Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

martes, 9 de mayo de 2017

El secreto de las plantas, las piedras y los cristales XI: PITANGUERO y AMETRINA


Plantas...

El pitanguero

Eugenia uniflora

(Fuente: http://www.mundoreal.xyz/wp-content/
uploads/2015/01/Pitangueira-1024x768.jpg)
La Mata Atlántica es una formación vegetal que hay en litoral de Brasil. Esta es conocida por abrigar una de las mayores biodiversidades del planeta. Una de las plantas originalmente encontrada en esa floresta tropical es la Eugenia uniflora, como es denominada científicamente. Sin embargo, este no fue su primer nombre.

En esa misma Mata Atlántica, el Tupi, junto con sus variaciones, era la lengua más usada a la época de la llegada de los europeos. Como cualquier otro idioma, servía para denominar todas las cosas que sus hablantes conocían. De entre esas cosas, los muchos animales y vegetales que poblaban esa mata – desafortunadamente, en la actualidad la devastación ocasionada por la acción del hombre ya ha destruido mucho de la fauna y de la flora que había allí. Una de esas plantas que aún existe es un árbol mirtáceo de pequeño porte que produce un fruto de color rojizo. En su nombre tupi, se conoce como el 'ybapytanga[1].
Pitanguero con pitangas
(Fuente: http://www.mundoreal.xyz/wp-content/
uploads/2015/01/Galhos-da-Pitangueira.jpg)
Como un hablante del portugués puede deducir, ese es el árbol de la pitanga, el fruto de la pitangueira. En español es conocido como pitanguero y también como ñangapiry, especialmente en los países sudamericanos. Se trata de un arbusto de tronco tortuoso y cáscara fina, con una ramificación densa y hojas verde oscuras delicadas que exhalan un olor agradable si son amasadas cuando aún están frescas. Sus flores son pequeñitas y blancas. Su fruto empieza con un color verde y, conforme va alcanzando el grado de madurez, adquiere un color que va desde el amarillo, pasando por el naranja hasta alcanzar un rojo intenso, ocasión en la que el fruto está suculento y es de sabor agridulce[2].

Hojas del pitanguero
(Fuente: http://www.arara.fr/Pitanga5.jpg)
Además de ser una planta de fácil cultivo, el pitanguero tiene un aspecto ornamental, razón por la cual es bastante cultivado, dados los motivos decorativos. Pero este árbol va más allá del aspecto estético. Como es sabido, las plantas producen principios activos que sirven para su propia protección contra plagas y enfermedades. No obstante, muchas de esas sustancias acaban por ofrecer de igual modo propiedades medicinales para aquellos que las consumen. Así, el pitanguero posee, como uno de sus principios activos, el tanino, que lo protege del ataque de microorganismos, hormigas y termitas. Igualmente tiene características curativas, con acción farmacológica adstringente, antidiarreica y cicatrizante[3].

Flores del pitanguero
(Fuente: http://www.oleosessenciais.org/
wp-content/uploads/2015/03/Pitangueira03.jpg)
Asimismo, sus hojas son usadas en tratamientos fitoterápicos, especialmente como medicina diurética, antifebril, antidisentérica, antirreumática y antihipertensiva. El extracto acuoso de la hoja tiene acción antibacteriana y antifúngica, además sus aceites esenciales contienen sustancias como limoneno, alcanfor, citronelol y geraniol[4].


Pitangas
(Fuente: http://flores.culturamix.com/blog/
wp-content/gallery/pitanga-2/1358423073.jpg)
Por fin, la pieza más conocida del pitanguero es evidentemente su fruto. La pitanga es una fruta muy apreciada, aromática y tiene sabor agridulce. Es consumida in natura y en dulces, jugos, jaleas y licores. Es altamente nutritiva, puesto que es rica en vitaminas A, grupos B y C y tiene grandes cantidades de calcio, hierro y fósforo. Además, contiene licopeno, una sustancia antioxidante eficiente en el combate a enfermedades degenerativas[5].    

