Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

miércoles, 20 de julio de 2016

Fósiles vivientes


Los fósiles vivientes son especies que viven a lo largo de una gran porción de tiempo geológico, o sea, un intervalo de tiempo caracterizado por acontecimientos importantes de la Historia de la Tierra y de la vida.


Cocodrilos
240 millones de años

De acuerdo con las normas dictadas por la Naturaleza, y siguiendo la más elemental de las leyes físicas (a toda acción se corresponde una reacción), los millones de especies de seres vivos han variado sus formas, dimensiones y comportamientos, plegándose a los caprichos ambientales. El fin de esta estrategia no es otro que perpetuar las especies. La vida en la Tierra comenzó hace unos 3800 millones de años y, gracias a estos mecanismos evolutivos, hoy la Tierra está totalmente habitada.


Tiburón anguila
350 millones de años
A partir de entonces, y de la mano de la selección natural, todas las especies han sufrido milenarias transformaciones, las cuales han estabilizado o modificado su tamaño, eliminando patas, agregando alas, cambiando branquias por pulmones, haciéndoles surgir ojos o colocándoles la boca en la espalda. Son estrategias de supervivencia. Con ellas, las especies se adaptan mejor al medio y sobreviven.    


Pepiratus
570 millones de años
Sin embargo, esto no ocurre en todos los casos. A veces, sucede "un error" en el camino evolutivo o una catástrofe imprevista. Entonces, determinados grupos terminan en el callejón de la extinción. Esto ya les ha sucedido a miles de seres irrepetibles y les sucederá a otros tantos. El caso más conocido pasó hace 65 millones de años, cuando un gigantesco meteorito cayó sobre la Tierra acabando con dos terceras partes de la biodiversidad entonces viva.


Cangrejo herradura
445 millones de años
Hay otros seres, como el celacanto (pez óseo), en los que los cambios parece que se han estancado. Se trata de un puñado de animales que, en uno de sus saltos evolutivos, alcanzaron una perfección casi absoluta. Lo lograron hace miles o millones de años y ahí siguen, igual que en épocas tan pretéritas en las que no había ni aparecido el hombre. Los celacantos aparecieron hace 360 millones de años, durante el período Devónico, alcanzando su mayor diversidad 150 millones de años después, ya en el Triásico, tras lo cual empezaron un largo declive que se supone que acabó con todos ellos.


Celacanto
400 millones de años
Los registros fósiles señalan que en aquellos períodos los celacantos ya habían alcanzado formas similares a las actuales: dos aletas pectorales y dos pélvicas, imbricadas en una base carnosa, es decir, estos grandes peces sufrieron un camino evolutivo como todas las especies hasta que, en un determinado momento ocurrido hace millones de años, se detuvo, conservándose desde entonces sin variaciones. Los celacantos son, en realidad, auténticos fósiles vivientes.


Iguana marina
200 millones de años
La iguana marina, pariente cercano de los saurios extinguidos hace 65 millones de años y mensajero de aquel período, es el más recurrente de los actuales fósiles vivientes. Este reptil se separó de sus grandes parientes hace más de 200 millones de años. En su encierro de las islas Galápagos, no necesitó nada más que ver transcurrir los siglos para llegar al tercer milenio.


Nautilos
600 millones de años

Mucho antes de que lo hicieran las iguanas, y pasando por alto las medusas, esponjas, equinodermos y otros invertebrados afines, los moluscos ya navegaban por los mares. Hace 600 millones de años, las conchas de los Nautilos conquistaron los mares. Algunas de estas especies aún colonizan sin inconveniente los arrecifes de los océanos Índico y Pacífico.


Cucarachas
300 millones de años
Los insectos, también invertebrados, son veteranos pobladores de nuestro planeta. Entre los primeros en aparecer están las cucarachas, presentes hace más de 300 millones de años. Sus formas no han variado. Es indudable que con este género la evolución agotó sus últimos recursos, en cuanto a capacidad de supervivencia se refiere. No contenta con adaptarse a cuantos cambios sufrió desde entonces el planeta, es una de las escasísimas especies a las que no parece afectarle la guerra sin cuartel que el hombre ha declarado a la Naturaleza.


Escorpiones
350 millones de años
Es más, la cucaracha se aprovecha de nuestra especie y nos parasita. Hasta tal punto que fue el primer animal localizado, sin ningún daño aparente, tras las explosiones nucleares. Aunque hablando de radiactividad, la cucaracha tiene un compadre que resulta igual de resistente. Se trata del escorpión, que surgió junto con otros arácnidos y ácaros hace 350 millones de años. Lo hizo exactamente igual que se conserva hasta hoy y diversos test han confirmado su inmunidad a la radiactividad.

Como está demostrado es en el agua donde se originó la vida, el lugar donde más especies ancestrales se concentran. La razón no es otra que los escasos cambios que se han registrado, hasta la fecha, en las profundidades oceánicas. Entre las especies más abundantes están los peces del tipo cartilaginoso. 


Albatros
34 millones de años

Tiburones, mantas y rayas lograron anatomía y formas de vida en el lejano Devónico. Lo hicieron de una manera que, en el contexto de la Historia de la vida, debe ser considerada como instantánea. Igual que el celacanto, estos peces ya eran como son ahora hace más de 350 millones de años. Con el paso del tiempo surgieron nuevos grupos animales: reptiles, anfibios, aves y mamíferos.


Ornitorrinco
200 millones de años
Los últimos en llegar fueron los mamíferos. Los más primitivos lo hicieron a lo largo del Triásico, aproximadamente hace unos 200 millones de años, aunque de aquellas formas ninguna ha sobrevivido. El ornitorrinco, una especie de mamífero semiacuático endémico del este de Australia y de la isla de Tasmania, es uno de los pocos mamíferos que conserva la capacidad de poner huevos y se trata de los más antiguos. Su registro ronda los 200 millones de años.   

Al margen de la evolución y sujetos a las más diversas condiciones, estos fósiles vivientes son testigos inmutables de gran parte de la Historia del planeta. Como suspendidos en el tiempo, han navegado por las más variables Eras y parecien indestructibles a los cambios. Así ha sido hasta la llegada del hombre. Ojalá puedan sobrevivir millones de años más, incluso conviviendo con la tradicional conducta predatoria de los Homo Sapiens.

Pepe Cocrodilo
(Adaptado de diversas fuentes)


2 comentarios:

  1. Pepe Cocodrilo... ¡menudo plantel nos has presentado! Todos viejos conocidos, imagino. Además del cariño que te tengo, mi preferido es el ornitorrinco... aunque todos tienen su particular belleza y, sobre todo, su importancia en la evolución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pizpireta, buenos días.

      A mí también me gustan los ornitorrincos. Son simpáticos y, sobre todo ¡deliciosos!

      Gracias por tu visita.

      Beso cariñoso.

      Eliminar