Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

lunes, 29 de febrero de 2016

2016: Un año bisiesto

Un poco de Historia para entender mejor...

La palabra calendario proviene del latín calendarium y, según su definición, es el sistema utilizado para agrupar y coordinar los intervalos de tiempo (días, semanas, meses y años) determinados por los fenómenos astronómicos (solsticios y equinoccios que determinan las estaciones del año). La medición del tiempo nunca ha sido una tarea fácil. Agrupar días en meses, meses en años y mantenerlos a tono con el universo y las estaciones induce a serias dificultades. El tiempo se calcula según: 

-La rotación de la Tierra sobre su eje en referencia al Sol (día).

-La revolución de la Luna en torno a la Tierra (mes).

-La revolución de la Tierra en torno al Sol (año). 

Transcurría el año 49 a. C., cuando el dirigente militar Julio César llegó a Egipto. Hasta entonces, el calendario romano poseía siglos de desfases debido a su imprecisión. Entre otras cosas, Julio encontró un excelente calendario en las tierras de la reina egipcia Cleopatra. Fue entonces cuando delegó a Sosígenes de Alejandría (astrónomo, matemático y filósofo), la tarea de diseñar un nuevo calendario a la altura y exactitud que el imperio necesitaba. Sosígenes entregó a Julio César su calendario entre el 48-46 a. C., basado principalmente en el calendario egipcio, pero conservando los nombres de los meses romanos. Este calendario poseía una duración de 365 días y un día adicional inicialmente cada cuatro años, para compensar un desfase natural producido por la revolución no sincrónica de la Tierra en torno al Sol. Un año es el período de tiempo que tarda la tierra en dar una vuelta alrededor del sol y consiste en 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,25 segundos, o sea, 365 días y un cuarto menos11 minutos y 14 segundos. 

Unos seis siglos antes, el rey Numa Pompilio había agregado los meses de januarius y februarius al ya maltratado año romano y fue a este último mes al que se le sumó el día adicional. La compensación de los desfases que tenía acumulados el calendario romano obligó a que el año 46 a. C. se convirtiera en el año más largo de la Historia, con 445 días de duración para compensar e iniciar de cero. A este inusual año se le llamó "Año juliano" o "Año de la confusión". 

Para introducir su novedad, "el año bisiesto", Julio César intercaló un día entre el sexto y el quinto día antes de final del mes, o sea, entre los días que hoy son el 23 y el 24 de febrero. Este día adicional fue llamado bis sextus dies ante calendas martias, o lo que es lo mismo, “segundo día sexto antes de los finales de marzo” y por eso el año que contenía ese día se llamó bissextus, adjetivo que llegó a la lengua española como bisiesto. 

La Edad Media y la llegada del calendario Gregoriano

En 1582 d.C., el Papa Gregorio XIII, aconsejado por los astrónomos Christopher Clavius y Luigi Lilio, optó por introducir una reforma que consistía en ajustar los años bisiestos de manera que los años divisibles por cien, pero no por cuatrocientos dejasen de tener 366 días. De esta manera se evitaba el desfase que se estaba produciendo al intercalar excesivos años bisiestos, ya que se suprimían tres días cada cuatro siglos. 

El Papa hizo público un documento, el 24 de febrero de 1582, que establecía el calendario Gregoriano como el nuevo calendario oficial del mundo católico. Ya que el calendario Juliano tenía 10 días de diferencia, el Papa decidió que del 4 de octubre de 1582 se pasaría al 15 de octubre de 1582, para compensar todos los desfases por los que el tiempo había pasado hasta entonces y ese día a mayores en el calendario se agregó en el mes de febrero, dando inicio a que cada cuatro años este mes tendría 29 días. 

Cómo saber si un año es bisiesto

Si un año es divisible entre 400 resulta bisiesto. Obviamente, esto elimina los años finiseculares (últimos de cada siglo, que ha de terminar en 00) cuyo siglo no es múltiple de 4. Es decir, la gran mayoría de los años que sean divisibles por 4 son bisiestos. No lo son si su divisibilidad es entre 100 (como los años 1700, 1800, 1900 y 2100), a no ser que además sean divisibles entre 400 (como los años 1600, 2000 y 2400). En 400 años debe haber 97 años bisiestos. De esa manera el año del calendario gregoriano se mantiene muy parecido al año solar. Pero, ¿qué pasaría si no se tuviera un año bisiesto usando la lógica y las matemáticas? El 29 de febrero quedaría como 1º de marzo. En 8 años, pasaría a ser el 2 de marzo y, así, sucesivamente. En 40 años, el 29 de febrero pasaría a ser el 10 de marzo, en 80 años sería un 20 de marzo y en un poco más de un siglo, ya se adelantaría un mes. Esta es una lista de los próximos años bisiestos que restan del siglo XXI: 2016, 2020, 2024, 2028, 2032, 2036, 2040, 2044, 2048, 2052, 2056, 2060, 2064, 2068, 2072, 2076, 2080, 2084, 2088, 2092, 2096. 

