Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

martes, 9 de agosto de 2016

“Facebook”, “Whatsapp”, “Snapchat”, “Twitter”... ¡¿Qué?!

Mi relación con las redes sociales

¿Te acuerdas de algún día en el que las personas se comunicaban a través de cartas? ¿O llamaban por teléfono? ¿O tal vez escribían tarjetas de cumpleaños, de Navidad, de amor o de cualquier otro tema?

¿Piensas que es un pasado lejano? ¡Pues, te digo que no lo es! Tengo 30 años y me acuerdo de las cartas que escribíamos en la escuela para nuestros compañeros de clase y amigos. Así que, cuando una persona tenía internet en su casa y podía enviar correos electrónicos o mirar websites era porque la familia tenía mejores condiciones financieras. De hecho, la cantidad de personas que tenían internet no era casi nada, comparado con la actualidad. 

Las cartas de Bubu

Hasta hoy tengo todas las cartas escritas por mis amigos del colegio, pues tampoco es que me maravillen tanto las redes sociales. Me encantaba recibir y enviar las cartas, porque en ellas hablábamos de la escuela, bien o mal, y de algún profesor (solo gastábamos bromas, me gustaban los profesores y era amiga de muchos de ellos… ja, ja, ja). Además, nos contábamos todo lo que pasaba en nuestras vidas, sobre todo con los chicos, de quién nos enamorábamos, etc. Expresábamos así nuestros miedos y sentimientos de amor. Por eso, digo que fue un tiempo muy bueno aunque no tuviésemos mucha tecnología





Todo empezó con las charlas por el programa que se llamaba “ICQ”, el significado era algo así como: “I seek you”, en inglés. Con él podías añadir a las personas que quisieras para tener una charla personal. Luego surgió el “MSN”, un programa de Google que servía para agradar nuestras charlas. Era similar al “ICQ”, pero tenía más informaciones y con la velocidad mejorada. Más tarde, el "Orkut” sería la red social en la que las personas hablarían, donde dejaban sus testimonios en la página de un amigo o posteaban algunas fotos de su familia, amigos, “novietes”, etc. 

Con el avance de la tecnología, enseguida surgiría una nueva red social que llamaría la atención de todo el mundo y que ocuparía el lugar del “Orkut”, era "Facebook". Cada vez más las personas abrían sus vidas publicando cosas como “dónde están o adónde van, qué hacen, dónde trabajan, las aficiones o lo que les gusta” y, además, publicaban fotos con todos los familiares, trabajo, amigos, etc.

Después del “Facebook”, otras redes sociales han surgido, ahora bien, me y les pregunto ¿dónde está la privacidad? ¿Dónde se quedó la vida personal de cada uno? ¡No tenemos ya más tiempo ni para nosotros! Nos quedamos con el móvil en las manos y lo miramos todo el tiempo. Mientras que la tecnología sea algo bueno para mejorar la comunicación me parece bien, pero es preciso poner límites y aprender a controlarse, visto que no es sano cuando es algo exagerado.


Como consecuencia del mal uso de las redes sociales, el ser humano se está poniendo enfermo y volviéndose adicto a un nivel de vida y, también, a un cuerpo perfecto. Las personas están dejando su esencia para atrás y olvidándose de los momentos sencillos que traen más felicidad como, por ejemplo, charlar con amigos en persona, leer buenos libros y revistas, preocuparse menos por querer ser siempre el mejor o quedarse un rato en silencio. ¡Y muchas más!

¡No dejes que las redes sociales te tomen lo más precioso de tu vida o enloquecerás! ¡No seas rehén de la tecnología! Haz tu vida fuera del mundo tecnológico durante un buen rato de cada día. 

                                                                                                            Bubu

2 comentarios:

  1. Bubu, estoy totalmente de acuerdo contigo. El diálogo se perdió de verdad, hoy por hoy no se habla más con los hijos a la hora de la comida como antes; no se escribe más a los amigos, no se envía una tarjeta de cumple, los padres no tienen diálogos con sus hijos incluso en su propia casa, ya que todos tienen su ordenador, su tele y celular en sus habitaciones. Todos se cierran en su mundo infelizmente.

    ResponderEliminar
  2. Al igual que Bubu, también recuerdo esa época en la que las personas intercambiábamos cartas. Siempre me fascinaron las cartas y hasta hoy sigo enviando alguna de vez en cuando. También escribir me encanta, sin embargo, la vida actual tan llena de trabajo y horas perdidas vagando de un rincón al otro de las grandes ciudades nos deja ya poco margen para eso.
    Al igual que Mei, creo que ya no se dedica tiempo a lo esencial: contacto humano. Sin embargo, también hay que admitir que las nuevas redes sociales han permitido reencontrar a personas a las que se les había perdido el rastro o estar en contacto con diversas latitudes gracias a un simple "golpe de ratón".

    Así que bueno, como casi todo en esta vida, es una cuestión de preferencias y prioridades. ¡GRACIAS BUBU!

    ResponderEliminar