Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

lunes, 22 de agosto de 2016

Pregunte a la Duquesa: LA DUQUESA RESPONDE...


¡Hola, mis queridos correveidileanos!

¿Han disfrutado de las Olimpiadas? ¡Espero que sí! Yo, sin embargo, por mis encargos reales, no he podido acompañar las competiciones como me gustaría… Bueno, deportes aparte, hoy en mi sección trataré de solucionar las dudas que he recibido de dos de nuestros lectores más ilustres.

La primera es de mi compañera de nobleza Sissi (¡Sí, la bellísima emperatriz de Austria y reina de Hungría!), sobre el vocablo “beba” y su significado. Para Sissi y también para todos aquellos que hasta hoy no han oído hablar de este vocablo, según la Real Academia Española, “beba” es un término utilizado en Perú, Argentina y Honduras, que corresponde al femenino de la palabra “bebe” (sin tilde), y que quiere decir “niño de pecho”. La palabra correspondiente utilizada en España es “bebé” (¡Ojo a la tilde!) y que significa “niño o niña recién nacido o de muy corta edad”. Esta es la forma única empleada para los dos géneros.

      En verdad, el vocablo “beba” es resultado de las modificaciones naturales que sufre una lengua, como es en este caso el castellano, cuyos límites geográficos hace muchos años que ultrapasaron la Península ibérica para cruzar el océano Atlántico y habitar otros horizontes, adaptándose a la sonoridad y cultura de cada pueblo. Y aunque yo sea tradicional y conservadora, ¡no puedo dejar de admirar la organización de la lengua!

      Solucionada la primera cuestión, daré paso ahora a la pregunta del también ilustre profesor Uxío, quien mucho nos ha honrado con su visita el año pasado a Brasil. Este profesor gallego, después de mi post sobre el origen de la palabra “quijote”, ha solicitado que explicara con más detalle la expresión “ínsula de Barataria”, nombre atribuido a una de las aventuras recogida en la segunda parte del Quijote.


Pues aquí está: Con el fin de añadir algún episodio en el que el protagonista fuera Sancho Panza y para que todos viesen lo bien que era capaz de gobernar una persona simple, pero de tan buen corazón como era Sancho Panza, incluyó Cervantes en su obra las aventuras de la ínsula de Barataria. En estas, Sancho es nombrado embajador de la ínsula de Barataria por los duques, para reírse de él, puesto que la ínsula resultó ser un pueblo cercano al palacio, en el que todos estaban compinchados para seguirle la corriente a Sancho y para que este se creyera que realmente era un gobernador. Allí tuvo que hacer de juez, pero de manera inesperada resolvió todos los casos muy bien y logró echar a todos los malhechores del lugar. Sin embargo, un médico llamado Pedro Recio quería poner a dieta a Sancho y además, entre todos, le hicieron creer que el reino estaba siendo atacado por unos falsos enemigos y que él debe dirigir la lucha. Entonces, Sancho fue armado con dos escudos que cubrían su cuerpo y que le hicieron caer aparatosamente al suelo, en cuanto quiso ponerse en marcha, simulando la imagen de una tortuga boca arriba. Por lo que se pasó todo el ataque en el suelo, siendo pisoteado por su propio ejército. A pesar de haber vencido al ataque, Sancho huye del lugar montado en su borrico, con el firme propósito de no querer ser nunca más gobernador, ya que prefería estar con don Quijote para poder así comer y descansar en abundancia.

En su huida, se cayó en una profunda sima de la que fue rescatado por don Quijote, que andaba por allí cerca, con la ayuda de los criados del duque. Tras ello don Quijote y Sancho siguieron en busca de aventuras. Por lo tanto, Barataria simboliza una vez más la burla, que los duques montan para divertirse y extender la estancia de don Quijote y Sancho en los dominios ducales, pero asimismo representa la sabiduría popular y el folclore, exaltados por medio de la figura destacada de Sancho Panza. 

Como es sabido, nada en Cervantes o en su obra es por acaso. Como afirma el cervantista Jean-Marc Pelorson: “Aunque Sancho declara que no nació para el conjunto de las obligaciones propias del cargo de gobernador, su humilde renuncia coloca en un mismo nivel «dar leyes» y «defender provincias» o «reinos»; no debemos olvidar que su fracaso final como capitán, incapaz de enfrentarse con una sedición armada, contrasta con sus éxitos anteriores como juez y administrador. En este sentido, puede decirse que la estructura global de los capítulos dedicados a Barataria confirman la idea —expresada por don Quijote en el Discurso de las armas y las letras— de que el valor guerrero es insustituible”. 

Bueno, mis queridos lectores, como siempre, espero haberos entretenido. Un saludo más que especial a la emperatriz Sissi y al estimado profesor Uxío, ¡muchas gracias por vuestro interés y vuestra confianza!
La Duquesa 

4 comentarios:

  1. Muchas gracias mi Duquesa. Ha sido un placer leer una explicación tan detallada sobre la ínsula de Barataria. Una vez más agradecerte el trabajo desinteresado que transluce en este magnifico blog en el que colaboras.

    Espero verte pronto.
    Uxío

    ResponderEliminar
  2. Felicidades, Duquesa. Uma vez más, su sección brillando por su buen hacer y su sabiduría. Gracias por la dedicación para quienes la leemos mes a mes con entusiasmo. Um beso grande,

    ResponderEliminar
  3. Profesor Uxío y querida Pizpireta, yo que los agradezco por el cariño e incentivo de siempre. Esperamos una nueva visita, profesor Uxío!! Un abrazo largo para los dos!

    ResponderEliminar
  4. Querida Duquesa

    ¡No tengo palabras para decirte lo cuanto honrada estoy por haber dedicado tu noble tiempo e ilustre conocimiento para contestar mis preguntas!

    Es realmente fascinante el dinamismo y la riqueza de la lengua. Es curioso saber que, además de distintos géneros, la palabra también posee diferentes grafías. ¿Sabes de otras palabras a las que suceden circunstancias semejantes?

    ResponderEliminar