¿Los años bisiestos son nefastos?

La creencia popular considera los años bisiestos como nefastos, sumando a esto que grandes tragedias de la Historia estuvieron marcadas por esta condición. Al margen de todos los hechos que se han suscitado justo en esta fecha, no existe ningún tipo de prueba que indique que sean atribuibles al año bisiesto. Aún no se conoce el origen de esta sensación oscura que envuelve a los años bisiestos, pero el refranero español refleja esta superstición: “año bisiesto, año siniestro”, “año bisiesto, ni aquello ni esto”, “año bisiesto, vende la hoja y quema el cesto”, "año bisiesto, ni viña ni huerto”, “año bisiesto, entra el hambre en el cesto”, “año bisiesto, ni casa ni viña ni huerto ni puerto”. Pero ¿son realmente malos años? Quizás no tanto. 

Este pensamiento fatalista tiene sus orígenes en la cultura romana que, según su tradición, febrero era el mes de los muertos y del dolor en los tiempos del Imperio. A raíz de esto se estaba sujeto a más calamidades y, añadir un día a este mes, significaba aumentar la agonía o hacer un llamamiento a la muerte. Para este antiguo Imperio era tan fuerte la creencia, que las puertas de los templos permanecían cerradas, para evitar el arranque de cólera del dios Júpiter. Nadie se casaba ni quería salir de sus casas. 
Fatalidades en años bisiestos

El hundimiento del Titanic (1912); El inicio de la Guerra Civil española (1936); El conflicto entre Irán e Irak (1980); Asesinato de Gandhi (1948); Asesinato de Robert Kennedy y Martin Luther King (1968); Asesinato de John Lennon (1980); La muerte de Indira Gandhi en 1984; Golpe de Estado en Argentina (1976). 

Buenos años bisiestos

El nacimiento de Gioacchino Rossini; El final de la guerra de Afganistán; Michael Jackson ganó ocho Grammys el 29 de febrero de 1984; La película Lo que el viento se llevó ganó ocho Oscars en 1940; Los Beatles ganaron un Grammy en 1968. 

Amuletos

Si aún tienes recelo de los años bisiestos, una buena sugerencia sería el uso de amuletos. Estos se utilizan para atraer la buena suerte y son objetos o símbolos específicos. Los amuletos de la suerte más recomendados en años bisiestos son: 

Tortuga: Tener una tortuga aporta ayuda en negocios, larga vida y prosperidad.

Campanas: Poner una campana en algún rincón de la casa limpia malas energías y ayuda a mejorar a los enfermos.

Cruz de Caravaca: Llevarla colgada en el cuello ofrece máxima protección contra todo mal.

Moneda: Guardar una moneda fechada con el año bisiesto trae doble suerte en salud, trabajo, amor, dinero. 

Runa ODAL: Atrae el dinero y obtener ganancias en todo lo que uno se proponga. Es aconsejable llevarla en el bolso o en un bolsillo. 

Nuez: Vacía una nuez de modo que las dos mitades queden enteras y coloca en su interior una piedra de ámbar y un poco de hierbabuena para atraer dinero, pégala y llévala siempre cuando vayas a jugar algún juego de azar. 

Pirámide: Llevarla encima o tenerla cerca aumenta la suerte en el azar y el trabajo. 

Cuarzo Rosa: Tener una piedra de cuarzo rosa en tu mesilla de noche te traerá el amor para toda la vida. 

Los elegidos

¿Y qué pasa con quienes nacieron un año bisiesto? Los nacidos el 29 de febrero se llaman leaplings. Ellos tienen tres opciones: celebrar su cumpleaños cada cuatro años o conformarse con el 28 de febrero o el 1 de marzo. Estadísticamente, uno de cada 1.461 nacimientos son de este tipo. Los nacidos el día 29 son conocidos como los “elegidos” porque tienen una mejor capacidad de recepción. 


Curiosidades

- Por costumbre y convenciones de una sociedad patriarcal, en el caso de las relaciones heterosexuales, los hombres eran quienes solían proponer matrimonio a las mujeres. Sin embargo, cada 29 de febrero, en una interesante costumbre que nació en la antigua Inglaterra, las mujeres podían invertir los papeles. Incluso si el varón decía que no, tenía que pagar a la despechada novia una penalidad por la vergüenza social.         

- La familia Keogh tiene un árbol genealógico bastante particular, ya que el abuelo nació el 29 de febrero de 1940, su hijo un 29 de febrero de 1964 y la nieta el 29 de febrero de 1996. 

- Los años bisiestos no son comunes y esa rareza permitió que todos los 29 de febrero sean conmemorados como el “día de las enfermedades extrañas”, aquellas que se dan en un porcentaje ínfimo de la población, buscando así educar a la gente sobre estas condiciones que pocos conocen. 

- En Suecia quisieron pasar del calendario juliano al gregoriano en el año 1700 y para ello eliminarían los bisiestos durante 40 años. Eso sí, no consideraron que estaban a punto de entrar en una guerra que arruinaría sus planes, así que tras ocho años dieron marcha atrás al cambio. Al haber omitido los bisiestos decidieron que una sola vez, en 1712, febrero duraría 30 días, dando paso a una fecha que nunca más se vería: El 30 de febrero. 

- Tres veces a lo largo de la Historia ha habido un 30 de febrero. La primera vez fue durante la transición del calendario sueco al gregoriano, en el siglo XVIII. Posteriormente, durante la época de la URSS se estableció un calendario revolucionario en el que todos los meses tenían 30 días y, la tercera y última, en los años 1930-31. 

- Nacer en un día bisiesto es raro, aunque compartir esa peculiar característica con tus hermanos lo es aún más. Una mujer noruega dio a luz el 29 de febrero de los años 1960, 1964 y 1968. 

- Los griegos consideran que los bisiestos son de mala suerte y muchas parejas evitan casarse durante estos años. Una de cada cinco parejas griegas prefiere esperar a que termine el año bisiesto antes de legalizar su unión, lo que da paso a compromisos más largos de lo habitual, todo para evitar la mala fortuna. 

- San Dositeo es el santo que celebra su día el 29 de febrero. Dositeo de Palestina vivió en el siglo VI d.C. y en su juventud fue soldado. Durante un recorrido por Tierra Santa, más precisamente en Getsemaní, le impresionó un cuadro que representaba los tormentos del Infierno; así que se convirtió a los grandes ideales de perfección religiosa y se hizo monje en Gaza, donde transcurriría toda su vida alejado de las comodidades de la vida mundana. 

- La Bougie du Sapeur (La vela de Sapeur) es el primer y único periódico bisiesto del mundo, ya que se publica todos los 29 de febrero. La publicación humorística fue creada en 1980 en Francia y rinde homenaje al héroe de cómic Sapeur Camembert, creado por el dibujante Christopher y nacido el 29 de febrero. En sus 32 años de existencia La Bougie solo ha publicado 9 números. La publicación tiene una tirada de 200 000 ejemplares y cuesta 4 euros. 

- Han surgido prácticas alrededor del mundo que solo se llevan a cabo en lo que se conoce en inglés como leap years (años de salto). Ni Google se escapó de esas creencias y por eso al empezar el año 2004, se unió de manera peculiar con un logotipo conmemorativo en su página de inicio, en el que incluyó una rana saltando. En el año 2008, también colocó otro logo de año bisiesto, en aquella ocasión con dos ranas en lugar de una.

- Otro dato histórico curioso es que las primeras órdenes de arresto en contra de "Las brujas de Salem" fueron entregadas el 29 de febrero de 1692, en el pueblo de ese nombre, Massachusetts, Estados Unidos. 

- El eclipse lunar del 29 de febrero de 1504 le fue de mucha ayuda a Cristóbal Colón durante su cuarto y último viaje. Tras permanecer varado varios meses en Jamaica, sus relaciones con los indígenas que poblaban la isla empezaron a deteriorarse. Pero Colón, que conocía la fecha del eclipse, reunió a los jefes indígenas ese día y les dijo que Dios iba a castigarlos pintando la luna de rojo si no continuaban proporcionándole comida a él y a su tripulación. 

El resultado de todo esto es que, hasta hoy, hay millones de personas en todo el planeta que están sugestionadas a creer que los años bisiestos son nefastos. El paso del tiempo y una buena dosis de lógica demuestran que esto no es real. Catástrofes ocurren todos los años, sean bisiestos o no. La verdad es que los años bisiestos presentan un día más para compensar un desfase en la medición del tiempo. Seamos optimistas, pensando que cada cuatro años existe la oportunidad de tener un día más para disfrutarlo al máximo. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad aprovechar este regalo. 
  
Pepe Cocodrilo


6 comentarios:

  1. Divertidísimo texto con el que he aprendido muchas cosas que no sabía!! Gracias y felicitaciones, Pepe Cocodrilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Alma, buenas tardes.

      Me quedo contento que tengas apreciado.

      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  2. Bom dia, Pepe!
    Hoje aprendi muito com seu texto, me acrescentou mais do que você possa imaginar. Bom que foi de uma forma inesperada e descontraída. Parabéns, adorei!!! Obrigada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Marcia, buenas tardes.

      Aprender siempre es una experiencia enriquecedora.

      El objetivo de esta sección es este, divertir e informar.

      Espero que continues a frecuentar este espacio.

      Eliminar
  3. Gracias, Pepe Cocodrilo, ha sido muy divertido leer tu texto y aprender tantas cosas. Un beso grande,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pizpireta, buenas tardes.

      ¡Qué bueno! Divertir e informar son los pilares de sustentación de esta humilde sección.

      Espero continuar merecedor de tantos lectores. Me quedo realizado en mi missión.

      Muchas gracias

      Eliminar