Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

miércoles, 6 de abril de 2016

Miguel de Cervantes y Don Quijote: Atemporales y eternos

En el próximo día 23 de abril de 2016 se celebra el IV Centenario de la muerte del escritor español más universal. Al morir, Miguel de Cervantes contaba con 69 años y seis dientes en la boca, como así reza uno de sus prólogos a las famosas Novelas ejemplares.

Cervantes es mundialmente conocido por su obra El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha. Este épico que es el precursor del moderno género de la novela, fue traducido a todos los idiomas escritos. Incluso debe mencionarse que, El Quijote, desde su primera edición (hace ya más de cuatrocientos años), es el segundo libro más publicado de la Historia, ocupando tan solo La Biblia el primer lugar.
El monumento a Cervantes, tal y como está actualmente en la Plaza de España, Madrid
En un evento ocurrido en 2002, en el Club del Libro de Noruega, Don Quijote de La Mancha fue elegida como la mejor obra de ficción de todos los tiempos. Este honra le fue otorgada por una Comisión de cien escritores notables, de entre cincuenta y cuatro naciones diferentes.

Volviendo a Cervantes, observamos que las primeras obras literarias, las cuales se aprovecharon de la invención de la prensa de Gutenberg, fueron los personajes clásicos de la Caballería andante, tales como: Amadís de Gaula, Orlando Furioso, Palmerín de Ingalaterra o de Oliva. El paso del tiempo resultó en una multitud de publicaciones de obras copiadas o adaptadas de estos clásicos, pero con enredos estúpidos y absolutamente fantásticos.


Cervantes vivía agobiado con la costumbre de que las personas leyesen estos libros de tan baja calidad. Así que decidió escribir una parodia ácida e impiedosa, como señal de protesta contra la situación reinante. Nacía así El Quijote (1605).

Cualquier encuesta que se haga, con el objetivo de definir al personaje de Don Quijote, seguramente que oiremos: “Ingenuo”, “idealista”, “soñador” y “loco”. ¡Qué curioso! ¿No son estas mismas palabras las que solemos usar para rotular a las personas que piensan o actúan de manera diferente de lo que está considerado como normal? Entonces, ¿cómo explicar el carisma de lo más universal de estos personajes? Me atrevo a afirmar que la inmensa popularidad del “Caballero de la Triste Figura” reside en que Don Quijote nos retrata a todos nosotros. Sí, Don Quijote es la más fiel representación de la esencia humana en toda su grandiosidad e incongruencia.

La unión de un hidalgo decadente, de cuerpo aliquebrado y un corazón impetuoso, con un hombre de pueblo, gordo, bonachón y de cabeza ajuiciada, permitió la construcción de una amistad inquebrantable, casi una complicidad. Aquí despunta, una vez más, la genialidad de Cervantes. Los infinitos contrastes entre Don Quijote y Sancho Panza proporcionan inúmeras situaciones cómicas, que son el hilo conductor de la mayor parte de esta novela. A ejemplo del caballero y de su fiel escudero, la amistad y la comedia, a veces un tanto trágica o amarga, son características presentes en nuestro vivir.

El episodio más plástico y visual del libro es el ataque frustrado contra los molinos de viento, a los cuales toma por gigantes. No obstante, se representa un carácter profundamente alegórico, ¿Quién en su sano juicio es capaz de garantizar que a lo largo de su vida no combatió algún que otro Molino de viento? ¿Quién no luchó nunca en una batalla perdida de antemano? Hay que añadir a esto la determinación de, después de cada derrota, ponerse en pie y partir en busca de nuevos desafíos, exactamente como nos enseña este galante caballero. 

La biografía de Cervantes y las aventuras de Don Quijote tienen algunos puntos en común. ¿Una concesión poética del autor para con el personaje? ¿Una demostración de reconocimiento de su creador ante la criatura? Sea como fuere, queda patente el inconformismo de Don Quijote ante la situación de los prisioneros (los galeotes), que es posible que tenga raíces en la desafortunada ocasión en la que el escritor alcalaíno estuvo cautivo durante más de cinco años. 

Desde el inicio del libro, el personaje de Don Quijote se mantiene fiel a sus principios. Jamás otorga un privilegia a una inclinación personal suya ante su deber social y moral. En su último combate es derrotado por el Caballero de la Blanca Luna. Como había sido previamente acordado, el perdedor debería retirarse por un año de la vida caballeresca y admitir que su dama no era la más hermosa. Don Quijote, con la lanza del Caballero de la Blanca Luna en su cuello promete retirarse, no obstante ruega morir puesto que no puede abjurar de sus sentimientos por la señora de sus pensamientos, Dulcinea del Toboso. Bravura y valentía son trazos notables de los humanos, ¿no?


Sin embargo, Miguel de Cervantes fue traicionado por su propia genialidad y su talento. Un personaje que debería haber sido sinónimo de anacronismo, la más perfecta traducción de un derrotado, la emblemática figura de un marginal, se convierte en el héroe de todos los pueblos. Esto no es debido a la condición de héroe, sino a la omnipresente aura humana de Don Quijote.

El legado de Don Quijote, conocido como El Caballero de la Triste Figura o también llamado Caballero de los Leones, continúa tan actual hoy como lo estuvo cuatro siglos atrás. El honor, el carácter y la lucha por todo lo que es digno y ético son, a ejemplo de Miguel de Cervantes y de Don Quijote, valores atemporales y eternos.
Pepe Cocodrilo

4 comentarios:

  1. Excelente texto para seguir profundizando en cuestiones cervantinas. Gracias, Pepe Cocodrilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pizpireta, buenos días.

      Gracias por tus palabras y, gracias a Prof. Marta pela inmensa ayuda.

      Eliminar
  2. La profa. Marta también te agradece, Pepe Cocodrilo, que seas tan valiente y escribas sobre Miguel de Cervantes, algo que no es nada fácil tras 400 años de cosas dichas...

    ResponderEliminar
  3. Querida Marta, buenas tardes.

    A ejemplo de Don Quijote, no sé huir a un desafío.

    Gracias te doy por tu confianza y por el honroso convite para que yo escribiera acerca

    del genial Miguel de Cervantes y su obra inmortal.

    Beso cariñoso.

    ResponderEliminar