Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

miércoles, 5 de octubre de 2016

Medusa: La maldición de la hermosura


Estimado(a) lector(a):

¿Crees que la hermosura puede convertirse en una maldición? Tal vez no, pero para una hermosa joven llamada Medusa, eso fue lo que ocurrió. Medusa es uno de los personajes más anecdóticos que existen en la mitología griega. En un inicio, era una joven sacerdotisa que servía en el templo de la diosa Atenea (en Atenas). Todos los días, con laboriosidad, la muchacha entregaba ofrendas y rezaba a la diosa de la guerra y de la sabiduría.


En esa época las sacerdotisas que servían a Atenea tenían como rasgo principal el ser vírgenes, ya que al ser la propia diosa una divinidad inmaculada no se les permitía tener relaciones carnales. Sin embargo, Medusa tenía una extraordinaria belleza que provocaba envidia entre las mujeres, así como también asombro y deseo entre los hombres e inclusive entre los propios dioses.


Medusa de Bernini – 1630

Su belleza fue tan grande que llegó a deslumbrar a Poseidón, dios de los mares, que al verse enamorado de Medusa decidió seducirla (para algunos más bien fue una violación), en el templo de Atenea. Esto provocó la rivalidad declarada entre Atenea y Poseidón, que ya eran rivales de por sí. Atenea, molesta por la mancha que su templo había sufrido, se propuso cobrar una horrible venganza. 


Medusa estaba destrozada, puesto que mancillada en su honor ya no podría ser sacerdotisa, ni tampoco casarse. Terrible, ¿no? Pero todo iba a empeorar, puesto que la mismísima Atenea lanzó un conjuro sobre la joven, que pasó a ser una “Gorgona”, igual a sus dos hermanas, Esteno y Euríale. Las gorgonas eran un tipo de “monstruos desalmados, con manos metálicas y colmillos afilados. La antigua Grecia tenía monstruos peligrosos y grotescos, pero quizá nunca tan temibles como las Gorgonas y, de todas ellas, fue sin duda Medusa la más famosa y quizá la más desafortunada”. Además, su físico sufrió una transformación radical, “su tersa piel fue sustituida por escamas y arrugas, sus piernas por una larga cola de serpiente, su perfecta sonrisa ahora tenía colmillos de jabalí, pero lo más terrible eran sus ojos, oscuros y vacíos, que eran capaces de convertir a un hombre en piedra de una sola mirada”.


No conforme con este castigo, Atenea también se puso celosa de la hermosa cabellera que tenía Medusa, razón por la cual dentro del castigo, en lugar de cabellos dispuso que le poblaran la cabeza serpientes. La nueva Gorgona fue desterrada por la diosa y acabó habitando una isla, donde estaban las otras hermanas. Un lugar que pronto se convirtió en cementerio de cientos de héroes que intentaban matar a Medusa y hacerse con su poder. 

Sin embargo, la sed de venganza de Atenea no estaba todavía saciada. Según parece, de aquel “idilio fortuito” que hubo entre Poseidón y Medusa surgió un embarazo, lo que no hizo más que incrementar el rencor de Atenea, que ordenó a Perseo que matase a Medusa.  Este en el cumplimiento de su misión, que era algo suicida, tuvo que usar unas sandalias aladas que le había proporcionado Hermes, el mensajero de los dioses. Esta protección adicional le ayudaría a evitar la mirada de Medusa, así como también un escudo muy brillante perteneciente a la propia Atenea, de forma que, si llegaba a mirarle, pudiera repeler el ataque de la luz letal de sus ojos. Por suerte, no tuvo necesidad de usarlo, ya que esperó a que Medusa se durmiera. Perseo llegó volando con sus sandalias, logró ubicarse encima de Medusa para cortarle la cabeza en un solo acto. 

Con este corte, en la mitad del cuello, salieron los hijos de medusa, Pegaso y el gigante Crisaor. “Se dice que los corales del Mar Rojo se han formado de la sangre de Medusa, que salpicó las algas cuando Perseo dejó la cabeza junto a playa, incluso se ha llegado a afirmar que las víboras venenosas del Sáhara habrían brotado de las gotas caídas de su sangre”. 


