Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes


QUEREMOS SABER TU OPINIÓN. ENCUESTA CORREVEIDILEANA 2018


jueves, 17 de mayo de 2018

"De la maleta a su propio Imperio (II)": Charla con la empresaria brasileña Dani Max.

Y así prosiguió Dani Max contándonos, con todo lujo de detalles, la historia de su vida, pero si te perdiste la Primera parte pincha aquí y podrás leerla: 



No obstante, con todo lo sucedido, eso no quiere decir que no hayan existido momentos de desaliento ni debilidad para Dani, máxime habiendo intentado saber el motivo por el que determinadas personas trataban de obstaculizar estos inicios de su pequeño negocio y de su elección de vivir de manera honesta, esto nos confesaba al referirse a cierta persona que habría tomado para sí el lugar donde aparcaba su coche, lugar que ya era de sobra conocido como su punto de ventas. Pero, lo que ella no percibía en aquel momento era que esa persona que le perjudicó, en verdad, le había hecho un gran favor al haberle obligado, de algún modo, a dejar dicho lugar; lo que ella misma admite en nuestra entrevista. 

En un primer momento, desalentada, Dani decidió parar de vender en la calle, quedándose de este modo toda su mercancía parada en casa; enseguida llegó la separación de su compañero, todo casi al mismo tiempo. Durante dicho período, cuenta que decidió trabajar para otras personas, aunque siempre estaba pensando en la mercancía que tenía en casa, en el dinero que valían y que estaba todo allí paralizado. Declaró que en ese período tenía una postura inmadura, la de culpar a Dios por la fase difícil que le había tocado vivir, postura esa que afirma haber abandonado por completo hoy en día. Según explica Dani, y para probar la teoría de que Dios jamás abandona los suyos, poco tiempo después de todos estos hechos fue a buscarla una persona, de otro Estado de Brasil, que le propuso comprarle toda la mercancía que tenía parada en casa, así como también repartir con ella el lucro de esas ventas. 

Una vez pasado el período más crítico, Dani relata que, en su nuevo lugar de trabajo, era siempre elogiada por las clientas debido a su sentido estético sofisticado y por la manera de arreglarse. De este modo empezaría a animarse para volver a ser vendedora de nuevo. Fue en este momento cuando la invitaron a trabajar en la peluquería “Charme Black”, con el fin de promocionar la venta de productos afro, así como también para darle la oportunidad de vender sus propios productos, que ya vendía antes como “sacoleira”. Dani recibió un incentivo de la propietaria de esa peluquería, Heloísa, por la que siente una profunda gratitud, habiendo mencionado que la aparcería fue un éxito, ya que las ventas sobrepasaron lo esperado y Dani le devolvió a Heloísa toda la inversión en un tiempo mucho menor que lo esperado. 

Belleza auténtica y sonrisa de película... así es Dani.

Durante esta época en la que trabajó en la peluquería “Charme Black”, Dani descubrió en el público afro un mercado y un nicho por explotar. Asimismo, percibió que la mujer negra necesitaba un incentivo para resaltar su belleza, de modo que decidió que la peluquería no sería el único lugar donde vendería sus productos, por lo que retomó sus actividades como mercadera ambulante. 

En uno de esos días en los que estaba vendiendo sus pendientes afro en la vía pública, Dani cuenta que una chica se le acercó y le dijo que hacía mucho tiempo que buscaba aquel tipo de producto. Esto sucedió en un lugar cercano a São Bernardo do Campo, llamado Galería 48, así que quedaron otro día para realizar la compraventa. La fecha en la que en efecto cerraron el negocio, fue la primera vez en la que Dani entró en aquella galería donde futuramente tendría un establecimiento comercial propio, sin que jamás se hubiera podido imaginar por aquel entonces que eso de veras sucedería. 

Algún tiempo después, estaba pasando por la misma Galería, con su hijo Fabricio, quien insistía en que quería comer una patata, a lo que Dani le dijo que necesitaba pagar unas facturas y que no podía entrar allí en aquel momento. Al final de ese mismo día, Dani entró en el sitio mencionado y compró lo que el niño le había pedido cuando, de repente, se aproximó un hombre, le dijo que estaba postulándose a concejal y que necesitaba a alguien para trabajar para él. Entonces Dani, que había vuelto a vivir con su antiguo compañero le dijo a aquel desconocido que su marido estaba buscando trabajo. 

El Hombre de la Galería 48 la miró de una forma muy especial y le dijo con claridad que podía elegir la tienda que desease. Por aquel entonces nacía Dani Tagaragadá: el espacio comercial de nuestra entrevistada, donde empezaría a vender sus productos de belleza afro y también otras mercancías relacionadas con el universo femenino. Al principio le costó creer en la invitación, pero cuando vio que el Hombre de la Galería 48 no estaba bromeando, se despidió de sus compañeras de la peluquería “Charme Black” y se agarró a esa nueva oportunidad de tener su propia tienda. 

De izq a der. Dama de Castro, con un turbante colocado por Dani,
y Samara, madre de Dani, que estuvo presente en la entrevista.

Sin duda, nuestros lectores deben de estar preguntándose: ¿Por qué Dani Tagaragadá? Bueno, esa es una muy buena pregunta. Indagada por Correveidile sobre si el nombre de su negocio era originario de alguna lengua africana, Dani se echa a reír y revela que, en verdad, tiene que ver con el Carnaval brasileño. En 2013, Dani fue declarada Reina del Carnaval de São Bernardo do Campo y, mientras ensayaba la samba frente al espejo, para imitar el sonido típico de este ritmo brasileño, repetía la palabra tagaragadá. De este hábito, surgió su bordón: Tagaragadá... que, al mismo tiempo, se convirtió en su apodo. 


Dani cuenta que la oportunidad que aquel Hombre de la Galería 48 le había proporcionado, en realidad, le creó una inmensa responsabilidad, puesto que se sintió en la obligación de no decepcionarlo. No quería, de ninguna manera, que él perdiese la confianza que había depositado en ella: él le había cedido el espacio sin cobrarle ni un real[1] y para ella, ¡eso era un milagro! Dani revela que cuando abrió la tienda tenía apenas diez turbantes y veinte pendientes afro, además de algunas bisuterías.

Visión parcial de la tienda, con algunas clientas

A esto añade que una semana después de haber montado y abierto la tienda, el Hombre de la Galería 48 le dijo que estaba muy impresionado con su compromiso, por lo que le ofreció un espacio mayor. De acuerdo con Dani, su benefactor había notado su garra, de esta suerte le dijo que tenía una mercancía parada de otros vendedores que no pudieron seguir adelante con sus negocios, preguntándole si no estaría dispuesta a venderla. Dani concordó de inmediato y, con ello, logró gestionar tres espacios más dentro de la propia galería, así que comenzó a empeñarse aún más para vender todos los productos. 

En la actualidad, Dani cuenta no solo con algunos turbantes sino más bien con toda una pared donde están expuestos para la venta; además de vender moda afro, pendientes y diversos productos de belleza para mujeres de cualquier tipo. Dani en poco tiempo pasó a servir de ejemplo para los demás mercaderes, debido a su dedicación y garra, Dani Tagaragadá fue el nombre elegido para su negocio, tras manifestaciones de apoyo a dicho nombre, incluso por medio de las redes sociales. Como resultado de todo esto, el soporte recibido, tanto por parte de sus clientas como de los patrocinadores, le ha servido de inspiración para la creación de sus propias piezas y productos. 


Al preguntarle sobre su participación en colectivos feministas, vinculados al movimiento negro y/o al empoderamiento femenino, Dani explica que siempre piensa en trabajar para ayudar al prójimo. Relató que participa en el colectivo Obá, Obá aunque le gustaría dedicarse un poco más a ese trabajo. Sin embargo, confiesa que tiene dificultad a la hora de equilibrar el tiempo con todas sus responsabilidades: Su hijo, su madre, su gato… además de sus necesidades como mujer, ya que todas estas actividades demandan tiempo y energía. 

Asimismo, comenta que las redes sociales se han convertido en un espacio idóneo para inspirar y ensalzar a las mujeres negras para que se sientan bien, en especial, en lo que se refiere a su belleza. Dani, en su Instagram, muestra variados estilos de cabello y maquillajes distintos, por lo que siempre recibe elogios de sus seguidoras, de diferentes franjas etarias y segmentos sociales. Ha compartido con nuestro blog que, cuando se dejó el pelo muy cortito, fue inspiración para diversas chicas en las redes sociales, puesto que muchas hicieron lo mismo, ya sea dejando de usar productos de alisado ya abandonando la búsqueda de un estándar de belleza impuesto por la sociedad. 

En este contexto de expansión, Dani aseguró que, junto con otros empresarios que adhirieron la idea, creó la “Primeira Feira de Crespos e Cachos de São Bernardo do Campo”, algo que incluso ayudó a que la tienda Dani Tagaragadá se hiciese más conocida;  dicha feria contó con 32 expositores, blogueras, y mucha difusión en los medios de comunicación. 

En relación a sus sueños futuros, Dani cuenta que está muy feliz con su realidad actual, con el espacio Dani Tagaragadá, y que para ella, más que enriquecerse, lo que importa es ser feliz haciendo su arte. Afirma que la riqueza y la prosperidad vienen como una mera consecuencia del trabajo y sostiene que la única certeza que lleva consigo es que hay descansar, sí, pero detenerse jamás. 

Al final de todo nos confesó que, esta entrevista -destinada a los miles de lectores que posee el blog por todo el mundo-, era algo con lo que había soñado, incluso mucho antes de la rica charla que originó este texto, por lo que es tan solo otra señal de que está en el camino correcto y de que el cielo es el límite para ella, una mujer que no escatima esfuerzos para realizar sus sueños. Así que citando a nuestra invitada: “Simbora[2] tagaragadá, minha gente”, a luchar por los sueños, como lo hace Dani Max.

Dama de Castro & Duquesa

¡Gracias, Dani Max, por tantas lecciones valiosas!


Facebook de Dani Tagaragadá: Pincha aquí
Facebook de Dani Max: Pincha aquí


[1] Se trata de la moneda corriente oficial de la República Federativa de Brasil en la actualidad.
[2] Interjección usada en Brasil que está compuesta por: La forma del verbo irse + “embora” que, en portugués, es un elemento enfático y acompaña al verbo ir para realzar su valor. [Empleo informal]: Indicación de salida o expresión utilizada para indicar que la persona que habla, junto con otra(s), pretende irse, macharse, fugarse. [Por Extensión] Demostración de que algo necesita ser realizado rápidamente. 


El final de la entrevista fue sellado con este abrazo grupal
(De izq. a der. Samara, Duquesa, Dani Max y Dama de Castro)

Nuestras entrevistadoras se quedaron tan felices con su nuevo look,
realizado por Dani Max, que no pudieron evitar inmortalizarlo así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario