Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

jueves, 13 de julio de 2017

Magnéticos


Snake y yo - Marcelo, Joel, Érika, Mikael y Mape

Cuando decidí irme a Montevideo para conocer la ciudad, mi principal objetivo era ir al Festival QuéLocura, donde mi grupo de rock en español favorito, Snake, iba a tocar. Nunca podría imaginar lo que luego pasaría, el momento que se ha convertido en uno de los más espectaculares de mi vida.

Lalo y yo
Hace algunos meses, un amigo me enseñó algunos grupos de Uruguay para la sección “Musiclicando” de este blog. Aunque me había presentado muy buenas canciones, la canción Magnéticos me llamó tanto la atención que la busqué en Spotify y, desde entonces, el álbum recopilatorio - homónimo - es lo que más he escuchado. Las letras de las que me acuerdo de memoria, las melodías, el ritmo, la voz, los solos de guitarra... todo me involucra de tal manera que no sé explicar la sensación agradable que eso me produce (después descubrí, con Lalo Keoroglian, uno de los fundadores del grupo, que este es el origen del nombre Snake – el sentir algo con la piel).

Les había enviado un mensaje por Facebook y charlé con Mikael Boudakian, el bajista, sobre la posibilidad de venir a Brasil (sería excelente si ellos abriesen el concierto de Aerosmith en el Festival Rock in Rio, como lo habían hecho en Uruguay, en 2013). Estaba esperando novedades sobre el nuevo álbum, cuando apareció un post sobre este concierto en Montevideo... Entonces pensé: “Si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”. Cuando ya había comprado los billetes, le pregunté a Boudakian si sería posible conocerlos o sacarnos alguna foto durante el evento, que era a beneficio del equipo de fútbol de sillas motorizadas de Uruguay. Él me contestó que sí, sin embargo, no tenía ni idea de que esta experiencia sería algo de cine.

Llegué a Las Duranas, un Teatro de Verano, cerca de las 6 de la tarde, cuando todavía había poca gente. También esta era la primera vez que me iba a un concierto sola, en un país desconocido, sin saber lo que me esperaría. Como era una noche de mucho frío, me senté cerca de un calentador de calle. Mientras esperaba el concierto final - antes de Snake tocaron Stampa, Rude Mood, Frankie Lampariello (ex-HereFord) y Boomerang, sacaba algunas fotos y grababa algunos vídeos. Cuando vi a Mikael bajar del escenario, subí para la entrada del teatro para buscar a alguien del grupo, y encontré a Marcelo Fontanini, el cantante. Me presenté y empezamos a charlar sobre música, sobre mi ida a Montevideo, sobre un montón de cosas. Entonces él me invitó a quedarme con ellos en un local debajo del escenario, donde pude conocer a los demás integrantes del grupo – Mape Bossio (el baterista) y Joel Capdeville (el guitarrista), además de otros músicos de los demás grupos. Todos se quedaban espantados cuando los chicos de Snake les decían que yo había ido desde São Paulo a Montevideo para el concierto y tuve que repetir esta historia algunas veces.

Snake y Frankie Lampariello
Gonzalo Zipitria (Boomerang) y yo

En general, nosotros, los fanes de artistas, siempre pensamos en nuestros ídolos como dioses del Olimpo, inaccesibles para los meros mortales, lejanos a nuestra realidad. Sin embargo, lo más increíble es que todos fueron fantásticos, muy amables y hablaron durante mucho tiempo conmigo de música, de Brasil, sobre cómo yo había conocido a Snake y a otros grupos uruguayos, de sus experiencias viajando a Brasil.

El álbum "Magnéticos" firmado
En un dado momento, me preguntaron sobre mis canciones favoritas, las cuales fueron elegidas para el repertorio del concierto - Mikael las iba escribiendo mientras charlábamos (“Dinosaurio”, “Cómodo”, “Mordiendo la ciudad”, “Magnéticos”, “Fríos los reptiles”, “Ataque de pánico”, etc.). Me saqué varias fotos con ellos y los dejé a solas para que se preparasen para el concierto... pero cuando me regalaron mi álbum favorito, confieso que no me aguanté y les pedí a todos que me lo firmasen.

Snake en vivo
Cuando empezó el concierto, no sabía muy bien qué hacer: si sacar fotos, grabar aquel momento, o solamente aprovechar aquel instante para bailar y cantar. Creo que durante mis canciones favoritas me olvidé de grabar cualquier cosa, pero tengo algunos registros históricos para comprobar que realmente viví esta experiencia. Antes de que empezasen a tocar la canción titulada “Magnéticos”, ellos hicieron una dedicatoria especial: a una persona que había ido desde Argentina y a mí, que fui desde Brasil, para verlos. Me quedé flipada, puesto que eso… ¡Fue sensacional!





Una pena que el concierto fuera tan corto, aunque, eso sí, muy intenso (Si me hubieran consultado antes, ¡les habría pedido 3h de música!). Me despedí de ellos dándoles las gracias por una noche maravillosa y diciéndoles que todavía volvería para un concierto completo.

¿Sabes qué te digo sobre esta experiencia? No esperes que tus sueños caigan en tus manos, ¡búscalos! Como dice la canción de Snake: “Ya no hay tiempo para estar perdiendo”.

Érika W. O. Fernandes

No hay comentarios:

Publicar un comentario