Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

lunes, 10 de octubre de 2016

TRADUCIENDO: "Las Novelas Ejemplares" de Cervantes

Las reflexiones a continuación, referentes a la traducción de las Novelas ejemplares (Cosac Naify, 2015, que en breve será reeditada por Penguin-Companhia) de Cervantes, forman parte de una pequeña entrevista que le concedí al periodista Welington Andrade, de la revista Cult. Las transcribo aquí porque no se utilizaron la mayor parte en la materia, asimismo las preguntas me parecieron muy buenas. 


Pregunta – ¿Qué trampas o retos la lengua española cervantina plantea para la traducción de las Novelas ejemplares al portugués?

Ernani Ssó – La primera trampa, la más obvia y quizás la más peligrosa, es precisamente la similitud entre el español y el portugués. Es una invitación a la pereza, a traducirse todo literalmente, por lo que conduce a los engaños y estragos más abyectos. En muchas traducciones, uno ve el original bajo el texto en portugués, como en una película con subtítulos. Según mi punto de vista, esto es lioso, pues me pongo a retraducirlo mientras leo.

Justo es afirmar que en el caso de Cervantes, uno de los grandes desafíos es el lenguaje. Muchas palabras o expresiones han caído en desuso, como es "dar voces" para decir “gritar”, por ejemplo. Si uno se decide por la palabra “dar voces”, tendrá que explicarla en una nota a pie de página. La verdad es que no es una situación fácil, el tiempo atropelló la lengua, ¿qué hacer?, ¿Mantener los arcaísmos que solo especialistas entienden?

Por lo general, busco términos que eran corrientes en el tiempo de Cervantes, pero que siguen siendo legibles en la actualidad. Nunca uso palabras modernas o que suenen modernas, por más antiguas que sean, como es el caso de “esperto” y “voleo”. A título de ejemplo: “esperto” en Brasil se ha convertido en sinónimo de ‘estafadores’ y “voleo”, común en los días de Cervantes, pero que dio las caras por aquí (Brasil) tan solo alrededor del siglo XX.

Ahora bien, me veo obligado a mantener los arcaísmos, como es el caso de la Novela de “La ilustre fregona”. Hoy por hoy, la palabra más cercana sería “faxineira”, no obstante, novela de “La Ilustre faxineira” iba a sonar muy raro, ¿verdad? Y apenas “criada” no da la dimensión exacta del trabajo de una “fregona”.

Otro reto muy grande es la fluidez de Cervantes. ¿Cómo encontrar su ritmo en portugués? Lo cierto es que no todo lo que funciona en español, funcionará en portugués, dicho de otro modo, ser literal puede ser la peor salida. Prosiguiendo con el tema, se sabe que la estructura de la frase en español es muy distinta de la del portugués.

Mire, no se trata de facilitar o abaratar a Cervantes para el lector, una vez que algunas personas piensan que lo hice con el Quijote. Es algo un poco más complicado. Es tratar de poner a Cervantes en portugués, idioma de Brasil, con nuestro ritmo y musicalidad. “¡Ah, exclaman!”, es muy sospechoso: así es simple y placentero leerlo. Pero, le pregunto, ¿Por qué debería ser pesado y oscuro, si Cervantes es fácil y divertido? No cabe duda de que hubo algún problema, ya que al pasar de un idioma a otro se hizo pesado y oscuro.

Pienso, por eso, que si es para dejar a Cervantes en el medio del camino, en una especie de “portuñol” o en un portugués legible apenas en el tiempo de Camões, sería mejor publicar el original, incluso en una buena edición comentada. Más de cuatrocientos años nos separan de Cervantes. No se puede mirar este hueco con indiferencia, o darlo por intraducible e irse a mirar la tele.

P – ¿Le es posible al lector brasileño contemporáneo comprender las sutilezas y el mecanismo del humor cervantino?

E.S. – Por supuesto, en la esencia, el humor es exactamente el mismo. A este respecto, conviene decir que, buena parte del humor en las Novelas ejemplares está en la trama, en las escenas o en el tono, cosas que resisten más al tiempo y a los traductores. No obstante está, ciertamente, el humor en los juegos de palabras y en las referencias culturales, en cuyo caso solo hay dos salidas: notas a pie de página para explicar el chiste o para recrearlo. Entonces, opté por la recreación, tratando de no alejarme del clima original. Espero no haber sido infeliz con la elección.

Por ende, merece la pena señalar que ni todas las Novelas ejemplares tienen humor. En realidad, la mayoría no lo tiene. Hay novelas trágicas, otras de aventura... Son varios géneros en este libro. A Cervantes le gustaba probar, ya lo sabe.

P – Más allá del humor, ¿hay algún otro aspecto narrativo en las Novelas ejemplares que requiera una mayor atención del traductor?

E.S. – El amor. Tal vez el amor sea más complicado que el humor. El lenguaje de los amantes se ha vuelto casi todo ridículo con el paso del tiempo, así que hay momentos en los que parece que estamos defraudando el habla. Cabe señalar que necesitamos tener mucho cuidado para no salirnos del entorno de la escena, para no divergir del clima. Como le había dicho, cuatrocientos años nos separan. En efecto, parte del juego es embarcar en la máquina del tiempo y disfrutarlo.

P – ¿Se puede volver el humor de Cervantes contemporáneo al nuestro?

E.S. – A mi modo de ver, no hace falta, una vez que el humor de Cervantes continúa siendo perfectamente comprensible y risible en los días de hoy, a excepción de una u otra referencia cultural, como le dije anteriormente. No es el caso de un Aristófanes, por ejemplo. Más distante en el tiempo, Aristófanes es casi todo ilegible, desafortunadamente perdió su gracia.

P – ¿Qué tiene aún Cervantes que decir en nuestros días?

E.S. – Cervantes sigue siendo actual, sí. Lo que nos lleva a decir que él entendía de gente, de sus anhelos y miedos profundos. Eso por sí solo ya sería una razón más que suficiente para leerlo. Sin embargo, al contrario de muchos autores antiguos, escribió de un modo que sigue siendo atractivo para los lectores en la actualidad. Por cierto podría haber dicho la famosa frase de Stevenson: “Deleitar es servir; no es difícil instruir y entretener a la vez, pero, en cambio, es muy duro conseguir plenamente lo primero sin lo segundo”.

Ernani Ssó

Traducción de Mei Santana

4 comentarios:

  1. Excelente entrevista, gracias Ernani por contribuir con un texto más en este blog. Felicidades también a Mei por su trabajo. Un cariñoso abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Será siempre un placer trabajar con personas tan generosas como ustedes. Traducir es mi vida, mi pasión, es aprendizaje y crecimiento, puesto que no traduzco solo palavras sino ideas y sentimientos. Gracias a Marta y a Ernani por la oportunidad. Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  3. La traducción es un arte que admiro muchísimo, tan plástica y expresiva que proporciona a los lectores conocer la sensibilidad del autor y todo el refinamiento y primor del traductor.
    ¡Gracias a Ernani y a Mei por compartir con nosotros este talento increíble!

    ResponderEliminar
  4. Se sabe que la traducción requiere interpretación y comprensión total de un texto en una lengua de partida para la lengua de llegada, ello hace que se críe algo nuevo a partir de las palabras de otra persona. Felicitaciones por este trabajo tan brillante!

    ResponderEliminar