Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

lunes, 22 de febrero de 2016

Entrevista a José Miguel Ramírez – parte 2/2: “Hay que tratar de terminar lo que uno comienza…”

Una entrevista iluminada
Conforme os prometí en la última entrega, aquí tenéis la segunda parte de la entrevista formal que mantuve con José Miguel, la mañana del 30 de enero de 2016…

¿Piensas que uno nace o se hace un políglota, en tu caso, hiperpolíglota?

Bueno, yo creo que definitivamente uno se hace. Crecí en una familia monolingüe, donde todo el mundo habla solo español, entonces, yo me tuve que buscar los idiomas que quería aprender. El inglés primero, por medio de la música pop y rock que me gustaba mucho. Después, ya en el colegio, tuve la suerte de conocer a algunos extranjeros y de hacer algunas amistades. Por medio de la página por la cual te conocí, Alessandro, Polyglots, he conocido políglotas de todo el mundo y hay unos que cuentan que son hijos de políglotas o que, por lo menos, el padre es de un origen y la madre de otro, entonces crecerían con dos idiomas, ya pues se les hizo un poco más fácil aprender un tercero. Yo nunca tuve ese impulso, sin embargo, considero que en mi caso no es raro. Hay muchos políglotas en el mundo –y de los buenos– que crecieron monolingües, pero que impulsados por esa curiosidad y por esas ganas de aprender, terminaron aprendiendo.

Yo lo que tengo claro es que aprender la primera lengua extranjera sí toma tiempo; creo que cuando uno aprende su primer idioma extranjero uno tiene que hacer un esfuerzo importante. En mi caso, yo me demoré varios años para aprender inglés, pero ya con el tercer idioma que fue el alemán, digamos que noté que me sentía más cómodo y que muchas cosas se me hacían conocidas por el proceso que ya traía de aprender inglés y eso ha seguido siendo así con los otros idiomas, o sea, parece que cada idioma nuevo que aprende uno de alguna manera, entre comillas, es más fácil que el anterior.

¡Hay idiomas muy complejos! El japonés, con la escritura; la fonética de las lenguas eslavas o del propio francés, pero creo que uno va adquiriendo técnicas de estudio que se pueden aplicar, en gran medida, a cualquier idioma y es como un deporte de alto rendimiento. El caso es que, cualquier tipo de aprendizaje es como el ejercicio físico, o sea, uno tiene que ejercitarse mucho para desarrollar el músculo y luego seguir practicando durante toda la vida para no perder ese músculo y para no perder esa agilidad. Entonces, lo que sucede cuando uno añade un nuevo idioma es que el camino se acorta porque ya tiene parte de ese músculo, entre comillas, digamos que ya tengo una pequeña ventaja, por lo menos en comparación con las personas que están aprendiendo este idioma “X” de cero.

¿Cuáles crees que son los beneficios de hablar tantos idiomas o hablar otros idiomas?

José Miguel Ramírez
¡Es una buena pregunta! Primero que todo, yo creo que uno adquiere flexibilidad y una visión más amplia de la vida en general. Esto le da a uno mejores relaciones humanas, lo vuelve a uno una persona más recursiva que, de pronto, ante ciertos problemas que le presenta a uno la vida uno puede encontrar, a veces, soluciones que en su entorno no encuentran. Por dar un ejemplo concreto, cuando uno sabe varios idiomas uno tiene más acceso a la información. Uno comienza a buscar sobre un tema específico, sobre la penicilina por ejemplo, entonces encuentra un artículo en su lengua materna muy corto y se queda con dudas, entonces dice: “¡No! Yo quiero saber más”. Ahí se pasa a francés y encuentra más. Y se dice: “Ahora quiero leerlo en inglés” y resulta que en inglés hay más información que en francés.

Uno tiene más de dónde agarrar y, como decía, también mejores relaciones humanas porque se vuelve sensible ante las diferencias que hay con los demás. A veces, uno escucha que alguien dijo algo inapropiado y, como políglota, no se irrita como podría pasarle a otra persona, sino que piensa: “¡Un momento! ¿Será que quiso decir otra cosa, pero no tiene el vocabulario necesario? ¿Lo habrá dicho por error?” A veces, uno descubre que las personas no siempre expresan lo que piensan, o sea, no siempre lo que la gente piensa y lo que dice es lo mismo y uno aprende a leer entre líneas. “A lo mejor lo que quiso decir fue otra cosa”. Entonces, no tengo por qué enojarme o pensar mal.

(Y la profesora Marta añade: “Tú dices, entonces, que los idiomas te hacen flexible porque tú logras abrir más puertas de interpretación”).

Tenemos un blog educativo hecho por estudiantes de español que aman la lengua de Cervantes y que tiene lectores en diversos países del mundo. ¿Qué autor colombiano te gusta y te gustaría recomendar aquí para nuestros lectores?

A [Gabriel] García Márquez todo el mundo lo conoce, no solo en Latinoamérica sino en todo el mundo; un escritor Premio Nobel, de hecho, el único que tenemos hasta ahora. -Sé que no viene al caso, pero quiero decir que me parece una lástima que ningún escritor brasileño haya recibido el Nobel, no sé por qué, espero que suceda pronto-. Pero aquí tenemos muchos otros escritores, a mí me gusta mucho García Márquez, yo me leí unas diez obras de él, les podría recomendar Cien años de soledad o El coronel no tiene quien le escriba, que es un libro breve, pero de un lenguaje exquisito, yo diría fácil de entender, pero elegante, con el estilo tan original de García Márquez que es el Realismo Mágico, etc. Pero también les podría recomendar a un escritor menos conocido que es William Ospina  -“por cierto, que es cien por ciento colombiano”, nos aclara, dado el nombre, mientras nos reímos todos-.

