Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

lunes, 1 de agosto de 2016

Pregunte a la Duquesa: Fenómenos de la lengua...

Hola, mis queridos Correveidileanos:  

La Duquesa de Alba (Goya)

Hoy he elegido un tema gramatical muy interesante para comentar con vosotros: El laísmo, el loísmo y el leísmo, es decir, el uso de los pronombres españoles de objeto directo e indirecto. 

Para mí, los pronombres del idioma castellano y sus reglas gramaticales de colocación son una de las cosas que dan más estilo a la lengua española. Por otro lado, son también motivo de tormento para muchos de los estudiantes. Tanto es así que los pronombres, en especial, le, la, lo y sus correspondientes plurales son motivo de constantes dudas y no es raro que sean usados de manera impropia, de ahí que se generen los fenómenos de: leísmo, laísmo y loísmo.

Por lo tanto, nosotros que somos amantes de esta lengua tenemos la obligación de divulgar estos fenómenos para que los pobres pronombres sean empleados con corrección. A continuación, os ofrezco una serie de pistas para una adecuada utilización: 

1. La elección entre un pronombre u otro depende, en esencia, de que funcione como complemento directo (la/lo, las/los) o indirecto (le/les). No depende de que sea persona, animal o cosa. La principal dificultad es que no siempre resulta fácil determinar el tipo de complemento si este se refiere a persona. 

2. "Lo" se emplea como complemento directo, solo para el caso del masculino: «Lo alabaron mucho (a él)», «El códice lo robaron en enero».

3. "La" también se emplea para el complemento directo, pero referido al femenino: «La alabaron mucho (a ella)», «La entrega de los premios la efectuó el presidente».

4. "Le" se emplea como complemento indirecto, tanto para el masculino como para el femenino, «Le dijeron (a él o a ella) una mentira», «Le extirparon (a él o a ella) el bazo», «Le echó gasolina al automóvil».


Más allá de estas indicaciones básicas, hay que tener presentes asimismo las siguientes observaciones:

I. Ante todo, se debe considerar que hay zonas en las que "le" se emplea también como complemento directo cuando se refiere a personas del sexo masculino, en singular. En este caso específico se admite el leísmo, aunque se recomienda el empleo de "lo". De este modo, resultan admisibles casos como los que siguen: «Le alabaron mucho (a él)» y «Le vi por la calle (a él)». Sin embargo, se desaconsejan estos usos: *«Les alabaron mucho (a ellos)», pues no está en singular, o *«Le consideraba una mujer decidida», pues se refiere a una mujer. 

II. El leísmo no se considera apropiado referido a animales y cosas, de modo que **«Se le desbocó el caballo y no pudo dominarle» debería ser «Se le desbocó el caballo y no pudo dominarlo» y **«Se le perdió el reloj y no le encontró» debería ser «Se le perdió el reloj y no lo encontró».

III. Tampoco "lo" se emplea referido a nombres femeninos, ya sean de personas, animales o cosas: **«Comunicó a la diputada que no podía recibirle», debería ser «Comunicó a la diputada que no podía recibirla» y **«Se le perdió la cartera y no le encontró» debería ser «Se le perdió la cartera y no la encontró». 

IV. Los verbos que los diccionarios clasifican como intransitivos no admiten complemento directo, por lo tanto, con estos no es posible usar lo(s)/la(s) y será siempre le(s)

V. Como regla práctica, en verbos como ver, fotografiar, retratar, tocar, limpiar… se emplea lo(s) o la(s) si nos referimos a la persona, en cambio se empleará le(s) si además aludimos a una parte de su cuerpo (o a algo que posea), en función de complemento directo: «Lo vi por la calle» frente a «Le vi la mano», «La tocó en la mano» (en la mano es complemento de lugar) frente a «Le tocó la mano». 

VI. Por otra parte, la regla que se basa en preguntar «¿a quién?», que se ve en ocasiones en las gramáticas elementales, no sirve para determinar si un complemento es directo o indirecto, sino tan solo si es de persona. Por ello, no debería usarse, puesto que es fuente de leísmos, como tampoco «¿para quiénes?», que no siempre funciona.

Puede encontrarse una explicación más detallada, con numerosas particularidades, en las entradas "Laísmo, loísmo y leísmo" del Diccionario panhispánico de dudas, así como en el artículo sobre "Leísmo" de la Wikilengua.

Como siempre, espero haberos entretenido con mis curiosidades. 

La Duquesa

2 comentarios:

  1. Muy interesante, Duquesa. Gracias por tu ayuda. Felicitaciones por tu sección.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones Duquesa, elegiste muy bien el tema.

    ResponderEliminar