Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes


QUEREMOS SABER TU OPINIÓN. ENCUESTA CORREVEIDILEANA 2018


lunes, 6 de agosto de 2018

"Un viajero solo"


Desde que empecé a viajar como un turista adulto, siento una necesidad un poco rara de viajar conmigo mismo, solo con mi compañía. Y aunque siempre tengamos la posibilidad de viajar con una pareja, amigos o familia, estar en nuestra compañía es como un viaje al interior de nosotros mismos. Quizás la más profunda intimidad.

A veces me quedo sorprendido con placeres que desconocía. Sí, hice un curso de culinaria árabe en Estambul. Solo. Sí, conocí a otros viajeros solos y decidí seguirlos hasta Las Vegas. Sí, viajé hasta Recife por causa del sol y me quedé fascinado con su cultura, su musicalidad y la exquisita gastronomía. Entonces, viajar solo es como salir con uno mismo y tener siempre razón. Podía despertarme a cualquier hora, tener mi desayuno donde me gustara y vivir la oportunidad de sentirme único, especial e irrecusable.


En un viaje solitario, hay una compañía que jamás te decepcionará y que nunca se peleará si, por acaso, quieres cambiar el destino establecido por la mañana. ¿Quién será? El libro. Compañero tranquilo, misterioso y siempre compresivo. Así es. Creo que puedo llamar "amor" a la sensación de tener una compañía que es capaz de sorprenderme todo el tiempo y que siempre va a ocupar la intimidad de mis pensamientos con el más profundo y genuino respeto, sin juicio y sin condena abrupta. Pero siento un deseo fuerte por completarme y desafiarme con las páginas que serán leídas. El dialogo que mantengo con un buen libro es una manera perspicaz de seducirme y prestar atención. 

Hace dos años tuve una relación turbulenta. La sucesiva continuidad de los te-amo-no-te-quiero era casi una obsesión, una extraña sensación de vulnerabilidad y dependencia. Aunque no estábamos bien, tuvimos la iniciativa de planear un viaje. Siempre me había atraído la idea de conocer el desierto de Atacama (Chile). Naturaleza, relajarme, leer y conectarme con el cielo y las estrellas. Sin embargo, nuestro plan no pudo ser por causa de una ruptura más. Así que, mientras estaba decepcionado, quise viajar solo, aunque no completamente. Tenía a Maria Callas y su biografía.

Cuando llegué al desierto, tuve una sensación de vacío que fue muy intensa y perturbadora. Pero  cada página que leía de la biografía de María Callas, curiosamente me envolvía más y más. A veces, me sentía como en una ópera y la sensación que tenía era la de vivir un drama demasiado fuerte, en comparación con la historia singular de Callas. Conocer a Callas con profundidad, me hizo conectar con la fragilidad de las relaciones disfuncionales. La expectativa. La culpa. El castigo. Entonces, ¿qué tenía para sentir tanta falta?

Llovía todos los días en el desierto. No tenía ni estrellas como compañía por las noches, pero Callas me encantaba y siempre me sentía a su lado. Demasiado frágil y orgullosa, pero siempre intensa y pasional. Aprendí con Callas que amar es una entrega, aunque solo tiene sentido si hay reciprocidad, complicidad. Creo que leer la biografía de María Callas se reveló como una herramienta poderosa de reflexión. Me liberé de una prisión imaginaria. La lluvia amplificaba la sensación de renovación en pleno desierto. Estaba listo para seguir adelante y recomenzar. Sin miedo, sin amarras.


Después de leer este libro, empecé a estudiar piano y siempre que escucho a Callas tengo una rara sensación de gratitud y de regreso a un lugar muy particular, que es la recompensa de estar en paz conmigo mismo y con mis deseos más auténticos.
Rodolfo B1

No hay comentarios:

Publicar un comentario