Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

domingo, 29 de mayo de 2016

El brujo de "Cosme Velho"… El gran Machado de Assis

Si en abril de 2016 celebramos el IV Centenario de la muerte del mayor escritor español, el próximo mes de junio se completarán los 177 años del nacimiento del escritor brasileño más grande de todos los tiempos, un maestro del idioma portugués, Joaquim Maria Machado de Assis, que nació el 21 de junio de 1839


Machado de Assis
Cuando era un niño sería difícil apostar en todo lo que "Machadinho" -como se le llamaba en aquel momento- llegaría a realizar. Machado era hijo de un operario mestizo, descendiente de negro y portugués, José Francisco de Assis, y de María Leopoldina Machado de Assis. El hombre que se convertiría en el escritor más grande de Brasil pierde a su madre demasiado temprano y es criado por su madrastra, Maria Inês, también mulata, muy dedicada al chico, al que lo matricula en la escuela pública, la única en la que estará presente el escritor autodidacta Machado de Assis. Epiléptico y tartamudo, nació pobre y con una salud muy frágil.

Monte del Livramento. Foto acervo ABL
Poco se sabe acerca de su infancia y su primera juventud. Fue criado en el Monte del Livramento, actualmente denominado como Monte de la Providencia (Rio de Janeiro), siempre ayudando a su familia como bien podía. Como no tuvo una vida escolar regular, su educación fue casi por su cuenta, como un verdadero autodidacta, debido al interés que tenía en todo tipo de lectura. Entre los 6 y los 14 años, Machado perdió a su única hermana, a su madre y a su padre. Según se sabe, en São Cristovão, conoció a una dama francesa, propietaria de una panadería, que le dio las primeras clases de francés. Contaba también con la protección de Maria José de Mendonça Barroso, viuda de un militar y senador del Imperio Bento Barroso Pereira, dueño de la Quinta del Livramento.  

A los 16 años publicó, el primero de diciembre de1855, su primera obra literaria. Se trataba del poema titulado "Ella", que apareció en el periódico La Marmota Fluminense, dirigido por Francisco de Paula Brito. La librería de Paula Brito daba la "bienvenida" a los nuevos talentos de la época y, después de haber publicado el poema citado, invitó a de Machado de Assis a ser su colaborador efectivo. Poco después, consiguió un trabajo como tipógrafo aprendiz en la prensa nacional y empezó a escribir durante su tiempo libre.

En 1858 vuelve a la librería Paula Brito, ahora ya como crítico y colaborador de la Marmota, y formará parte de la Sociedad literaria y humorística Petalógica, fundada por Paula Brito. Allí construye su círculo de amigos, de los cuales formaban parte Joaquim Manuel de Macedo, Manuel Antonio de Almeida, José de Alencar y Gonçalves Dias. Comienza a publicar obras románticas y, en 1859, asume el cargo como revisor y colaborador del diario Correio Mercantil. En 1860, por invitación de Quintino Bocaiúva, integra la redacción del periódico Diário do Rio de Janeiro. Además de esto, también escribía para las revistas: El Espejo (en un principio como crítico de teatro), La Semana Ilustrada (donde, además del nombre, utiliza el pseudónimo de "Dr. Semana") y Diario de las Familias

Su primer libro fue impreso en 1861, con el título Queda que as mulheres tem pelos tontos, en el que aparece como un traductor. Al año siguiente, 1862, ocupó el cargo de censor teatral, un trabajo por el cual no recibía ningún tipo de salario, pero que le permitió tener libre acceso a las salas. En esa misma época, se va a trabajar en el periódico O Futuro, bajo la dirección del hermano de su futura esposa, Faustino Xavier de Novais. Al final, publica su primer libro de poesía en 1864 bajo el título de Chrysalidas. Ya en 1867, fue nombrado director asistente de publicación de la Gaceta Oficial.  

El mes de agosto de 1869 marcó la fecha de la muerte de su amigo Faustino Xavier de Novais y, menos de tres meses después, el 12 de noviembre de 1869, se casó con Carolina Augusta Xavier de Novais. En ese momento, el escritor era el típico hombre de las Letras brasileñas, exitoso, cómodamente apoyado por una posición en el Servicio público y un matrimonio feliz que duró 35 años. Doña Carolina, su esposa, era una mujer muy culta que contribuyó a la madurez intelectual de Machado, presentándole a los clásicos portugueses así como a muchos autores ingleses. Su matrimonio fue feliz, pero sin hijos. La muerte de su esposa en 1904 fue una pérdida profunda, por lo que su marido le ha dedicado el soneto "Carolina", que se volvió famoso. 


Su primera novela, Ressurreição, fue publicada en 1872. Con la llegada del nombramiento para el cargo de primer oficial de la Secretaría del Estado del Ministerio de Agricultura, Comercio y Obras Públicas se estabiliza su carrera burocrática, lo que sería su principal fuente de ingresos y medio de vida. En O Globo (1874), periódico de Quintino Bocaiúva, comienza a publicar por entregas la novela A mão e a luva. Escribió asimismo ensayos, cuentos, poesía y novelas para la revista O Cruzeiro, A Estação y Revista Brasileira. Su primera obra de teatro se pone en escena en el Teatro Imperial de Don Pedro II, en junio de 1880, y fue escrita especialmente para la conmemoración del III Centenario de Camões, en las actividades previstas por el Real Gabinete Português de Leitura

Real Gabinete Português de Leitura, sito en Rio de Janeiro, en la actualidad.

