Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

sábado, 30 de enero de 2016

Musiclicando Retro XIV: Las Vulpess "Me gusta ser una zorra"


En su grafía original latina, las vulpes (zorras) dio nombre a un grupo de punk rock femenino de Baracaldo (Vizcaya, España) formado durante el verano de 1982. Sus influencias musicales iban desde el rockabilly al punk más básico (Sex Pistols, Ramones...), pasando por la adoración al héroe de la clase obrera americana Bruce Springsteen. Su intención como grupo era, básicamente, provocar, tanto con su estética como con sus declaraciones y  letras comprometidas de sus 13 canciones.

La banda estaba constituida por: Loles Vázquez (guitarra), Mamen Rodrigo (voz), Begoña Astigarraga (bajo) y Lupe Vázquez (batería). Para realzar su carácter contestador adoptaron la grafía errónea Vulpess, siendo que las dos eses solo eran una referencia provocadora al anagrama de las "SS" nazis. Un buen ejemplo de su filosofía es la declaración: “Nos gusta ser como somos y pensamos que a nadie debe escandalizar que digamos que nos masturbamos, porque eso es natural, eso lo hace todo el mundo. Es más fuerte poner películas violentas u obligar a niños a seguir determinado tipo de religión”.

Se hicieron famosas a partir del 23 de abril de 1983 por aparecer interpretando la canción “Me gusta ser una zorra”, en el programa de Televisión Española Caja de Ritmos de Carlos Tena. El programa se emitía en horario infantil y la actuación del grupo resultó un escándalo. Eran años de cambio, final de la transición española, y Las Vulpess armaron un gran revuelo. Se creó una comisión “por una televisión digna” por parte de amas de casa, padres, maestros, ancianos… y, finalmente, la Fiscalía General del Estado dictó una querella criminal por escándalo público contra el programa. Incluso Carlos Tena tuvo que dimitir y Televisión Española dejar de emitir Caja de Ritmos.

El tema por todos conocido, no era más que una simplista revisión del “I wanna be your dog” (Quiero ser tu perro) de los Stooges de Iggy Pop, una adaptación en castellano con un alto contenido sexual, tratado sin tapujos y con un lenguaje soez y obsceno. En “Inkisición”, cara B del single, el grupo arremete contra la Iglesia Católica y lo que ellas consideraban doble moral, con letra igualmente provocadora.

Cuando salió este single lo hizo en loor de multitudes, con una advertencia en la portada avisando de los peligros que la ya popular canción podría causar en la sensibilidad del oyente. Su contraportada mostraba, orgullosa, un collage realizado con los muchos recortes de prensa que les propició el escándalo que, lejos de dañar al grupo, lo elevó directamente a los altares de la historia del rock, convirtiendo a Las Vulpess en una de las leyendas más grandes del punk ibérico, pero esta misma fama desmedida pudo con ellas y todo se desmoronó a la misma velocidad que se sucedieron los acontecimientos, empezaron los roces personales y Las Vulpess dejaron de existir.

José Antônio



"Me gusta ser una zorra"

Si tú me vienes hablando de amor,
que dura la vida, cual caballo me guía
permíteme que te dé mi opinión.
Mira imbécil que te den por culo.
Me gusta ser una zorra
me gusta ser una zorra
me gusta ser una zorra
Eh, oh, ah, ah.
¡Ay ay ay ay ay cabrón!
Prefiero masturbarme, yo sola en mi cama,
antes que acostarme con quien me hable del mañana.
Prefiero joder con ejecutivos,
que te dan la pasta y luego vas al olvido.
Me gusta ser una zorra
me gusta ser una zorra
me gusta ser una zorra
Eh, oh, ah, ah
¡Ay ay ay ay ay cabrón!
Dejando ahora mi profesión,
te pido un deseo de corazón,
quiero meter un pico en la polla
a un cerdo carroza llamado Lou Reed.
Me gusta ser una zorra
me gusta ser una zorra
me gusta ser una zorra…



1 comentario:

  1. Creo que lo de las Vulpess ya lo definió Shakespeare con gran maestría: "Mucho ruido y pocas nueces". Tanto miedo que se tiene a veces por algo "nuevo", "diferente" o "rompedor"... y, al final, el miedo tan solo sirve para controlar o apagar voces que lo único que quieren es libertad del decir, del expresar y, cómo no, del sentir. La canción, personalmente, no me gusta, pero no la condeno, ni mucho menos la censuro. Todo debe ver la luz en igualdad de condiciones para formar parte de nuestra capacidad del "decir", del "elegir". Gracias José Antônio, arriesgada y valiente decisión. Por lo visto, la platea del blog enmudeció!!

    ResponderEliminar