Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes

martes, 27 de octubre de 2015

Más curiosidades sobre las leyendas urbanas...

En las ciudades pequeñas de Brasil, las Leyendas urbanas ocupan lugares privilegiados en los periódicos locales. Esto es porque faltan noticias y grandes acontecimientos, entonces, asuntos como estos están principalmente en las barras de los bares. Además de pasar muchos ratos bebiendo y charlando sobre leyendas, los borrachos sienten miedo de marcharse a sus casas y se quedan en las casas de sus parientes, cerca de la ciudad, y solo después de amanecer un nuevo día se van a sus casas.
Por otro lado, siempre hay alguien que jura haber visto algo terrorífico, incluso ha sacado fotos, aunque no esté bien claro, pues cualquier señal o luz que aparezca en la foto, ya es lo suficiente para muchas personas que creen que es un milagro o una aparición de otro mundo.
No obstante, cuando yo era niño y estudiaba en la escuela primaria, durante muchos años, se hablaba de una mujer rubia o “mujer del algodón” que, según la leyenda, aparecía en los baños de las escuelas con tapones de algodón en la boca, en los oídos y en las narinas. El motivo de su aparición nadie lo sabía a ciencia cierta, pero algunas personas decían que esta mujer, cuando estudiaba, había dejado de frecuentar las clases y se había quedado en el baño de la escuela. Un día, estando en el baño, tuvo un accidente y se murió y, según la leyenda, para llamarla “hay que dar tres patadas en el inodoro y proferir tres palabrotas”.
Esto resultó muy útil para los profesores porque los alumnos tenían miedo de irse al baño y se quedaban en clase, aprovechando el tiempo para ocuparse de las tareas. Esta leyenda de la “mujer rubia” permaneció vigente durante unos veinte años, incluso algunos programas de televisión, de la época, hicieron varios reportajes al respecto, lo que solo aumentaba el miedo de los alumnos y trabajadores de las escuelas.
Para mí las “leyendas urbanas” en las ciudades grandes perdieron mucho de su encanto porque en estas ciudades, hay gente de todas partes y con diferentes culturas, y tampoco tienen tiempo libre para charlar de cosas que no forman parte de sus contextos sociales. Pero en las ciudades pequeñas siguen vivas y siempre actuales, aunque traten de los muertos. En definitiva, las personas que viven en las grandes ciudades prefieren no hablar de la muerte, no creen que ese día llegará, entonces evitar las “leyendas urbanas” y todo el escenario de la muerte forma parte de su rutina.
Jorge Martins

4 comentarios:

  1. Jorge, tu conclusión sobre la desaparición de las leyendas urbanas realmente nos hace pensar en los cambios de nuestra sociedad.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Erika es verdad, gracias por tu comentario!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando yo era niño, tenía miedo a la rubia del baño...

    ResponderEliminar
  4. Que chévere está su texto Jorge, Gracias por haberlo compartido.

    ResponderEliminar