Sissi

Fuentes de consulta:
1 NAVARRO, Eduardo de Almeida. Dicionário de Tupi Antigo. A língua indígena clássica do Brasil. São Paulo: Global, 2013, p. 420.
2 HARAGUCHI, Linete Maria Menzenga, CARVALHO, Oswaldo Barretto (orgs.). Plantas Medicinais. São Paulo: Secretaria Municipal do Verde e do Meio Ambiente. Divisão Técnica Escola Municipal de Jardinagem, 2010, p. 78. Disponible en: http://www.prefeitura.sp.gov.br/cidade/secretarias/upload/meio_ambiente/arquivos/plantas_med_web.pdf. Acceso en 16.10.2016.
3 JORGE, Schirlei da Silva Alves. Plantas medicinais. Coletânea de saberes, p. 16-20. Disponible en: https://www.vegetall.com.br/wp-content/uploads/2015/05/plantas-medicinais-coletanea-de-saberes.pdf.  Acceso en: 15.10.2016.
4 MONTEIRO, Pedro Henrique Riboldi Monteiro, MAZZA, Carlos Alberto da Silva, MAZZA, Maria Cristina Medeiros. O uso e o potencial da pitanga. Disponible en: https://www.alice.cnptia.embrapa.br/alice/bitstream/doc/576592/1/EVINCI03309.pdf . Acceso en: 15.10.2016.
5 Op. cit.


Piedras...


LA AMETRINA

Al cuarzo que se produce en bandas amarillas y moradas se le ha dado el nombre de Ametrina (amatista+citrina, se piensa que tanto la amatista como la citrina se cristalizaron de manera simultánea durante su formación). Aunque fue originalmente descubierta en Brasil, el actual proveedor del mundo es Bolivia. Los cristales de esta mina normalmente exhiben una abrupta transición de color, que probablemente refleja cambios dramáticos en la temperatura durante su formación.

La mina Anahi, (Bolivia), es la principal productora del mundo. Inicialmente esta mina se hizo famosa en el siglo XVII cuando un conquistador español la recibió como dote por casarse con la princesa Anahi de la tribu Ayoreos. El cuarzo llegó a Europa a través de los regalos del conquistador a la reina de España.

Por lo general, se presenta con forma de pequeños cantos rodados, transparentes, de un color morado uniforme, y a simple vista muy parecido a una amatista, pero en el que puede verse una mancha anaranjada. Suave, ligero y cálido. En ocasiones puede tener más tonos naranjas que morados, o incluso ser solo naranja, solo morada, o no tener mucha pigmentación.

De acción rápida y eficaz, el cuarzo es muy útil en enfermedades prolongadas, ayudando a averiguar las causas de las mismas. Al igual que todas las piedras combinadas, conecta el reino físico con la conciencia superior. Alivia el estrés y la tensión de la cabeza, calmando la mente e invitando a la meditación. La ametrina abre el tercer ojo promoviendo la sanación.

Psicológicamente, la ametrina potencia la compatibilidad y la aceptación de los demás. Muestra la unión y supera los perjuicios. Es extremadamente energética y estimula la creatividad, además de favorecer la adquisición del control de la propia vida, ayudando a superar aparentes contradicciones.

En el ámbito mental, produce claridad, armoniza la percepción con la acción, fortalece la concentración y ayuda a reflexionar sobre las cosas, animando a explorar todas las posibilidades y aportando soluciones creativas. Consigue llevar al intelecto más allá de la realidad cotidiana, vinculándolo con la conciencia superior.


En relación con lo emocional, libera bloqueos, incluyendo la programación emocional negativa y las expectativas, facilitando la transformación y aportando una comprensión de las causas subyacentes del estrés emocional. Asimismo, promueve el optimismo y un tipo de bienestar que no se deja alterar por las influencias externas. También limpia el aura y estimula el amor incondicional, por lo que desbloquea las chacras Sahasrara (coronario) y Anahata (corazón).

Curación
La ametrina llega al fondo de las cosas. Sus propiedades de limpieza son poderosas, disipando la negatividad del aura y las toxinas del cuerpo. Es una potente purificadora de la sangre, regenerando el cuerpo físico y fortaleciendo el sistema inmunitario; además favorece el funcionamiento del sistema nervioso y la maduración física, estabilizando el ADN/ARN y oxigenando el organismo.

La ametrina cura el síndrome de fatiga crónica, eliminando la depresión, las alteraciones gástricas y las úlceras, así como el letargo, los dolores de cabeza y las enfermedades relacionadas con el estrés. Libera los bloqueos de los cuerpos sutiles físico, emocional y mental. Es muy energética y estimula la creatividad.


Entre otras cosas, ayuda a obtener el control sobre la propia vida y a superar las contradicciones. Produce claridad mental, fortalece la concentración y vincula el intelecto con la conciencia superior, liberando los bloqueos emocionales y promocionando el optimismo.

Elementos relacionados: agua y fuego (amatista y citrino).

Modo de usoColocar en la cabecera de la cama, entre una vela naranja y otra morada para evitar las pesadillas y los ataques mágicos o psíquicos mientras dormimos.

Dama de Castro

Fuentes de consulta:

1 comentario: