 y 1950, Niemeyer se convirtió en uno de los arquitectos más prolíficos de Brasil, diseñó una serie de edificios, tanto en el país como en el extranjero. Esto incluyó el diseño de una serie de casas y edificios públicos, así como la colaboración, en 1947, con Le Corbusier (y otros arquitectos) en el proyecto de la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, lo que generó invitaciones para enseñar en la Universidad de Yale y en la Escuela de Diseño de la Universidad de Harvard. 


Niemeyer realizó obras como el edificio del Banco Nacional Imobiliário (BNI), la Casa Edmundo Cavanelas en Petrópolis y la Biblioteca Pública del Estado de Luiz de Bessa, en Belo Horizonte. En 1950, el primer libro sobre su trabajo fue publicado en Estados Unidos por Stamo Papadaki, La obra de Oscar Niemeyer. Este fue el primer estudio sistemático de su arquitectura, algo que contribuyó significativamente para la promoción de su trabajo en el extranjero. Fue seguido, en 1956, por otro: Oscar Niemeyer: Obras en curso, del mismo autor. Niemeyer, entonces, estaba seguro de sí mismo en su trabajo, sobre todo, para seguir su propio camino en la escena internacional de la arquitectura moderna.

Conjunto Ibirapuera
La creatividad formal de Niemeyer es, a menudo, comparada con la de los escultores. Este impulso prolífico encontró condiciones para desarrollarse en Brasil en la década de 1950, un período de intensa construcción cuando Niemeyer recibió numerosos encargos. Así, en 1951, Niemeyer crea el Conjunto de Ibirapuera (un parque de grandes dimensiones con salas de exposiciones) y el Edificio Copan en São Paulo (Brasil), por el centenario de los 400 años de la ciudad. El edificio, situado en una zona céntrica y muy concurrida de la ciudad, se convirtió en una de las postales de esta megalópolis. 

En 1954, Niemeyer también diseñó el edificio Niemeyer, situado en la llamada Praça da Liberdade, en Belo Horizonte (Brasil). El edificio tiene una forma totalmente libre de planta. Sin duda, es una reminiscencia de un rascacielos de cristal que Mies van der Rohe había diseñado en 1922, aunque con un material opuesto a la transparencia alemana. En la misma plaza y ese mismo año, el arquitecto brasileño diseñaría también la Biblioteca Pública del Estado. 

Durante este período, Niemeyer proyecta numerosas residencias. Sin embargo, su gran obra maestra residencial es la casa que Niemeyer diseñó para sí mismo, en 1953. La Casa de Canoas se encuentra en un terreno en pendiente, con vistas al mar (a lo lejos) y se desarrolla en dos plantas: la primera es un pabellón claro y fluido, con un techo en forma libre, apoyado sobre columnas metálicas delgadas. Las habitaciones están situadas en la planta baja, que se organiza de manera más tradicional. 

Niemeyer
En 1953 la arquitectura moderna brasileña, que había sido alabada en gran medida desde la exposición Brazil Builds, comenzó a ser el blanco de las críticas internacionales, especialmente por los frentes racionalistas. La arquitectura de Niemeyer, en particular, era muy criticada por Max Bill, un arquitecto y diseñador suizo que había dado una entrevista en la que atacó el uso de formas libres -que hacía Niemeyer- como puramente decorativo, el uso de paneles de pared y el carácter individualista de su arquitectura que, según afirmó textualmente, "corría el riesgo de caer en un academicismo antisocial peligroso". 

La primera reacción de Niemeyer a las críticas de Bill fue ignorarlo y, luego, descalificarlo. Acto seguido, le propició un ataque basado en la condescendencia: algo que le habría impedido darse cuenta de las diferentes realidades sociales y económicas existentes entre Brasil y los países europeos. 

Lúcio Costa también señaló que la arquitectura brasileña, y Niemeyer en particular, se basaron en la mano de obra no cualificada, lo que permitió una arquitectura hecha manualmente sobre una base de hormigón y que llega a expresar "una tradición de los constructores de la iglesia [de Brasil], a diferencia de los ensambladores de relojes [Suiza]".

En 1955, a los 48 años, Niemeyer diseñó el Museo de Arte Moderna de Caracas (Venezuela). Este proyecto fue la realización de una revisión crítica. Situado sobre un acantilado y con vistas al centro de Caracas, el museo tenía una forma de pirámide invertida que dominaba el paisaje. El edificio prismático y opaco, casi no tenía conexión con el exterior de sus paredes, aunque su techo de cristal permitía que cantidades específicas de luz natural entrasen en el interior. Un sistema electrónico mantendría las condiciones de iluminación, sin cambios a lo largo del día, con luz artificial adicional. El interior, sin embargo, estaba más familiarizado con el auténtico lenguaje Niemeyer, la aceleración del suelo que uniría los diferentes niveles y el entrepiso, una losa de forma libre que tenía la función de estabilización de la estructura de varillas de forma piramidal. 

Esta pureza, tanto de la forma como de la sencillez arquitectónica del arquitecto brasileño, culminó con su trabajo en Brasília, donde las cualidades plásticas de los edificios se expresan únicamente por elementos estructurales.

Niemeyer y Lúcio Costa
Juscelino Kubitschek asumió la presidencia el 1 de enero de 1956. Entre otros proyectos, preveía la construcción de una nueva capital en la meseta central del país y le encargó precisamente a Niemeyer que organizase el concurso para la elección del plan piloto de la futura Brasília. Así que en 1957, Niemeyer abrió una licitación para el Plan Piloto de Brasília, la construcción de la nueva capital. El proyecto ganador fue presentado por Lúcio Costa, su amigo y exjefe. Niemeyer, el arquitecto elegido por Kubitschek, sería responsable por los proyectos de edificios, mientras que Lúcio Costa desarrollaría el plan urbanístico. 

Brasília fue un gran reto. La ciudad fue construida a la velocidad de la luz, en tan solo un mandato (5 años en aquel tiempo), y Niemeyer tuvo que planificar una serie de edificios en tan solo unos pocos meses. Entre los más destacados, se encuentran la residencia del Presidente, llamado Palacio da Alvorada; el edificio del Congreso Nacional, que es la Cámara de Representantes y el Senado; la Catedral de Brasília; los edificios de los Ministerios y la sede del Gobierno, donde está el Palacio Presidencial, así como otros edificios residenciales y comerciales. 

La determinación de Kubitschek fue fundamental en la construcción de Brasília, llevando adelante su intención de desarrollar el centro despoblado de Brasil (A modo de ejemplo, esto sería equiparable a América del Norte y su desarrollo del oeste): llevar personas para el interior y dar derecho al progreso en todo Brasil. El proyecto de Lúcio Costa, ganador del concurso, puso en práctica los conceptos de ciudad modernista: el coche en la parte superior de la jerarquía de medios de transporte, lo que facilitaba el movimiento por la ciudad, los bloques de edificios situados lejos de la ciudad, sobre pilotes en amplias zonas verdes. Brasília tiene directrices que se refieren a proyectos de Le Corbusier, en la década de 1920, y aun a su proyecto para la ciudad de Chandigarh (India), como la escala monumental de los edificios gubernamentales. La ciudad de Lúcio Costa también tiene conceptos similares a los de los estudios de Hilberseimer.

Eixo Monumental de Brasília
La construcción de Brasília fue una controversia. Los preceptos del urbanismo moderno ya sufrían críticas incluso antes del comienzo de su construcción, sobre todo debido a su escala monumental y a la prioridad asignada al coche. Al final, Brasília ha crecido de forma no planeada y las ciudades satélite (o dormitorio) han surgido para dar cabida a la creciente población. Actualmente, tan solo una pequeña parte de los habitantes del Distrito Federal habita en la zona prevista en el plan maestro de Lúcio Costa. 

En mayo de 1958 fue inaugurado el primer templo de ladrillo en Brasília, la pequeña iglesia de Nuestra Señora de Fátima. Construido en 100 días muestra, entre muchos monumentos, cómo Niemeyer también se encarga de la escala pequeña y humana. El interior tiene paneles de Alfredo Volpi.

El palacio Presidencial fue el primer edificio público inaugurado en Brasília, en junio de 1958. En este trabajo, Niemeyer realiza un formato inusual para los pilares, por lo que esta forma, la fachada de pilares, dio origen al símbolo y emblema de la ciudad. 


Palacio del Planalto, el Palacio Presidencial
El palacio Presidencial se abrió sobre la transición de la capital, el 21 de abril de 1960. Durante la construcción del edificio, la sede del gobierno trabajó en el Catetinho, una casa de dos pisos de madera situada a las afueras de Brasília. Este es uno de los edificios de la Praça dos Três Poderes, junto con los otros dos: el Supremo Tribunal Federal (STJ) y el Congreso Nacional.

Marcada por su arquitectura única, la Catedral Metropolitana es una de las obras más expresivas de Brasília. El acceso a la nave se realiza a través de un paso subterráneo, intencionadamente oscuro y mal iluminado, buscando contrastar así con el interior que recibe una intensa iluminación natural. 

Congreso Nacional
El edificio del Congreso Nacional, inaugurado en 1960, está situado en el centro del Eixo Monumental (Eje monumental), la principal avenida de Brasília. Por delante hay un espejo de agua y una amplia zona de césped, ya en la parte posterior del edificio se encuentra la citada Praça dos Tres Poderes. Como es lógico, es uno de los edificios más importantes de Brasil. Se compone de dos hemisferios, el hogar de la Cámara de los Representantes y el Senado. Entre los hemisferios hay dos bloques de oficinas. 

En 1964, Niemeyer viaja a Israel para trabajar y regresa completamente diferente a Brasil. En marzo de ese año, el presidente de Brasil en ese momento, João Goulart (Jango), que se había hecho cargo del país después de que el presidente electo Janio Quadros renunciase, fue depuesto por un golpe de los militares, quienes tomaron el control e introdujeron un sistema de dictadura que duraría 21 años. 

El comunismo de Niemeyer le salió caro. En el período de la dictadura militar en Brasil, la revista Módulo, que conducía ve su sede parcialmente destruida, la oficina de Niemeyer es saqueada, sus proyectos pasaron a ser negados y los clientes desaparecieron.

En 1965, 223 profesores, incluyendo Niemeyer, renuncian a sus cargos en la Universidad de Brasília en protesta contra la política universitaria y represalias del gobierno militar. Ese mismo año, viajó a Francia para realizar una exposición de su obra en el Museo del Louvre. 

Palacio de Itamaraty
Al año siguiente, impedido de trabajar en Brasil, se traslada a París. Allí comienza una nueva etapa tanto de su vida como de su obra. Abre una oficina en la avenida de los Champs-Élysées, número 90, y recibe encargos de varios países, especialmente de Argelia, para la que diseña la Universidad de Constantino y, en 1970, la mezquita de Argel. En Francia, proyecta la sede del Partido Comunista Francés (donación), la Bolsa de Trabajo de Bobigny, el Centro Cultural Le Havre y, en Italia, la Editorial Mondadori. Esta última construcción fue encargada por Arnoldo Mondadori, que se había quedado impresionado ante el Palacio de Itamaraty, durante una visita a Brasília. 

Sede de la editorial Mondadori en Italia

Niemeyer regresó a Brasil a principios de los años 80, al comienzo de la apertura política, cuando se produjo la amnistía de los exiliados, durante el gobierno João Figueiredo. 

Sambódromo de Rio de Janeiro


En aquel momento, el antropólogo Darcy Ribeiro, un amigo de Niemeyer, que era vice de Leonel Brizola, antiguo exiliado y el gobernador de Rio de Janeiro, elegido en 1982, contacta con él. Con el fin de consolidar los proyectos educativos y culturales de Darcy Ribeiro, Niemeyer diseña las CIEPs y el Sambódromo de Rio de Janeiro, un edificio que dispone de salas para clases debajo de las gradas. 

En la década de 1980, diseñó el Memorial JK, el edificio Manchete (Sede del Grupo de Medios de Comunicación Bloch) en 1983; la Arena de Rodeo y el Parque de Peóes "Mussa Calil Neto" en la ciudad de Barretos, São Paulo, en 1984; el Panteón de la Patria, en Brasília, en 1985, y el Memorial de América Latina, en São Paulo, en 1987. En 1988, se crea la Fundación Oscar Niemeyer con el fin de preservar su colección de cerca de 500 obras.

El Memorial de América Latina, ubicado en el barrio de Barra Funda en la ciudad de São Paulo, se abrió al público el 18 de marzo de 1989. El concepto y el proyecto cultural de este espacio fue desarrollado por el antropólogo Darcy Ribeiro. 

Memorial de América Latina, São Paulo (Brasil)

En 1991, a los 84 años, diseñó el Museo de Arte Contemporánea de Niterói (Rio de Janeiro), en una tierra que él mismo eligió cuando conducía a través de Niterói. Considerado como una de sus grandes obras, el proyecto integra la arquitectura del MAC con el panorama de la Bahía de Guanabara, la playa de Icaraí y el relieve de Rio de Janeiro. 

El 22 de noviembre de 2002, se inaugura el complejo que alberga el Museo Oscar Niemeyer en Curitiba (Brasil). En 2003, Niemeyer fue elegido para diseñar su primer edificio en Gran Bretaña, un pabellón temporal en la Serpentine Gallery, una galería de Londres que construye cada año un pabellón en Hyde Park Gardens. A pesar de su preferencia por el hormigón, Niemeyer optó por una estructura en acero debido a la naturaleza temporal de la obra, que abogaba por una arquitectura plegable.

En 2002 se completa la 12ª versión del proyecto del Auditorio Ibirapuera (São Paulo, Brasil), diseñado para el parque desde 1952. y cuyas obras se completaron tan solo en 2005. 