William Ospina
William Ospina tiene, entre sus obras, una novela muy breve, que incluso existe en inglés, que se llama ¿Dónde está la franja amarilla? Esta obra para las personas interesadas en temas socio-económicos, en realidad es un libro muy fácil de leer y muy corto, pero es un libro que explica por qué estamos como estamos, o sea, por qué Colombia sigue siendo un país subdesarrollado. Y hay otras novelas de él que son históricas, que explican otras cosas también. A mí me gusta mucho él porque nos explica de dónde venimos y por qué estamos donde estamos. Él tiene unas novelas históricas, como El país de la canela, que narran la llegada de los españoles y como vinieron aquí (Colombia) buscando especias y oro, y cómo fueron adentrándose por los ríos, como el Magdalena y el Cauca, y casi sin querer, queriendo, se quedaron, echaron raíces. Ellos querían llevarse el botín y volver a su país, pero resulta que literalmente se los tragó la Selva, se tuvieron que quedar, se tuvieron que fundir con la población latina y, de ahí, volvemos. ¡Es muy interesante! No solo por el contenido sino por la forma de escribir.

Nosotros tenemos excelentes narradores, como ustedes en Brasil, o sea, nosotros los latinoamericanos tenemos escritores cuyo mérito es “saber contar”, más que tener una historia interesante que contar es saber cómo contarla, contarla de una manera amena, de una manera que te llega.

¿Qué consejo puedes darle a la gente que quiere aprender nuevos idiomas?

Primero, yo les aconsejaría auto-motivarse. Hay una políglota holandesa, especialista en Programación Neurolingüística (PNL), que habla mucho de positivismo. Lo primero que tiene que tener una persona para aprender idiomas es el convencimiento de que es posible: “Voy a aprender TAL IDIOMA”. No importa, todos los idiomas del mundo son susceptibles de ser aprendidos, se pueden aprender. Lo que pasa es que hay unos que demoran más que otros.

Entonces, el primer consejo es positivismo y el segundo consejo es paciencia. Muchas personas se desmotivan porque se ponen metas demasiado poco realistas, por ejemplo, “yo quiero tener un C1 en japonés en 3 meses” (risas). Entonces, primero te tienes que poner una meta realista.

Ser muy positivo, tener paciencia y ser flexible. ¿Qué es ser flexible? Por ejemplo, te pusiste la meta de aprender francés y presentar un examen B2 al cabo de un año. Esto es posible, ¿sí? Una persona constante, que hable portugués/español puede lograrlo. Pero resulta que tuviste mucho trabajo y que no te ha dado tiempo, entonces, pues nada, aplazas la meta 6 meses más o un año más, pero sin perder la mínima oportunidad para seguir aprendiendo o para practicar el idioma, es decir, uno tiene que aprovechar todas las oportunidades que tenga.

Yo en esto tengo autoridad porque vivo en un entorno relativamente monolingüe. Hay, de pronto, muchas personas que saben inglés, francés, algunas alemán, pero hay ciertos idiomas con los que uno tiene que ser proactivo, uno tiene que buscarlos en línea, ahora hay muchos medios. Entonces, después de ser positivo, de ser paciente, de ser flexible en el tiempo, o sea, de estar dispuesto a esperar más tiempo o inclusive a cambiar de métodos, creo que hay que tener desde el principio muy buenos recursos. Antes de sentarse a aprender cualquier idioma, hay que tener una base de datos, hacer una lista de recursos: Hay muchas páginas de políglotas, yo recomendaría, por ejemplo, visitar las páginas de Luca Lampariello y de Benny Lewis, que me parecen las dos páginas más útiles de expertos que comparten sus secretos. Es interesante ver cómo han aprendido ellos, qué métodos han utilizado. Una vez encontrados los políglotas, uno hace la lista de los recursos y un estudio de cuáles se pueden adaptar más a las necesidades o al estilo de aprendizaje, comenzar y ser muy constante. No empezar un método y decir: “No, no me gustó”, entonces, dentro de dos semanas cambio a otro método. O sea, se pueden usar varios métodos a la vez, pero hay que tratar de terminar lo que uno comienza porque corre el riesgo de desmotivarse. Los idiomas son deportes de largo aliento, los idiomas son deportes de alta resistencia, si uno quiere llegar a un nivel alto tiene que invertir muchas horas.


Agradezco a José Miguel, un amigo que nos cedió parte de su tiempo para compartir con nosotros su experiencia en el mundo de los idiomas. Además de una entrevista muy divertida para todos los participantes, fue una verdadera clase sobre cómo aprender nuevas lenguas. No solo hablamos de idiomas, sino también de varios aspectos culturales, pero eso será tema de otro post.


2 comentarios:

  1. Excelente segunda parte, Alessandro!! ¿Nos contarás ahora las anécdotas de la entrevista?

    ResponderEliminar
  2. Os agradezco de corazón por la amable entrevista. Para mí es un gran honor compartir sección con personajes tan ilustres como María Dueñas. Espero pronto, muy inspirado en vuestro trabajo, abrir mi propia página web y allí escribir sobre temas que me apasionan y que hace tiempos me dan vueltas en la cabeza, para poder inspirar a muchos como lo estáis haciendo vosotros. (Por cierto el español ibérico de este mensaje es intencional, ya que es el que preferís). Un fuerte abrazo a todos y a todas y que sigáis inspirando e ilustrando a muchos más!

    ResponderEliminar