En la Gazeta de Noticias, durante el período que comprende de 1881 a 1897, publicó las que están consideradas como sus mejores crónicas. En 1881, con el poeta Pedro Luis Pereira de Sousa y asumiendo el cargo de Ministro Interino de Agricultura, Comercio Obras Públicas, Machado ocupa el puesto de Oficial de Gabinete. En ese mismo año publicó un libro extremadamente original, de estilo poco convencional para la época, Memorias Póstumas de Braz Cubas, que fue considerado, junto con El Mulato de Aluísio de Azevedo, el marco del Realismo en la Literatura brasileña. 

El libro marca un estilo cáustico y nuevo en la obra de Machado de Assis, además de ser una innovación audaz y temática en la escena literaria nacional, lo que rompe con la narración lineal y objetiva de autores destacados de la época, sobre todo a la hora de retratar la ciudad de Río de Janeiro y su tiempo, en general, con el pesimismo, la ironía y la indiferencia. Este, sin duda, ha constituido uno de los factores que han considerado ampliamente Memorias Póstumas de Braz Cubas como el trabajo que inició el realismo en Brasil. El libro retrata la esclavitud, las clases sociales, el cientificismo y el positivismo de la época, llegando incluso a crear una nueva filosofía, más tarde desarrollada con más detalle en Quincas Borba (1891) - “Humanitismo", sátira a la ley del más fuerte. 

Los críticos escriben que con esta novela, Machado de Assis mezcló elementos del modernismo y realismo mágico, de escritores como Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, y, de hecho, algunos autores la llaman "primera narrativa fantástica de Brasil". El libro influyó a muchos escritores, como John Barth, Donald Barthelme o Cyro dos Anjos, y se observa hasta hoy como una de las obras más revolucionarias e innovadoras de la Literatura brasileña. Incluso después de más de un siglo, desde su publicación original, sigue recibiendo numerosos estudios e interpretaciones, adaptaciones para diferentes medios de comunicación y traducciones a otros idiomas. 

Como extraordinario escritor de cuentos, publica Papeis Avulsos (1882), Historias sem data (1884), Varias histórias (1896), Paginas Recolhidas (1889) y Reliquias da casa velha (1906). También se convierte en director de la Junta de Comercio en el Ministerio, en el año 1889. Machado era gran amigo del escritor José Veríssimo, que dirigía la Revista Brasileira, donde se reunían los intelectuales que se identificaron con la idea de Mendonça de Lucio de crear una Academia Brasileña de Letras (ABL). 

Machado desde el principio apoyó la idea y asistió a las reuniones preparatorias. El 28 de enero de 1897, cuando se inauguró finalmente la Academia, fue elegido Presidente de la institución, cargo que ocupó hasta su muerte, el 29 de septiembre de 1908 en Rio de Janeiro. La oración fúnebre en el entierro fue pronunciada por el académico Rui Barbosa. Algunos detalles destacados son que fue el fundador de la silla número 23 y que también eligió el nombre de José de Alencar, su amigo cercano, para que fuera su protector.


Academia Brasileira de Letras (ABL), en 1890. Aparecen en pie: Rodolfo Amoedo, Artur Azevedo, Inglês de Sousa, Olavo Bilac, José Veríssimo, Sousa Bandeira, Filinto de Almeida, Guimarães Passos, Valentim Magalhães, Rodolfo Bernadelli, Rodrigo Octavio e Heitor Peixoto. Sentados (de izq. a der.): João Ribeiro, Machado de Assis, Lúcio de Mendonça e Silva Ramos.

Debido a la importancia del escritor, la Academia Brasileña de Letras pasó a llamarse “Casa Machado de Assis”. Los críticos dicen, de Machado, que era: 

Urbano, aristocrático, cosmopolita, reservado y cínico, había ignorado los problemas sociales tales como la independencia de Brasil y la abolición de la esclavitud. Pasó a distancia del nacionalismo, ya que tiene sus historias siempre ambientadas en Río, como si no hubiese ningún otro lugar. (...) La galería de tipos y personajes creados revela al autor como un maestro de la observación psicológica. (...) Su obra se divide en dos fases, una romántica y otra parnasiano-realista, cuando se desarrolla su estilo inconfundible y desilusionado, sarcástico y amargo. El dominio del lenguaje es sutil y el estilo es preciso, reticente. El estado de ánimo pesimista y la complejidad de pensamiento, así como la desconfianza de la razón (en su sentido cartesiano, además de la iluminación), lo alejan de sus contemporáneos. 

Siendo nieto mulato de esclavos liberados, Machado ha sido duramente criticado por haber "ignorado la cuestión de la esclavitud en el país". Sin embargo, hay algunos investigadores que han profundizado en el carácter crítico de la obra de Machado y que discrepan de esta idea más superficial. En el 2008, "Año de Machado", cuando se celebraron los 100 años de su muerte en Brasil, se publicaron varios estudios que señalaban al escritor como uno de los críticos sociales más agudos de la época. 

Según estas investigaciones literarias, el autor representa irónicamente la falta de escrúpulos que prevalece en la sociedad novecentista, en este caso representada por el fracaso de una figura como, por ejemplo, Rubião, personaje de la novela Quincas Borba. Rubião es rico, debutante e ingenuo, pero está, literalmente, estropeado por la alta sociedad y los que aspiran a pertenecer a ella. Destacan que Machado creaba una caricatura del darwinismo social y de la ley del más fuerte, como si fuera una característica universal de la humanidad y un principio constitutivo de la sociedad. 

Era sabido que el oportunismo y la explotación configuraban las relaciones sociales en el Imperio y que no sería nada probable que Machado hubiera cerrado los ojos a la extrema violencia de poder de los hombres por causa de la esclavitud. Para la crítica, lo cierto es que la esclavitud aparece -a no ser en algunos cuentos- indirecta o marginalmente en los escritos de Machado. Pero la constancia de estos episodios que implican a los esclavos en la obra de Machado, indica que este no es un ingrediente solo para dar más realismo a la imagen de la escena urbana de la época. 

Si la mayoría de los textos de Machado no atacan de manera directa a la esclavitud, esto no significa necesariamente que no haya sido, de hecho, crítico a la esclavitud. Por el contrario, la simulación de la visión del mundo patriarcal, puede ser reveladora de cómo la esclavitud opera por medio del silenciamiento y la exclusión, o incluso de su brutalidad contra los esclavos y descendientes de africanos. 

En 1899 publica Dom Casmurro, escrito en primera persona, donde retrata la imagen moral de la época. Esta obra ha sido muy estudiada y ha sido también objeto de numerosas interpretaciones, desde la crítica literaria psicológica y psicoanalítica de los años 30 y 40, pasando por el feminismo en la década de 1970, hasta llegar a la lectura sociológica de la década 1980 e ir más allá. Acreditado como un precursor del Modernismo, el libro ha influido en escritores John Barth, Graciliano Ramos y Dalton Trevisan y está considerado como la obra maestra de Machado. Ha sido traducido a otros idiomas, sigue siendo uno de sus libros más famosos y asimismo está considerado uno de los elementos fundamentales de toda la Literatura brasileña. 

En 1908 publica su último libro Memorial de Aires y el primero de junio se licencia del trabajo, para tratar su salud. El 20 de septiembre, Machado de Assis murió en su casa, ubicada en la calle Cosme Velho (en el barrio de mismo nombre). Fue decretado luto oficial en Río de Janeiro y su entierro, acompañado de una gran multitud, demostró la fama alcanzada por el autor. El hecho de que hubiera escrito toda su obra en portugués, una lengua de pocos lectores, hizo difícil el reconocimiento internacional del autor. Desde finales del siglo XX, sin embargo, sus obras se han traducido al inglés, francés, español y alemán, despertando así el interés en todo el mundo. De hecho, se ha revelado como uno de los grandes escritores del Realismo. 


El 31 de enero de 1939, el por entonces presidente de Brasil, Getulio Vargas promovió las conmemoraciones oficiales del Centenario del nacimiento de Machado de Assis. En 1958, por decreto del presidente Juscelino Kubitschek, Machado llegó a ser el primer autor cuya obra se convirtió en dominio público. Entre 1987 y 1990, la imagen de Machado de Assis apareció en los billetes de 10 000 cruzados, la moneda que circulaba en Brasil en aquel momento. Como culminación a su reconocimiento, en 1999 los restos mortales de Carolina y de su esposo Machado de Assis fueron trasladados desde su tumba, en el cementerio de San Juan Bautista, hasta el Mausoleo de la Academia Brasileña de Letras. En ese mismo año, la Academia inauguró el "Espacio Machado de Assis", un Centro para la investigación y las consultas, pero montado con los muebles, pinturas y fotografías que pertenecieron al autor. 

Aunque fuera considerado un pesimista, se cree que la última frase del autor fue "la vida es buena". El periodista e idealizador principal de la Academia Brasileña de Letras, José Verissimo, fue el "oyente" de la misma. Y en contra de todas las probabilidades, era posible que sí, que creyese en finales felices, como dejó escrito: "Esta é a grande vantagem da morte, que, se não deixa boca para rir, também não deixa olhos para chorar". [Extracto de Memórias póstumas de Bras Cubas].

Mariana B.
Bloguera Biográfica

2 comentarios:

  1. Este trabajo de Mariana B. es especialmente interesante por la riqueza que muestra en todo lo que tocó Machado de Assis. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  2. Para mi la mejor obra de Machado de Assis es "Memórias Póstumas de Braz Cubas" en particulas el capítulo "VII el delirio" donde el personaje narra su propia muerte... leo este capítulo siempre...Gracias Mariana!! Me gustó muchísimo este trabajo!!

    ResponderEliminar