Auditorio Ibirapuera

El 15 de diciembre de 2006, con casi 50 años de retraso, se abrió el Museo Nacional Honestino Guimarães y la Biblioteca Nacional Leonel de Moura Brizola, que juntos forman el mayor Centro cultural de Brasil, denominado Complejo Cultural de la República, en la explanada de ministerios en Brasília. El complejo, de 91 800 metros cuadrados, costó 110 millones de reales para el Gobierno del Distrito Federal. La apertura coincidió con el 99 aniversario de Oscar Niemeyer. 

Niemeyer completó su centenario en 2007, perfectamente lúcido y activo. Ese mismo año, el 12 de diciembre, recibió el premio más importante del gobierno francés por el conjunto de su obra, el título de honor de la Legión de Honor Nacional.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, le concedió la medalla de la Orden de la Amistad, el 14 de diciembre de 2007. En el mismo año, el Iphan (el Instituto de propiedades históricas de Brasil) determinó que fuesen considerados patrimonios históricos nacionales 35 obras del arquitecto, de las cuales 24 fueron seleccionadas por el propio Niemeyer.

Fuera de Brasil, aún en 2007, el arquitecto comenzó las obras de su primer proyecto en España: Un centro cultural con su nombre, el Centro Niemeyer en Avilés, Asturias. Este proyecto fue ofrecido a la Fundación Príncipe de Asturias como agradecimiento por el honor que Niemeyer recibió en 1989, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. El proyecto constaba de cinco partes distintas y complementarias: cuadrado, auditorio, cúpula, torre y un edificio de usos múltiples. Al final, fue inaugurado en la primavera de 2011.

Centro Niemeyer en Avilés, Asturias

En su matrimonio con Annita, tuvo su única hija, Anna Maria Niemeyer, nacida en 1930, y que le daría al arquitecto cinco nietos, trece bisnietos y cuatro tataranietos, y que acabaría falleciendo el 6 de junio de 2012, a los 82 años. Viudo desde 2005, Niemeyer se casó otra vez en noviembre de 2006 con su secretaria, Vera Lúcia Cabreira, que tenía 60 años. 

Hasta el 23 de septiembre del 2009, cuando fue hospitalizado, después de pasar por dos operaciones: una para la extracción de la vesícula biliar y otra de un tumor de colon, el arquitecto iba todos los días a su oficina, en Copacabana (Rio de Janeiro), donde trabajaba en el proyecto “Caminho Niemeyer”, en Niterói, compuesto por un conjunto de nueve edificios. 

Hasta octubre de 2009, Niemeyer estuvo hospitalizado en el mismo centro, en Rio de Janeiro. El 25 de abril de 2010, fue hospitalizado de nuevo, esta vez por una infección del tracto urinario. El arquitecto iba a participar en el lanzamiento de la edición especial de la revista Nosso caminho, el 27 de abril, en honor a los 50 años de Brasília, pero la fiesta acabó siendo cancelada. 

Unos pocos días antes de cumplir 105 años de edad, Oscar Niemeyer murió en Rio de Janeiro, un 5 de diciembre de 2012 a las 21h55, debido a una infección respiratoria. Había estado ingresado desde el 2 de noviembre en el Hospital Samaritano. Su cuerpo está enterrado en el cementerio de San Juan Bautista (Rio de Janeiro), donde también está enterrada su única hija Anna Maria Niemeyer, que también murió en 2012.

Sin duda, Niemeyer ha sido exaltado por sus admiradores como un gran artista y uno de los arquitectos más importantes de su generación. Aquellos que no lo admiran dicen que es inútil, frívolo y contradictorio. Irónicamente, estos últimos le dieron el apodo de "arquitecto oficial", gracias a su gran prestigio entre los políticos. 

En 2007 fue elegido el noveno genio vivo en el mundo, en una lista compilada por la empresa Syntetics (Lista de los 100 genios más grandes que viven). 

La lucha política fue una de las cuestiones que marcaron la vida y la obra de Oscar Niemeyer, que siempre se declaró un comunista convencido. Aunque Niemeyer fue ateo durante la mayor parte de su vida, basaba sus creencias tanto en las "injusticias de este mundo" como en los principios cosmológicos: "Es un universo fantástico que nos humilla, y no podemos disfrutar de ello, pero estamos impresionados por el poder de la mente humana... al final, ¡eso es todo, se nace, se muere, eso es todo!" 

Mariana B.
Bloguera biográfica 

1 comentario:

  1. Un mes más, una de las grandes figuras de Brasil sale a escena. ¡Gracias, Mariana! Me ha impresionado todo su legado...

    ResponderEliminar