Esta cabeza era para Atenea, que la utilizó como escudo en todas sus batallas. Cuenta la leyenda que “la sangre derramada en la decapitación de Medusa fue celosamente guardada para fines que sólo los Dioses conocían, ya que la sangre de su vena izquierda venía a representar un veneno mortal, y la de su lado derecho, tenía características sanadoras que se utilizaban incluso para poder resucitar a los muertos”. 



Interpretaciones modernas

Psicoanálisis


Perseo con la cabeza de Medusa
¿Qué opina la ciencia moderna sobre el mito de Medusa? En 1940 se publicó, de manera póstuma, un artículo de Sigmund Freud titulado ‘La cabeza de Medusa’, en el que se sentaban las bases para las críticas sobre el mito. Medusa se representa de la siguiente manera: “el talismán supremo que proporciona la imagen de la castración -asociada en la mente del niño con el descubrimiento de la sexualidad materna - y su negación”. 

Los principales psicoanalistas han continuado con la crítica lanzada por Freud hasta la actualidad. Por ejemplo: “Beth Seeley analizó el castigo de Medusa por el ’crimen’ de haber sido violada en el templo de Atenea como un resultado de los conflictos no resueltos de la diosa con su padre, Zeus. Esto para hacerse una idea de las líneas que se han ido postulando…


Feminismo

Y los movimientos sociales que defienden la igualdad de derechos de las mujeres, ¿qué piensan sobre Medusa? En el siglo XX, varias feministas revisaron las apariciones de Medusa en la literatura y la cultura modernas, incluyendo su uso como estandarte de la archiconocida marca Versace.Mary Valentis y Anne Devane señalaron que cuando le preguntaban a las mujeres cómo les parecía que era la ira femenina, siempre era Medusa, el monstruo mitológico con serpientes en la cabeza, lo primero que se les venía a la mente aunque, eso sí, ninguna de las mujeres que entrevistaron podía recordar los detalles del mito”.


A modo de conclusión

En más de una ocasión habremos oído esa frase de que “a una bella mujer todo, o casi todo, se le perdona”. La historia de la infeliz Medusa es la antítesis de este dicho tan popular. Siendo una pobre inocente, fue castigada con tintes de crueldad. Seguramente, dado el carácter peculiar de los dioses griegos, que estos siempre se comportaban como si fueran comunes mortales entregándose al sabor de las emociones y de los deseos más instintivos, por lo que son los únicos responsables por el desenlace de esta tragedia mitológica.

Pepe Cocodrilo








Consultas bibliográficas y citas:

Imágenes:

5 comentarios:

  1. Esta es una de las historias más interesantes del universo mitológico a mi parecer y, sin duda, una de las que ha tenido mayor transcendencia, aceptación y adaptaciones de todo tipo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pepe por un texto tan bello.

    ResponderEliminar
  3. La envidia, la venganza y el celo están presentes en toda la historia.

    ResponderEliminar
  4. La historia de Poseidón es sórdida, machista y me causa asco.
    Este dios se valía de su poder y violaba a las mujeres (diosas), y con ellas tenía un sinfín de hijos.
    Lo más sórdido no es apenas la historia con Medusa, en que la violó en el suelo de un templo consagrado a Atenea, sino más bien la violación de Deméter. Poseidón la persiguió, ésta rechazó sus avances, transformándose en una yegua para poder esconderse en un rebaño de caballos, pero Poseidón advirtió el engaño, se convirtió en un semental y la violó.
    Violó también a Céneo, sedujo a Álope y a Teófane y muchas otras. Está claro que la mujer era usada como objeto de deseo, satisfacción sexual y procreación. Mujeres sin voz, sin autoridad, lo que hacian era nada más que servir sexualmente a un único hombre (dios) que detenía el poder.
    Él no era tan solo “agitador de la tierra” era también un maníaco, obseso, violador de mujeres.
    Menos mal que hoy en día esto ha cambiado! No tanto, pero…

    ResponderEliminar
  5. Estimados, buenas tardes.

    Pido disculpas por solamente ahora hablar con vosotros.

    Como en todas las tragedias griegas afloran características humanas en los dioses.

    Un subterfugio poético, para narrar las máculas de nuestra condición humana.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar